Buscador de Castillos

domingo, 9 de diciembre de 2012

La leyenda de las Valkirias


La leyenda de las Valkirias



En los territorios del norte de Europa, habitaban los pueblos germanos, (S. VI a.C.), tenían sus propias creencias.
Era un pueblo muy bélico que no tenía miedo a nada, y menos a la muerte, pensaban que morir luchando traía la mejor de las recompensas.

En el momento de la muerte aparecían las fabulosas Valkirias cabalgando por cielo para rescatar a los más valientes guerreros.


Eran las hijas de Odin, bellísimas y fortísimas guerreras, iban armadas de yelmo, escudo, coraza y lanza.

Su tarea era la de ayudar a los valientes en las batallas, a las que acudían cabalgando corceles encantados.
Ellas y sus caballos eran las personificaciones de las nubes, y sus relucientes armas, los relámpagos.

 Vestían cascos de plata o de oro y corseletes rojos como la sangre y, portando lanzas y escudos resplandecientes, cargaban audázmente a través del fragor de la batalla sobre sus briosos corceles blancos que galopaban a través de los dominios del aire, luego cogían a los héroes moribundos, los reanimaban con un beso y los conducían al Walhalla, paraíso de los héroes, y residencia habitual de Odin.


Allí les dejaban reposar, les alimentaban con hidromiel y les deleitaban con las bellezas de aquella morada. Dejaban que se recuperasen, descansaran y participaran en el gran banquete de Odín porque después tendrían que luchar a su lado y formar parte de su ejercito en la lucha contra el caos en la batalla del fín del mundo.

Eran muy numerosas y las comandaba Freyja, a la que debían obedecer siempre.
 Belicosas, pero siempre vírgenes, tenían la facultad de transformarse en cisnes.  
Según la leyenda las armaduras de las valkirias despedían una extraña luz, que destellaba sobre los cielos septentrionales, creando lo que los hombres llaman 'Aurora Boreal', o 'Luces del norte'.