Buscador de Castillos

viernes, 29 de marzo de 2013

San Patricio y los leprechaun

Leyendas web. Leyendas españolas. Leyendas en el tiempo.

 El Leprechaun irlandesy San Patricio


 El leprechaun es un hombrecillo pequeño, de edad avanzada, vestido siempre de verde, que lleva un sombrero de tipo chistera, y vive en lo más profundo del bosque,  rodeado de tréboles. 
Vive solo y no le gusta la gente, en seguida se esconde cuando oye venir a alguien. 
Dicen que su oficio es fabricar preciosos zapatos para las hadas, ya que a los humanos, como no les gustan solo les hace uno, y como mucho. 
Son inmensamente ricos ya que todos tienen una enorme caldero llena de oro, que esconden y entierran al final del arco iris. 
Si consigues posar la vista encima de un leprechaud y le miras, se queda inmóvil, como paralizado y no puede huir, pero cuando dejas de mirarle, desaparece.
Tienen muy mal genio pero se divierten mucho fastidiando a los humanos y haciéndoles pequeñas jugarretas. Pero en Irlanda son muy apreciados y se les relacionan con San Patricio porque se dice que fue él el que les echó de su iglesia, la primera que tuvo Irlanda, a todos los duendes en nombre de Dios.
Por esto se celebra su día, el día de San Patricio, el 17 de marzo, día en que todos los duendes salen de sus escondites, ya que fue el día en que murió San Patricio, para hacernos buenas jugarretas. 
Este Santo irlandés, era hijo de un oficial romano que ya era cristiano, que nació allá por el año 387.
A los 16 años fue raptado por unos piratas que le hicieron su esclavo. 
Cuando después de muchos intentos consiguió escapar, se hizo predicador del evangelio en Irlanda, invitando a los celtas a que se convirtieran al cristianismo. 
Los druidas, que eran los sacerdotes de los dioses paganos, se enfadaron con la nueva religión y enviaron a sus tropas de duendes a hacer la vida imposible al monje y a sus seguidores. 
En aquella pequeña parroquia sucedió entonces todo tipo de pequeñas tragedias, desaparecían cosas, la gente resbalaba, se caían cosas, sucedían pequeños accidentes.
Hasta que un día San Patricio se enfado y dijo: "En nombre de Dios Todopoderoso yo los expulso, espíritus impuros". 
Entonces todo paró y volvió a la normalidad. 
Aún así, cada 17 de marzo, día de la conmemoración de la muerte del santo, salen los duendes a hacer de las suyas, pero nosotros también celebramos la fiesta a San Patricio, que es el único que les mantiene a raya.