Buscador de Castillos

lunes, 25 de marzo de 2013

El conejo de pascua

Leyendas españolas. Leyendas en el tiempo. Leyendas web.

La leyenda del conejo de pascua
Cuenta la leyenda, que cuando murió Jesucristo, y lo llevaron al sepulcro para enterrarlo, había dentro un pequeño conejo que vivía allí.
Agazapado y escondido en su madriguera miraba y observaba a la gente que entraba y salía llorando y lamentandose  sin consuelo de allí.
Poco a poco, el lugar se fue quedando mas tranquilo hasta que alguien lo cerró, cubriendo la entrada con una gigantesca piedra.
El pobre conejo no entendía nada, así que se acercó a aquel señor que permanecía tumbado y cubierto con una sábana sin moverse.
Se quedo allí mirándolo mucho tiempo, pasaron tres días y el conejo seguía acompañando a aquel señor que parecía como dormido.
De pronto, el señor se movió, el conejo de un salto, se escondió en su madriguera con un buen susto, y vio como aquel hombre se levantaba con tranquilidad y doblaba la sabana que le cubría.
Apareció entonces un ángel, que parecía muy feliz, deslizó la gran piedra a un lado con facilidad y se fueron los dos tan contentos.
El conejo comprendió que aquel señor era el hijo de Dios y que tenía que decírselo a todo el mundo para que no estuvieran tristes, pero como no sabía hablar pensó que si repartía huevos pintados, como un símbolo de vida y pintados con colores alegres sería lo bastante claro el mensaje, como para que la gente entendiera y dejaran de estar tristes.
Y así desde entonces, el conejo por estas fechas reparte huevos a todo el mundo,
para recordarles.