Buscador de Castillos

lunes, 3 de junio de 2013

Castillo de Alarcos. Al-Arak. Batalla de Alarcos.

Leyendas de castillos españoles. Leyendas medievales. ¿Que pasó aquí?.

Castillo de Alarcos
Al-Arak
Batalla de Alarcos


Este Castillo está situado en lo mas alto del cerro, en las proximidades del río Guadiana, muy cerca de Ciudad Real.

Desde siempre esta zona estuvo habitada, por íberos, romanos y árabes.

En 1195, el castillo se estaba reformando y la ciudad de Alarcos se estaba amurallando, ya que esta zona, era la frontera con el reino de Al-Andalus.

El rey castellano Alfonso VIII, quería hacer una hermosa ciudad y trasladarse a vivir allí.

Era un rey joven, batallador y imprudente, y en su afán por conquistar mas territorios para su corona retó al califa a Abü Yusuf  a que batallara con él.

En aquellos momentos los aragoneses habían conquistado todas las tierras hasta el valle del Ebro.


Los castellanos y leoneses avanzaron hasta la cuenca del Tajo y los portugueses habían llegado a Lisboa.

El califa, enfadado como estaba del avance cristiano en el territorio, aceptó el reto.

El monarca castellano atrajo la ayuda de los reinos de León, Navarra y Aragón, que reuniendo sus ejércitos emprendieron camino a Alarcos para unirse a las tropas castellanas.

Desde muy lejos, desde Alarcos, vieron acercarse al inmenso ejercito almohade enorme, muy superior en número y armados hasta los dientes, con la terrible guardia negra al frente, hombres fanáticos dispuestos a morir por el Islam.

Las tropas de élite, arqueros, honderos y un sin fin de voluntarios acompañaban al califa.

El imprudente rey castellano no esperó a los refuerzos que venían ya de camino y que estaban ya muy cerca. Presentó batalla.

La derrota fue aplastante, el ejercito cristiano atacó con todas sus fuerzas, pero les superaban en número y en fuerza, el rey Alfonso VIII, aún herido de gravedad, no quería abandonar la batalla, prefería morir a retirarse.

Algunos nobles le sacaron a la fuerza de allí, refugiándose en Toledo.

La batalla desestabilizó el reino de Castilla durante años.

El Castillo de Alarcos fue tomado junto con todas las tierras cercanas, Calatrava, Malagón, Benavente y hasta las tierras colindantes a Toledo pasaron a manos de los almohades.

La muralla en construcción del Castillo, se utilizó de fosa común para enterrar a todos los cristianos caídos en la batalla y se terminó de reconstruir con otro trazado muy diferente, totalmente árabe.

Cuando se recuperaron los territorios, casi 20 años mas tarde en la batalla de Las Navas de Tolosa, ya nadie quería vivir en aquellas tierras.

 Las veían como un cementerio de los cristianos caídos en la fatídica batalla, llenas de terribles recuerdos, de dolor y de muerte.

El rey Alfonso X, el sabio, traslado a los supervivientes a una aldea cercana, a la que llamó Villa Real, y que con el tiempo pasó a llamarse Ciudad Real.

Hoy en día es uno de los yacimientos arqueológicos mas importantes de Europa, ya que allí se encuentra enterrado un ejercito entero bajo las murallas del viejo castillo.