Buscador de Castillos

miércoles, 5 de junio de 2013

La Batalla de Las Navas de Tolosa. Castillo de Castro Ferral.

Leyendas de castillos españoles. Leyendas medievales.

La Batalla de Las Navas de Tolosa.

Castillo de Castro Ferral.

Castillo de Castro Ferral
Este Castillo lo construyeron los almohades como base militar.

Estaba situado en un monte muy alto que controlaba el Puerto del Muradal por donde  pasaba todo el tráfico de la Meseta a Andalucía, justo al principio del desfiladero del Despeñaperros que en aquellos tiempos, era infranqueable.

Testigo mudo de cientos de batallas, pasó de manos musulmanas a manos cristianas en varias ocasiones ya que tenía una situación estratégica inmejorable.

Era el año 1212, el rey Alfonso VIII,
nunca olvidó la batalla de Alarcos y su gran derrota.

Tardó casi 20 años en recuperarse y volver al ataque.

Unió al rey de Aragón (Pedro II),
al rey de León (Alfonso IX) y
al rey de Navarra (Sancho VII)
para que unieran sus fuerzas.

Convenció al Papa (Inocencio III) para que organizara una Santa cruzada.

Desde los púlpitos de las iglesias se llamaba a todos los caballeros de Europa para que se unieran a la lucha.

Llegaron caballeros desde Italia, Francia y Alemania.

Mas de 20.000 caballeros.


Todo el ejercito quedó en Toledo, donde convivían las tres culturas, árabes, cristianos y judíos.

Los caballeros estrangeros, que venían desde Europa no estaban acostumbrados a esto, así que se dedicaron a robar y masacrar a todo aquel que no fuera cristiano.

Al rey Alfonso VIII, esto no le gustó nada pero lo pasó por alto ya que necesitaba todas las fuerzas posibles, pero cuando llegaron los caballeros a la fortaleza de Malabón y pasaron a cuchillo a todos sus habitantes aunque se habían rendido, estalló y montó en cólera, aquella no era la manera, no estaba bien, los cruzados europeos enfadados, se fueron,
dejando solos al ejercito castellano.

Por suerte, llegaron los demás reyes de Aragón y
Navarra para unirse a la batalla.

Al final fue un ejercito de 80.000 caballeros, todos españoles, los que llegaron al Castillo de Castro Ferral que controlaba el paso a Sierra Morena.

Por desgracia los almohades ya estaban preparados con su joven califa Al-Nasif al frente de sus miles de guerreros, arqueros, honderos y su temible guardia negra, hombres fanáticos dispuestos a morir por el Islam y su califa.

Situados en puntos estratégicos de Sierra Morena, tenían la situación perfectamente controlada.

Y en ese momento, según cuenta la leyenda, apareció un joven pastor, un niño, según algunos, un ángel del cielo disfrazado.

 Les hablo de un sendero escondido por donde pasar al otro lado de los desfiladeros sin ser vistos.

 Todos confiaron en el niño y le siguieron.
Miles de caballeros seguían a un jovencísimo pastor en silencio.
 Atravesaron un mar de rocas por un fácil y escondido camino.

Milagrosamente, el ejército cristiano se encontró situado en una estupenda posición para la batalla.

Así traspasaron el infranqueable desfiladero del Despeñaperros, la frontera natural mas infranqueable de Al-Andalus.

Al Nasif , se dio cuenta a disgusto, de que el ejercito cristiano había atravesado el desfiladero.
Ambos ejercitos se miraban con desprecio, se preparaba la batalla.

La cruz contra la media luna, la espada contra el alfanje.

Al Nasif permanecía en medio de su temible guardia negra en una enorme tienda roja.
La guardia negra eran hombres fanáticos dispuestos a morir por la Guerra Santa.
Temibles, se ataban al suelo con cadenas para no retroceder jamas.
Antes preferían morir.

La tropa de elite almohade estaba situada detrás de ellos y
en primer lugar , el resto del ejercito, camelleros, honderos, arqueros y soldados de a pie cuya misión, era sencilla, desconcertar y descabalgar al ejercito cristiano.

Los cristianos también se habían organizado.
En primer lugar se colocó la caballería, miles de caballeros permanecían en silencio mientras miraban desafiantes al ejercito almohade.

En el franco izquierdo se colocaron las tropas de Aragón.

En el franco derecho, las tropas de Navarra.

Y en la retaguardia , permanecía situada la milicia de ambos ejercitos.

Alfonso VIII por fin dio la señal de ataque.

Los caballeros se lanzaron al galope contra las tropas enemigas.
 
El choque de ambos ejercitos fue tremendo.
Los almohades y su ejercito de choque conseguían su propósito.
Descabalgaban y lanceaban a los cristianos.

Los arqueros comenzaron a disparar sus ballestas cubriendo el cielo de flechas que caían sobre el ejercito cristiano.

Parecía que la batalla se inclinaba a favor del ejercito almohade.
Al Nasif confiado, envió entonces a su tropa de élite.

Alfonso VIII , viendo retroceder a su ejercito, se colocó al frente de sus hombres y se lanzó a la batalla con asombrosa fuerza.
Pedro II de Aragón, al verlo le siguió con idéntico arrojo.
Alfonso IX de León y Sancho VII de Navarra les imitaron de inmediato.

El espectáculo era increíble , los cuatro reyes unidos con sus espadas en alto , al frente de sus ejercitos atacaban devastadores a un ejercito invasor mucho mas numeroso.

Atravesaron las filas enemigas.
Sancho VII se lanzó sobre la tienda de Al Nasif arrancando las cadenas que la rodeaban.
Al Nasif tuvo que huir y Sancho VII a golpe de espada acabó con la guardia negra.
Desde entonces incorporó estas cadenas al escudo de Navarra.

Por fin y tras una lucha increíblemente dura, los cristianos vencieron a los almohades.
Desde entonces, el ejercito almohade nunca se recuperó.
La reconquista ya no se detendría.

Si quieren saber lo que pasó en esta batalla aquí les dejo un magnífico enlace.
Espero que lo disfruten :))