Buscador de Castillos

miércoles, 26 de junio de 2013

La Leyenda de La Cruz de Caravaca

Leyendas Españolas. Leyendas de castillos Medievales. ¿Que pasó aquí?

La leyenda de La Cruz de Calatrava

La leyenda de La Cruz de Caravaca

Su nombre oficial es el de "Vera Cruz", es decir, "La verdadera Cruz", ya que según cuentan tiene un fragmento de la verdadera Cruz en la que crucificaron a Jesucristo.

Siempre a estado relacionada con Los Templarios porque fueron los primeros en custodiar y guardar la cruz y El Castillo de Calatrava

Esta historia sucedió cuando gran parte de la península Española era musulmana.

Según la tradición, la Cruz de Caravaca apareció en el Castillo-Alcázar de Calatrava el 3 de mayo de 1232, situado en la provincia de Murcia.

En aquellas tierras reinaba el rey almohade de Valencia y Murcia, Ceyt-Abu-Ceyt.

El soberano sentía una gran curiosidad en conocer los oficios y celebraciones religiosas de los cristianos, así que interrogó a varios prisioneros cristianos.

Se encontraba entre ellos un sacerdote misionero que había llegado a aquellas tierras para enseñar el evangelio.

Muy dispuesto, el sacerdote se ofreció a dar una misa en presencia del rey y su séquito.

Al comenzar la liturgia, se dio cuenta de que no tenía una cruz, muy triste el pobre sacerdote le dijo al rey que no podía dar misa sin una cruz, ya que era imprescindible.

Según la leyenda de la Cruz de Caravaca, en ese momento entraron por la ventana dos ángeles portando una cruz de doble brazo que colocaron delicadamente en el altar.

Ante tal maravilla, todos los presentes se convirtieron en ese momento al cristianismo.

La noticia corrió como la pólvora por toda España.

La cruz se consideró como "La Vera Cruz" y se comprobó que la cruz aparecida era el pectoral del obispo Roberto, primer patriarca de Jerusalén, confeccionado con la madera de la Cruz donde murió Jesucristo.

Calatrava se convirtió en un lugar de culto y peregrinaje, que duraría a lo largo de los siglos.

Los cristianos que llegaban allí, aseguraban que fuerzas mágicas y sagradas les protegían y les daban
unas fuerzas fuera de lo común para luchar contra sus enemigos.