Buscador de Castillos

domingo, 7 de julio de 2013

La historia de los Sanfermines

Leyendas españolas. Leyendas en el tiempo. Leyendas web.

La Historia de "Los Sanfermines"
La historia de Los Sanfermines
Los Sanfermines nacieron con motivo de la celebración del recuerdo de San Fermín.
Según cuenta la historia, San Fermín era un niño romano que nació en Pomaelo, lo que es hoy Pamplona, era hijo del senador Firmo que gobernó en Pamplona, en el S. III, D.C. En aquellos momentos no había cristianos en España y solo unos pocos venían hasta aquí para predicar la nueva religión. 
Así fue como, un día, sus padres escucharon a San Saturnino de Tolosa predicar la doctrina cristiana. Quedaron tan impresionados con sus palabras que se convirtieron al cristianismo toda la familia y le pidieron que bautizara a su pequeño Fermín.
Fermín creció en Pamplona y le educó San Honesto, que le enseñó la religión y después le enseñó como predicarla.
A los 18 años se ordenó sacerdote en Tolosa.
A partir de entonces se puso a predicar por toda Navarra. Después se marcho a Francia, a las Galias y se instaló en Amiens donde construyó una pequeña iglesia. A los 24 años le hicieron obispo, el primer obispo Navarro.
Años mas tarde, surgieron muchos enfrentamientos en contra de la doctrina cristiana, los galos tenían muy arraigadas sus creencias y no querían saber nada de nuevas doctrinas. Así que el pueblo se levantó, metieron a Fermín en una celda y le obligaron a renunciar a su fe.
Como este se negó, le cortaron la cabeza.
En 1186, el obispo Pedro de París devolvió personalmente la cabeza de Fermín a Pamplona, ya como una importante reliquia, convirtiéndose en el patrón de Navarra.
Por aquel entonces, era costumbre celebrar ferias ganaderas que se convertían en grandes fiestas utilizando fechas señaladas de distintas culturas, tanto de origen pagano como de origen cristiano, como la noche de San Juan que celebra el solsticio de verano desde tiempos muy remotos.
Así, estas fiestas ganaderas, eran motivo de grandes alegrías, en los que no faltaban los banquetes y los vinos, los espectáculos taurinos y los festejos, en los que se reencontraban familiares y amigos lejanos.
Con motivo del recuerdo del martirio de San Fermín, estas fiestas tomaron mas importancia, ya no eran una sencilla feria ganadera, sino que además pasaban a formar parte de una celebración cristiana.
Así, de la conmemoración y del recuerdo del santo, nacieron "Los Sanfermines".
Una mezcla pagana, cristiana y taurina, celebrada desde siempre, aunque en la antiguedad no fuera mas que una reunión de aldeanos, con ganas de divertirse y de hacer negocios.