Buscador de Castillos

sábado, 27 de julio de 2013

Leyenda del Castillo de Santa Catalina y La Fuente del Caño Quebrado

Leyendas de castillos españoles. Leyendas medievales.

Leyenda del Castillo de Santa Catalina y La Fuente del Caño Quebrado

Castillo de Sta Catalina, Jaén
Castillo de Sta Catalina, Jaén
Fotografía:  www.pinterest.com

En la época en la que los musulmanes gobernaban este castillo, 
se cuenta de un gobernador llamado Omar, conocido como justo y gran guerrero.

Omar tenía una esposa de gran belleza llamada Zoraida a la que amaba profundamente.

Zoraida por su parte era muy feliz junto a Omar, ya que estaba muy enamorada de él.

Un día Omar fue llamado a la ciudad para resolver ciertos asuntos.

Su esposa Zoraida sintió una punzada de temor cuando se despidieron  y aunque intentó convencerlo para que aplazara el viaje, todos sus intentos fueron en vano.

Zoraida sintió un terrible escalofrío cuando le vio alejarse, y conforme iban pasando las horas
ella se sentía cada vez mas nerviosa.

Pasó la noche en vela esperando el regreso de Omar pero este no volvía.


Por fin llegó el amanecer y las horas fueron pasando despacio sin que nadie se acercara al castillo.

Zoraida, cayó en la más profunda desesperación cuando apareció el caballo de Omar sin jinete, acercándose lentamente al castillo.

Zoraida cogió un caballo y salió a buscar a Omar cabalgando todo lo deprisa, mientras levantaba una nube de polvo tras ella.

Por fin dio con el cuerpo de su querido Omar.

Le habían asesinado.

Su cuerpo estaba tirado inerte en el monte.

Zoraida se tiró de su caballo dando un grito desgarrador.

Se abrazo al cuerpo inerte de su marido que tenía un puñal clavado en la espalda, y comenzó a llorar sin consuelo.

Horas mas tarde, los soldados del castillo creyeron conveniente llevarse el cadáver de Omar y prepararlo para el entierro.

Pero al querer separar a su esposa aún abrazada al cuerpo de Omar, se dieron cuenta de que esta también había muerto, allí mismo de pena.

Con horror vieron que de sus ojos seguían brotando lágrimas sin parar, y que con el paso de las horas se había formado un charco, y de él salió una fuente.

Fue entonces cuando se bautizó a este lugar como "Caño Quebrado".

Y según cuentan algunos esta leyenda sucedió en La Imora, (Fuente de la Mora).

Muchos lugareños aseguran que ciertas noches de febrero, en el mismo sitio en el  que los dos amantes perdieron la vida, en ese momento en el que la noche empieza a clarear y las formas empiezan a tomar sentido, aparecen dos figuras abrazadas que caminan hacia el castillo en un apasionado abrazo regresando juntas a casa.