Buscador de Castillos

sábado, 12 de octubre de 2013

La leyenda de la torre de Hércules

Leyendas Españolas. Viajes por España.

La leyenda de la torre de Hércules

La leyenda de la torre de Hércules

La Torre de Hércules es una torre - faro situado en La Coruña, en Galicia (España).

Su altura total es de 57 m de altura, y data del siglo I.
Tiene el privilegio de ser el único faro romano y el más antiguo en funcionamiento del mundo.

Existen varias leyendas sobre este faro o torre.
Una celta y otra romana.

La leyenda celta de la torre de Hércules



Se cuenta que donde esta situada la torre de Hércules, estuvo situada anteriormente la mítica ciudad de Brigantia.

Brigantia fue fundada por el rey Breogan, un magnífico rey celta, que tuvo dos hijos.

Les construyó una altísima torre para que pudieran ver muy lejos el horizonte.
Sus hijos aseguraban que veían una tierra perdida a lo lejos desde lo alto de la torre.


Encendieron un enorme fogata en lo alto de la torre para encontrar el camino de vuelta.

Lanzaron sus barcos a navegar para explorar aquellas lejanas tierras.

Navegaron mucho hasta que llegaron, según la leyenda a Irlanda.

Allí mataron a uno de los dos hijos de Breogan.

Por suerte, el otro hijo llamado Mil, consiguió volver, navegando hasta el sur, hasta que divisó la lejana luz de la torre de Brigantia, cuyo fuego Breogan había cuidado con toda dedicación durante meses esperando ver volver a sus hijos.

Mil nunca pudo olvidar a su querido hermano.

Se cuenta que sus hijos, en venganza, lanzaron sus barcos con un ejercito ya organizado y conquistaron Irlanda.

La leyenda romana


Existió un gigante terrible que se llamaba Gerión, rey de Brigantium, que obligaba a sus súbditos a entregarle la mitad de sus bienes, incluyendo sus hijos.

 Un día los súbditos decidieron pedir ayuda a Hércules, que retó a Gerión en una gran pelea.

Hércules derrotó a Gerión, lo enterró y levantó un túmulo que coronó con una gran antorcha.

Cerca de este túmulo fundó una ciudad y, como la primera persona que llegó fue una mujer llamada Cruña, Hércules puso a la ciudad este nombre.

Así fue como desde entonces, comenzó a poblarse lo que luego conoceríamos como La Coruña.