Buscador de Castillos

lunes, 10 de febrero de 2014

San Lorenzo del Escorial y La leyenda del Perro Negro

Leyendas de castillos. Viajes de leyenda. Leyendas Medievales. Castillos Encantados. Viajar por la Historia.

 San Lorenzo del Escorial

Encontrado en foroxerbar.com

El Escorial, municipio y villa de España, en la comunidad de Madrid.

Situado al noroeste de la Comunidad, a los pies de la vertiente meridional de la Sierra de Guadarrama.

Forma parte  de la Cuenca de Guadarrama.

San Lorenzo de El Escorial
google.com
A pesar de posibles restos romanos en la zona, sus orígenes se encuentran a caballo entre los siglos XI y XII. Con la conquista de Toledo en 1085 permitió el afianzamiento de los núcleos situados al norte de la sierra de Guadarrama y el inicio del proceso repoblador
 con gentes de origen vasco-navarro, leonés y burgalés.


En 1561 Felipe II decidió construir en el término escurialense un monasterio en honor a San Lorenzo; para el mismo adquirió varios enclaves de la zona como La Herrería, La Fresneda, El Campillo y Monesterio que, junto con El Escorial, servirían para satisfaccer las necesidades de los monjes y de la Corte.

La leyenda del Perro Negro del  Monasterio


Era el año 1577, uno de los peores en el reinado del Rey  Felipe II.
Las desgracias se sucedían unas a otras y se centraban sobre todo en la construcción del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

En Mayo se produjo una rebelión de canteros que dejo paralizada las obras durante cierto tiempo.

patrimonionacional.es


En Julio, un rayo impactó contra una de las torres del Monasterio, conocida como La Torre de la Botica, produciendo un incendio de enormes proporciones que amenazó con arrasar todo lo que encontrara a su paso.

En Agosto cayó desde el cielo una enorme granizada que acabó con la cosecha de vid de Robledo de Chavela y San Martín de Valdeiglesias llenando de pavor a
los monjes jerónimos que veían como el infortunio se cernía sobre sus rasuradas cabezas.


Tanto fue el granizo que se acumuló en los patios que sirvió durante meses para mantener frías las bebidas y fruta de la cocina.
Pero lo que lleno de miedo no solo a los religiosos y aparejadores, sino incluso al mismísimo rey fue el incidente del Perro Aullador.


Encontrado en el-escorial.com
Después de la gran granizada parecía que todo volvía a la realidad.

Los monjes estaban tranquilos hasta que la noche del 25 de Agosto, durante los maitines, se oyeron desde el coro unos aullidos que helaban los corazones más valientes.

Durante días se repitieron los mismos sonidos y algunos creyeron ver entre las obras y los andamios a un perro negro y con ojos rojos que correteaba aullando como un poseso.

Pero otros quisieron ir más lejos y dijeron que era un espíritu venido del infierno que representaba al pobre pueblo de Castilla oprimido por las alcabalas que el rey Felipe obligaba a pagar para costear la faraónica obra de El Escorial.

Por ello, y para acallar los rumores el prior del Monasterio decidió enviar al obrero mayor Villacastín a encontrar al perro de la discordia.
Durante días lo rastreó y como buen sabueso lo atrapó en la capilla que hay en las escaleras al lado del jardín.


google.com

Lo agarró del pescuezo, le anudó el cinturón alrededor del cuello y lo ahorcó en el claustro delante de  todos los religiosos, acabando de esta manera con cualquier espíritu supersticioso que todavía tuviera dudas del poder sobrenatural de aquel animal de la noche.


Pero hubo alguien que no se quedó contento con el resultado.
A Felipe II la caza del perro le hizo recapacitar sobre las causas del incidente  y decidió reunir a los procuradores del reino.

google.com

Vinieron ante el rey los de Salamanca, Toledo, Zamora y Sevilla y rebajaron los impuestos para que la sociedad española estuviera más tranquila y dejaran de correr vientos de rebelión.




Aun así, aunque aquel animal estuvo colgado varios días de un triste madero.

Cuenta la leyenda que tiempo después se encontró el cinturón vacío y que nunca se halló el cuerpo de aquel perro.

google.com

Lo que sí es significativo es que cuando Felipe II agonizaba en su habitación del Monasterio rodeado de reliquias y cuadros del Bosco oyó a un perro aullar delante de su ventana.

Un sonido que le hizo abrir los ojos al rey y apartar, durante unos instantes, a la Muerte de su cama.

Ordenó con mano sarmentosa que se descorrieran las ventanas y vieran lo que pasaba.






Uno de los monjes oteó la negrura de la noche y detrás de un árbol creyó ver a un animal oscuro que con ojos encendidos como el carbón miraba fijamente la ventana donde el Rey del Mundo moría lentamente.




Cuenta también la leyenda que las puertas del infierno se encontraban bajo el Monasterio del Escorial, así fue como Felipe II, lo mandó construir  como muestra de poderío renacentista, fervor católico y para que existiera una comunidad de monjes rezando permanentemente por el alma de su padre,
Carlos I.

Dicho monasterio fue, en relación con el ocultismo, utilizado como sede del mejor laboratorio de alquimia de la época.