Buscador de Castillos

viernes, 14 de febrero de 2014

Las leyendas del Castillo de Montsoriu. La Leyenda de la Dama Roja

Leyendas de castillos. Viajes de leyenda. Leyendas Medievales. Castillos Encantados. Viajar por la Historia.

Las leyendas del Castillo de Montsoriu

Las leyendas del Castillo de Montsoriu
Las leyendas del Castillo de Montsoriu
El Castillo de Montsoriu está situado entre las poblaciones de Arbucias, Breda y Sant Feliu de Buixalleu en la comarca catalana de la Selva, se encuentra ubicado sobre una colina de 650 metros de altitud, dentro del Parque Natural del Montseny.
Sobre este Castillo corren muchas leyendas.
De su origen, cuentan que un día un general llamado Maüs, defendiendo la tierra contra los forasteros, fue abatido y huyó a esconderse en los bosques. 
En la huida, su ayudante y él mismo se perdieron por el bosque.
Cuando el general Maüs llego a la colina mas alta del lugar, encendió una hoguera.
Su ayudante vió la pequeña fogata en lo alto de la colina, a lo lejos.
Se encaminó hacia la pequeña luz reencontró a su general y amigo. 
Fué entonces cuando el general Maüs comprendió la buena situación de la colina y los beneficios que traerían construir en este punto un castillo.
Así fue como mandó su construcción inmediatamente.
El nombre del general Maüs actualmente se mantiene en la denominación de una calle en la villa de Arbúcies, que ya aparece documentado en el siglo XVIII.

Si nos trasladamos al castillo, es fácil imaginar la cantidad de historias que sobre el se cuentan.
Son tantas, que os las voy  a ir contando en varios días.
Hoy, por ser San Valentín, os contaré la mas romántica de todas.

La Leyenda de la Dama Roja


Cuenta esta leyenda del Castillo de Montsory, que en la noche de San Juan, 
cuando suenan las doce campanadas del reloj de media noche, en el mismo instante, de la torre más alta del castillo, sale una Dama Roja, medio desnuda, con la cabellera ondeando alborotada.
Lleva una antorcha en una mano y un cuerno grande en la otra. 
Hace sonar el cuerno con fuerza, que se oye por todos los lugares de la comarca. alrededores y 
Apenas pasan unos instantes suena otro cuerno que le contesta desde muy lejos.
Aparece entonces un caballero montado sobre un enorme caballo negro que escupe fuego por la boca. 


Se dirige hacia el castillo galopando rápido como un rayo.
La Dama Roja salta entonces al caballo antes incluso de que pare su rápido trote y antes de que suene la última campanada de las doce.
Desaparecen entonces en la oscuridad de la noche.
Hasta dentro de un año no se vuelve a repetir la escena. 
El ruido de los cuernos siempre ha sido oído por la gente de los pueblos de las Guilleries.