Buscador de Castillos

domingo, 27 de abril de 2014

La batalla de Llantada

Leyendas Españolas. Leyendas de Castillos. Viajes de Leyenda.

Hoy os voy a contar la historia de una batalla..

Batallas del Cid Campeador

La Batalla de la Llantada.



Esta batalla enfrentó a los herederos de Fernando I, y en ella comenzó a crecer la fama de Don Rodrigo Díaz de Vivar como temible guerrero.


Don Rodrigo, el Cid, pertenecía a una familia de la nobleza castellana, culta y con grandes bienes.
Al morir su padre, cuando él tenía solo 15 años, fue enviado a la corte del rey Don Fernándo para formase allí.
Estudió las letras y las leyes, y se formó como caballero al lado de Don Sancho y sus cuatro hermanos.
Pero fue con Don Sancho con quien estrecho mayor amistad.
Crecieron juntos, estudiaron juntos y lucharon en innumerables batallas.
Hasta que por desgracia murió el rey Don Fernándo.
Dividió y repartió el reino entre sus hijos.
Pero, el primogénito Don Sancho, núnca estuvo de acuerdo en dividir el reino.
Así que se enfrentó a sus hermanos para recuperar las tierras que consideraba suyas.
Don Rodrigo, el Cid, seguía fielmente a su amigo Don Sancho, pero la situación era violenta para él; a fin de cuentas, se había criado como uno mas de la familia.

Mientras vivió la madre de los cinco herederos, la Reina Sancha, se mantuvo cierto respeto entre ellos, pero cuando murió, Don Sancho declaró la guerra abiertamente a sus hermanos.

La Batalla de La Llantada

El 19 de julio de 1068 en las orillas del río Pisuerga, en la frontera entre el reino de León y el reino de Castilla, cerca del actual pueblo de Lantadilla (Palencia), tuvo lugar La Batalla de la Llantada.

Don Sancho derrotó a su hermano Don Alfonso que fue encarcelado en Burgos y mas tarde desterrado a la entonces ciudad musulmana de Toledo.

Aún así, las relaciones entre ambos hermanos se mantuvieron, como demuestra el hecho de que Alfonso acudiera, el 26 de mayo de 1069, a la boda de su hermano Sancho con una noble inglesa llamada Alberta y donde ambos decidieron unirse para arrebatar el reino de Galicia a su hermano García.
Una vez que le quitaron su reino, le encerraron de por vida en El castillo de Luna.
Fué un terrible periodo de siete años de guerras protagonizadas por los tres hijos varones de Fernándo I.

Mientras tanto Don Rodrigo (El Cid), siempre luchaba con admirable destreza al lado de su amigo Don Sancho.
Años mas tarde, su suerte cambiaría cuando murió su Señor Don Sancho, ya que el nuevo rey Don Alfonso, núnca olvidó sus enfrentamientos.