Buscador de Castillos

miércoles, 30 de abril de 2014

Leyendas de Sierra Nevada. La Laguna de Vacares

Leyendas de Castillos Españoles. Leyendas Medievales.

Leyendas de Sierra Nevada.

La Laguna de Vacares 


Cuenta una leyenda muy antigua que en la Laguna de Vacares
habitaba una ondina.

Durante la noche, se aparecía a los viajeros que, por desgracia, paraban allí a descansar.
La ondina se transformaba en un precioso pájaro, que elegantemente se posaba delante de ellos.

Los viajeros, encantados con la visión de tan precioso pajaro, siempre se acercaban para verlo.
Entonces, y con gran espectacularidad, se convertía en una preciosa mujer.

Aprovechando la sorpresa de sus espectadores, les atraía con bellísimas palabras, hacia el borde de la laguna.

Entonces les empujaba dentro, sepultándolos bajo sus aguas, donde los devora.

Dicen que la mujer-pájaro, la ondina, se enamoró una vez de uno de estos viajeros y, por ese amor, en vez de matarlo, lo subió sobre su cuerpo alado y se lo llevó a su gruta.

Allí  lo convirtió en compañero y amante.

Pero, pasado un tiempo, el joven viajero descubrió los huesos de todos los que habían sido devorados por la ondina.

Presa del terror y del desengaño, planeó su huida.

Mientras la ondina dormía, cuando el sol estaba en lo mas alto del cielo, sigilosamente, escapó de la gruta, escapando de su amante para siempre.

Desde entonces, la mujer no ha vuelto a perdonar a nadie, dominada por el odio y el rencor, y, aún hoy, los viajeros evitan que la noche les sorprenda en las cercanías de la laguna, pues se dice que todo aquél que pase cerca, corre el riesgo de verla.

Y si la vé, estará irremediablemente perdido, pués nadie volverá a verlo.