Buscador de Castillos

jueves, 1 de mayo de 2014

La Leyenda de la mora Saluquia. Leyenda del castillo de Moura

Leyendas Españolas. Leyendas de castillos Medievales. Castillos Encantados. Viajar por la Historia.


La Leyenda de la mora Saluquia.

Leyenda del castillo de Moura





La leyenda de la Mora Saluquia está ligada a la actual  ciudad portuguesa llamada Moura.


Según la leyenda, existió una princesa que se llamaba Saluquia, 
hija de Abu-Hasan y gran gobernadora de la ciudad de Al-Manijah, la actual Moura.
Saluquia se enamoró perdidamente de Bráfama, que era alcaide de la entonces importante ciudad musulmana de Aroche, en la vecina provincia de Huelva. 
Muy enamorados como estaban, se convino en realizar una preciosa boda en el castillo de Moura.
En la víspera del matrimonio, Bráfama organizó su viaje y se dirigió en comitiva a Al-Manijah, a diez leguas de distancia. 
Pero todo los territorios al Norte y al Oeste ya habían sido conquistados por los cristianos y el viaje resultaba peligroso.
Por entonces don Alfonso I de Portugal , encargó a dos hidalgos, los hermanos Álvaro y Pedro Rodríguez conquistar la ciudad de Al-Manijah. 
Cuando llegaron  cerca de la ciudad, tuvieron noticias de la gran fiesta matrimonial que se estaba preparando.
Viendo una oportunidad única, los hermanos aprovecharon un olivar cercano y se emboscaron cerca de los límites de la población. 
El novio y su comitiva, viendo ya a lo lejos la ciudad de Al-Manijah, bajaron la guardia y se confiaron.
Fue entonces cuando los caballeros cristianos sorprendio a la comitiva nupcial, que fue vencida y asesinada sin ninguna dificultad.
Los caballeros cristianos se disfrazaron entonces con los vestidos de los musulmanes y se dirigieron a la ciudad. 
Saluquia estaba en lo alto de la torre del castillo, donde aguardaba la llegada de su novio. 
Viendo aproximarse a lo lejos a un grupo de caballeros aparentemente islámicos, la princesa creyó que se trataba de la comitiva de Bráfama, y ordenó que les abriesen las puertas de la fortaleza. 
Apenas traspasaron la muralla, los cristianos se lanzaron sobre los defensores de la ciudad, cogidos por sorpresa, y conquistaron el castillo. 
Saluquia se dio cuenta entonces del error que había cometido y, herida por la certeza de la muerte de Bráfama, cogió las llaves de la ciudad y se precipitó desde la torre donde se encontraba.

Conmovidos por la historia de amor que los supervivientes musulmanes les contaron, los hermanos Rodríguez renombraron la ciudad como Terra da Moura Salúquia (Tierra de la Mora Saluquia). 
El tiempo se encargó de transformar esa denominación en Terra da Moura (Tierra de la Mora), hasta que evolucionó hasta la forma actual de Moura. 
A una torre de tapial del Castillo de Moura todavía hoy se le llama la Torre de Saluquia, y a un olivar de las proximidades de Moura, aquél donde supuestamente se habían atacado a Bráfama y su comitiva, se llama Bráfama de Aroche. 
En el escudo de armas de la ciudad de Moura figura una musulmana muerta en el suelo, con una torre en segundo plano, en alusión a la leyenda de la Mora Saluquia.