Buscador de Castillos

viernes, 4 de julio de 2014

El Castillo templario de Ponferrada, León

Leyendas Españolas. Leyendas de castillos Medievales. Castillos Encantados. Viajar por la Historia.

El Castillo templario de Ponferrada, León



El castillo templario de Ponferrada, se encuentra en la ciudad de Ponferrada, comarca de El Bierzo, Provincia de León, Comunidad Autónoma de Castilla y León, España.

Probablemente en su origen fuera un castro celta, pasando posteriormente a ser un emplazamiento romano y visigodo.

Hacia 1178 Fernando II de León permitió a los templarios que se establecieran en la actual Ponferrada.

Esta fortificación se construyó altiva y desafiante sobre una gran roca que se asoma sobre una colina en la confluencia de los ríos Boeza y Sil.

Se le llama el castillo de las doce constelaciones, y se convirtió en la fortaleza mas emblemática de La Orden del Temple.

Es un castillo lleno de símbolos.

Castillo de los Templarios, Ponferrada
https://flic.kr/p/bVdGaW


Por ejemplo tiene doce torres, doce constelaciones, doce meses, doce apóstoles…

En la puerta de entrada del patio está grabada la letra Tau, que es la Cruz Templaria y que señala hacia la torre de Virgo.

Muchos son los que creen que estas señales son símbolos inequívocos  que indican que allí permaneció escondido el Santo Grial y el Arca de La Alianza.


Castillo Templario de Ponferrada
Encontrado en thisivyhouse.tumblr.com


Y teniendo en cuenta su historia, no sería de extrañar, ya que la propia historia de
 Ponferrada, siempre giró alrededor de su castillo templario.





Este lugar era una encrucijada de caminos, que sirvió, durante siglos, a los peregrinos que acudían a la tumba del Apóstol Santiago.











Con el paso del tiempo, se acabó construyendo un puente de hierro (Pons Ferrata)  que servía para acortar distancias hacia la ciudad de Santiago.



El puente ayudaba a los peregrinos a cruzar de una orilla a otra del río Sil,
convirtiéndose en un punto de descanso y refugio.

Después comenzó a surgir una pequeña ciudad a su alrededor.

Pero en aquel entonces, los caminos eran peligrosos, y los peregrinos que viajaban hacia Santiago, corrían grandes peligros.


Castillo Templario de Ponferrada
Encontrado en todo-mail.com


Fué así como la Corona de Castilla ordenó construir un castillo a los caballeros de la Orden del Temple, para que protegieran a todos los peregrinos que cruzaban aquellas tierras.

Tenían que darles cobijo y un lugar de descanso, además de curar a los heridos y enfermos.



La Orden del Temple se fundó en el año 1.118 por nueve caballeros franceses.
Su líder era Hugo de Payens.

Los caballeros templarios eran reconocidos por sus túnicas blancas con la cruz roja y por sus cruentas y sangrientas batallas contra los infieles.

En el año 1.178, León Guido de Garda, que fue superviviente de las Cruzadas en Tierra Santa, recibió la orden de Fernando II de crear un enclave con el que pudieran asegurar la protección de los peregrinos del Camino de Santiago.

Castillo Templario de Ponferrada
https://flic.kr/p/7nwGBR



Allí, sobre una ciudadela romana, comenzó a construirse el Castillo de Ponferrada.


Acostumbrados como estaban de luchar contra los infieles y proteger a los cristianos, los templarios se hicieron extremadamente fuertes en la ruta de Santiago y concretamente, en este enclave del Bierzo leonés.


Así que, en este Castillo de Ponferrada fueron labrando su leyenda.





La Orden del Temple dominó el Camino de Santiago gracias a este castillo y a otro enclave, el Castillo de Cornatel, que se encontraba entre Ponferrada y Las Médulas.

Con el tiempo los templarios fueron haciendose muy poderosos y a la vez acumulando muchos enemigos.

Fue Felipe IV de Francia el creador de una gran trama para terminar con la Orden del Temple.
Se les acusó de herejes y comenzó una implacable persecución.

El último maestre templario reclamó su inocencia antes de ser quemado en la hoguera.

Jaccques de Molay pidió a sus verdugos que le colocaran mirando hacia la Catedral de Notre Dame para poder rezar mientras era quemado vivo.


Y cuenta la leyenda que mientras sucumbía ante el fuego se le escuchó gritar:





“Clemente, y tú también, Felipe IV, los dos traidores, ¡os emplazo ante el Tribunal de Dios!
A ti, Clemente, antes de cuarenta días, y a ti, Felipe IV, antes de un año”.

Y fuera casualidad o no, el Papa Clemente V murió de repente cuando realizaba un viaje a Burdeos a los 33 días de la maldición de Molay.

En cuanto a Felipe IV, murió ese mismo año debido a un incidente durante una cacería en la que participaba…



Después, todas las miradas se dirigieron hacia la fortaleza templaria.

Buscaban símbolos que hubieran podido dejar o que pudieran revelar misterios ocultos que les diera alguna pista que les condujera al famoso tesoro de los templarios.

Este tesoro tenía un valor inmenso, no solo por su gran valor económico sino por la importancia de sus reliquias como el Santo Grial, el Arca de la Alianza o La mesa de Salomón, que le daban un valor místico incalculable.