Buscador de Castillos

domingo, 5 de octubre de 2014

La leyenda del castillo de Benisanó

Leyendas de Castillos Españoles. Leyendas Medievales. ¿Que pasó aquí?

La leyenda del Castillo de Benisanó

Castillo de Benisanó

Este castillo está en la Comunidad Valenciana, en la comarca Camp del Turia.
Está muy bien conservado.
En un principio, en el siglo XII, era un castillejo árabe, edificado sobre un foso.
Era conocido con el nombre de Beni Sahún, que viene de una familia árabe a la que pertenecían estas tierras, después pasó a llamarse Benixanut.

Se cuenta que el primer dueño de este castillejo, era un Cadí o juez árabe, que utilizaba el castillo para guardar allí a sus esposas, cautivos y tesoros.
Contaba con varios pasadizos subterraneos, un foso y puente levadizo.


Pronto se construyeron unas cuantas casas alrededor del castillo de Benixanut y comenzó a nacer una pequeña aldea.

Pero es en el siglo XV cuando el castillo de Benisano adquiere su verdadera condición de castillo-palacio.

La zona pasó a manos cristianas y el castillo fué comprado por la familia Cavanilles.

Esta familia era de gran importancia, en la corte, pues Don Luis Cavanilles era nada menos que el copero del rey Don Juan II de Aragón.

El cargo de copero era un cargo de gran importancia, y recaía sobre una persona de absoluta confianza, puesto que los venenos estaban muy de moda en aquella época y las muertes por envenenamiento eran frecuentes entre las altas esferas de la realeza.

Por esto, el cargo de copero, estaba muy bien considerado y era muy valorado.
Era un cargo de gran responsabilidad, ya que era el encargado de probar y servir el vino y las bebidas en las mesas de nobles y reyes.
Eran elegidos muy cuidadosamente y a menudo se les recompensaba con bienes y cargos importantes que les llevaban a tener muchas influencias.


A Don Luis de Cavanilles, como copero del rey Juan II de Aragón, y hombre de absoluta confianza , los Reyes Católicos, le nombraron gobernador de la Ciudad y Reino de Valencia.
Su hijo, Don Jerónimo de Cavanilles fue nombrado capitán de la Real Guardia con el rey Don Fernando el Católico, y nombrado embajador de Francia , heredando después de su padre el título de Gobernador de la Ciudad y Reino de Valencia en 1523.

Esta familia convirtió el Castillo de Benisanó en un gran Castillo-Palacio, mezclando el estilo de fortaleza con el de una residencia señorial.

Ampliaron el patio de armas y los pasadizos subterraneos los convirtieron en bodegas.

El castillo de Benisanó estaba protegido por un foso y un puente elevadizo.

Tenía altas torres, y grandes terrazas y galerías.
Contenía amplios salones rodeados de jardines llenos de flores y un sin fin de habitaciones donde podían alojarse un gran número de sirvientes.
Escudo de armas de los Cavanilles-Villarrasa
Escudo de armas de los Cavanilles-Villarrasa

En el salón principal, conocido como La Sala Noble, aún hoy existe un friso
con los escudos de armas de los Cavanilles-Villarrasa y una curiosa frase que dice:

 "La superbia de vos matará amos e dos"
 "Vuestra soberbia os va a matar"


Y una vidriera policromada con el escudo de Armas de Escrivá de Romaní y un caballero con armadura cogiendo de los pelos a dos doncellas.

Pues bien, esto es por un episodio muy famoso que sucedió en este castillo de Benisanó

En 1525 se libró la Batalla de Pavía, entre el ejército francés al mando del rey Francisco I de Francia y las tropas germano-españolas del rey Carlos I.

Sorprendentemente y sin que nadie lo esperase, el rey francés resultó prisionero.

Lo llevaron prisionero al castillo de Benisanó que contaba con comodidades de sobra para albergar un prisionero de semejante alcurnia.

El rey Carlos I de España, exigía que firmase una serie de tratados y acuerdos muy duros, a cambio de su liberación.

El rey francés era conocido como el rey caballero y rey guerrero. El padre del renacimiento frances.
Gran protector de artistas y poetas.
Su gran protegido era Leonardo Da Vinci, que según la leyenda murió en sus brazos.

Pués bien, aunque llegaba como prisionero al castillo, y estaban ambos paises enfrentados y en guerra, para toda la nobleza española no dejaba de ser un gran acontecimiento recibir a semejante personaje.

Así que el castillo de Benisanó se preparó para celebrar bailes, banquetes y cacerías para aliviar el tormento del rey francés.

Cortesano y gran amante de la etiqueta, el rey francés no se opuso en absoluto a las celebraciones que se le presentaban.
Todo lo contrario, muy bien vestido y arreglado se presentó en un baile que se había preparado en el castillo en su honor.

En un momento dado de la noche, con gran pomposidad y galanteo se acercó a las dos hijas doncellas de Don Jerónimo Cavanilles, muy hermosas y jovenes, sacándolas a bailar.

Para asombro de todos, las dos doncellas salieron corriendo de la sala, y se encerraron en sus habitaciones.

Cuando les preguntaron que les había pasado, contestaron que núnca bailarían con un rey extranjero que además era enemigo de su país y que había matado a tantos españoles.

Don Jerónimo Cavanilles, que era embajador de Francia, entró en colera.
Tiró la puerta abajo y agarrando a las jovenes doncellas de los cabellos, las arrastró desnudas hasta la gran sala de baile y allí las arrojó, gritando:

 "La superbia de vos matará amos e dos"
 "Vuestra soberbia os va a matar"
Desde entonces esta leyenda corrió como la polvora de boca en boca, llegando hasta nuestros días.

Allí sigue el friso con esta frase en la que se basa esta leyenda.