Buscador de Castillos

miércoles, 14 de enero de 2015

La leyenda de "La Torre de los Encantados"

Leyendas de Castillos Españoles. Leyendas Medievales. ¿Que pasó aquí?


La leyenda de "La Torre de los Encantados"

La leyenda de "La Torre de los Encantados"
Torre de los Encantados

La Torre de los Encantados es una vieja torre de vigilancia.
Está en Arenys de Mar, muy cerca de Barcelona.
Se construyó entre los siglos XI y XII.

Se levantó sobre un poblado ibérico del que se sacaron los bloques de piedra para construirla.

Después, ya en el siglo XVI se reforzó y fortificó con una muralla a su alrededor para defenderse de los ataques constantes de los corsarios berberiscos.

Cuenta la leyenda, que una joven campesina muy pobre, volvía una noche hacia el pueblo por un camino cercano a la torre, cuando de pronto, un enorme ruido de aleteo y un viento terrible, hizo que se agachara y se tapara la cabeza con las manos.


Un segundo mas tarde, se vió volando por los aires, atrapada entre las garras de un enorme águila gigantesco.

Aterrada vio como se acercaban, a una velocidad increíble hacia lo alto de una torre. Una vez allí , el águila, con sorprendente agilidad, se introdujo en el interior de la torre y con mucho cuidado la depositó sobre el suelo de piedra.

La leyenda de "La Torre de los Encantados"1

Justo en ese momento, el sol se metía en el horizonte y se hacía de noche.
Inmediatamente , una gran explosión de luz iluminó la estancia y el águila se convirtió en un joven caballero.

Se inclinó ante ella y le pidió disculpas por haberla cogido tan bruscamente del suelo.

Con gran tristeza le contó que estaba embrujado.
Un malvado mago le había lanzado un encantamiento que le hacía convertirse en águila, así jamás podría volver a ver a su prometida, a la que también había hechizado convirtiéndola en paloma.

El perverso mago, ciego de envidia , les había condenado a tomar formas de águila y paloma, así condenaba el gran amor que les unía y evitaba que estuvieran juntos.

El caballero le suplicaba su ayuda.
No solo por la pena que le suponía verse separado de su amada, sino por el miedo a poder darle caza y matarla en su forma de águila.

La joven campesina se conmovió con la terrible historia del caballero encantado. Tan triste y desesperado parecía, que en seguida accedió a ayudarle en todo lo que ella pudiera.

El caballero le dijo:

"Lo único que tendría que hacer es permanecer aquí encerrada hasta que una paloma, se  pose en su mano. Entonces el hechizo se romperá".

En el momento que la doncella prometió que allí se quedaría, el caballero, haciendo una gran reverencia salió de la sala y en su lugar entró un ejército de duendes.
Cada uno llevaba diferentes bandejas llenas de humeantes y deliciosas comidas,
jarras con cervezas y vinos y todo lo dispusieron sobre una gran mesa de madera.

Le prepararon una lujosa cama, le encendieron un gran fuego y dispusieron todo para que la doncella estuviera muy cómoda y no le faltase de nada.

Fueron pasando los días, y todas las mañanas, cuando la joven se despertaba, encontraba sobre la almohada, un gran puñado de monedas de oro y espléndidas joyas.

Los duendes le hacían espectaculares vestidos y fabulosos zapatos que iban colocando con mucho orden en un gran baúl.

Para la joven campesina, aquello era como un sueño, aunque no le gustaba estar encerrada, todos aquellos lujos le gustaban y los días iban pasando sin que apenas se diera cuenta.

Un buen día, mientras miraba por la ventana de su cuarto, vió llegar una paloma perseguida por un gran águila.


La leyenda de "La Torre de los Encantados"2

Rápidamente extendió su mano  a través de la ventana y la paloma se posó en ella con asombrosa confianza.

En ese momento se posó el águila sobre el suelo y tras un enorme resplandor, se convirtieron en el joven caballero y en una hermosísima joven de dorados cabellos.

Locos de alegría , los dos jóvenes se abrazaron y abrazaron después a la campesina. Estaban tan agradecidos que todos lloraban , luego le dieron un enorme baúl lleno de monedas de oro y un cofre de joyas preciosas.

Después se despidieron y se fueron.

La campesina quedó libre para volver a su casa.

Con ayuda de los duendes, volvió al pueblo como una gran dama, la gran fortuna que le habían dado los encantados alejaba la pobreza en la que siempre había vivido.

Cuando la joven, contó en el pueblo todo lo que le había pasado en la torre, todos fueron a ver aquel prodigio.
Pero no hallaron nada.

Desde entonces se conoce a la vieja torre como "La Torre de los Encantados"