Buscador de Castillos

domingo, 19 de abril de 2015

La leyenda de Ciervo Blanco de Hunor y Magor

Leyendas de Castillos Españoles. Leyendas Medievales. ¿Que pasó aquí?

La leyenda de Ciervo Blanco de Hunor y Magor 

El Castillo de Buda. Budapest

Este castillo se encuentra situado sobre una colina desde donde se divisa las riberas del Danubio.

Es el castillo de los reyes húngaros en Budapest en  Hungría, por eso también se le conocía como el Palacio Real.

Lo que comenzó como un asentamiento romano, acabó convirtiéndose en la corte del Gran Príncipe Géza de Hungría, padre de San Esteban I.

A mediados del Siglo XIII, luego de la invasión tártara de 1241, el rey Bela IV de Hungría comenzó un proceso de reconstrucción de todas las fortalezas, reforzándolas con murallas de piedra y ordenando el levantamiento de cerca de un centenar de nuevos castillos.

De esta forma en 1244 ordenó la construcción de una fortaleza en Óbuda, en una posición cercana a la actual, la que pronto se comenzó a poblar rápidamente de mucha gente.

A partir de esto, los siguientes reyes húngaros pasarían mucho tiempo con su corte en esta nueva fortaleza.

«BudapestCastle 028» de © Túrelio (via Wikimedia-Commons) /. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 de vía Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:BudapestCastle_028.jpg#/media/File:BudapestCastle_028.jpg
Castillo de Budapest de © Túrelio

El castillo se construyó durante el siglo XIV.
El aspecto que hoy conocemos, es totalmente distintos de su diseño original, debido a las incontables restauraciones y remodelaciones que se han hecho por las numerosas batallas que ha soportado a lo largo de los siglos.

El Bastión de los Pescadores.

Es una terraza de estilo neogótico y neorrománico situada muy cerca del Castillo de Buda.

Las siete torres que lo forman, representan las siete Tribus Magiares que se establecieron en la cuenca carpatiana en el año 896.


Fisherman's Bastion - Budapest, Hungary

Existen antiguas leyendas sobre estas tribus que llegaron de las estepas.



La leyenda de Ciervo Blanco de Hunor y Magor 


Existieron dos hermanos gemelos, llamados Hunor y Magor.

Tras la muerte de su padre, salieron de caza con un centenar de guerreros, para abastecer al poblado de provisiones.

Pero en las áridas estepas no era tarea fácil encontrar presas lo suficientemente grandes, así que salieron fuera de los límites de sus tierras.


Explorando nuevos territorios, llegaron a un gran bosque.

De pronto, ante sus ojos apareció un enorme ciervo blanco.

El sol se ponía detrás de él iluminando su enorme cornamenta.
Extrañas luces iluminaban su pelaje, por lo que les pareció que resplandecía.

Aquel era sin duda un Ciervo Prodigioso, un mítico y mágico animal del que habían oído hablar a los mas ancianos.

Todos quedaron mudos y paralizados ante aquella maravillosa visión.
Un instante después el animal desaparecía entre los árboles.

Quisieron cazarlo, sin duda traería prosperidad y riquezas sin límites, así que sin mas se lanzaron en una loca carrera por conseguir aquella mágica y única pieza.

Hunor y Magor y el Ciervo Maravilloso

Pero la cacería no resultó tan fácil.
El animal se movía con asombrosa rapidez, y aunque volvieron a verlo una vez mas, no pudieron atraparlo.

Durante varios días continuaron siguiendo su rastro, atravesando montañas, valles y bosques.

En su obsesión no se dieron cuenta de lo lejos que habían llegado en su loca carrera. 

Se habían alejado mucho de sus tierras y ahora ni siquiera reconocían el camino de vuelta.

Cuando miraron a su alrededor vieron que todo lo que les rodeaba era totalmente diferente, pero aquella tierra era mucho mas ricas que las áridas estepas.

Vieron manadas de ciervos que pastaban tranquilos, verdes colinas, ríos llenos de peces, árboles frutales y espesos bosques.

Asombrados por la ríqueza del lugar, decidieron quedarse allí.

Una noche, mientras se preparaban para dormir en su improvisado campamento del enorme bosque, escucharon una música.

Siguiendo el sonido, escondidos entre los árboles, descubrieron un grupo de doncellas.
Eran muchas, casi tantas como ellos, y bailaban y reían en una alegre celebración.

Hunor y Magor, junto con todos sus guerreros se abalanzaron sobre ellas.
Las capturaron y las raptaron.

Pasado un tiempo las tomaron como esposas y formaron una gran tribu y tuvieron muchos hijos.

Aunque los dos hermanos estaban muy unidos, decidieron separarse.

Cada uno quería su propia tierra por lo que decidieron pedir consejo a Dios.

 Pidieron a un hombre ciego que diera siete vueltas y lanzara sus espadas al aire.

La espada de Hunor voló en dirección a oriente, y los que se fueron en aquella dirección fueron conocidos después como los hunos.

(Existe otra leyenda sobre un pequeño pastor, llamado Atila, que encontraría una espada 
años mas tarde, cruzaría el río Volga y avanzarían a Europa hacia el Imperio Romano, siendo conocido como "El azote de Dios", pero esta es otra historia.)

Magor se quedó con las tierras de occidente, y su tribu fue conocida como la Tribu de los Magyares.

La leyenda de las siete Tribus 

Magor ya había muerto pero su tribu permaneció mucho tiempo en aquellas tierras y había crecido.

Demasiados clanes y muchas opiniones distintas
 habían desatado mas de una pelea.

Con el tiempo se habían dividido en siete tribus,
conocidas como Las Tribus de los Magyares.

Decidieron que había llegado el momento de trasladarse a tierras nuevas.

Tenían buenos caballos y un temperamento agresivo, así que no encontraron demasiada resistencia en las tribus celtas que fueron encontrando en su camino.

La velocidad de su ataque les hacía invulnerables.

Su líder fue Álmos.

Según la leyenda, nació después de que su madre soñara con un halcón, un ave mítica y sagrada, que auguraba el nacimiento de un gran rey.


Álmos

Álmos era uno de los jefes de las siete tribus.

Dirigió con mucha eficacia a las siete tribus a través de Eurasia hasta los montes Cárpatos.

Lideró varias batallas con tan buenas estrategias que les hizo salir victoriosos y con muy pocas bajas hasta llegar a la región de Transilvania.

Fue entonces cuando los jefes de las otras tribus,
Előd, Kond, Tas, Huba, Töhötöm y Ond,
 decidieron por unanimidad nombrar a Almos lider de las siete tribus.

Celebrando una gran ceremonia religiosa-pagana, todos  hicieron un juramento de sangre, conocido como el Pacto de Sangre.

Mezclaron sus sangres en un recipiente y todos bebieron, así establecieron un vínculo de sangre entre ellos, que les unía y obligaba a mantener lealtad y obediencia a su jefe.

Así fue como Almos se convirtió en el rey Almos de Hungría y las Siete Tribus de los Magyares en los primeros húngaros.

Su hijo Árpád, ya en el siglo IX,
 se estableció en el territorio Húngaro.

Un siglo más tarde se fundó oficialmente el Reino de Hungría.

Árpád el Conquistador

Origen de la leyenda

El escrito más antiguo que narra la leyenda data del siglo XIII, la Gesta Hungarorum o "Hechos de los húngaros", escrita por un autor anónimo.

Posteriormente esta leyenda es mencionada también en la Crónica ilustrada húngara, elaborada por Márk Kálti durante el reinado de Luis I de Hungría alrededor de 1360 en el siglo XIV. 

Igualmente, en el siglo XIX, el escritor y poeta húngaro Juan Arany incluyó entre sus obras un poema titulado La tradición sobre el Ciervo Maravilloso (en húngaro: Rege a csodaszarvasról), donde se narra la leyenda de Hunor y Magor de forma poética.