Buscador de Castillos

martes, 7 de abril de 2015

La leyenda de Jaime el Conquistador y el Murciélago de Valencia

Leyendas de Castillos Españoles. Leyendas Medievales. ¿Que pasó aquí?

La leyenda de Jaime el Conquistador y el Murciélago.



Cuenta la leyenda, que cuando los árabes dominaban las tierras de Valencia, tenían por costumbre domesticar murciélagos y tenerlos cerca.
Así se protegían de los muchos mosquitos que habían en las tierras pantanosas cercanas a la ciudad.

Además existía en aquella época un viejo y sabio árabe, muy admirado por todos, que aseguraba que mientras el murciélago del dueño y señor de la ciudad, volara libre por las noches sobre Valencia, ésta seguiría siendo suya y por tanto bajo el poder musulmán.

El rey Jaime I de Aragón, llamado el Conquistador, llegó a Valencia con un enorme ejército para hacerse con el dominio de aquellas tierras.

Acamparon en el arrabal de Ruzafa, en las afueras de la ciudad, y rodeando las murallas la asediaron durante varios meses.

Restos de Muralla de Valencia
(Puerta de San Nicolás)

Durante el asedio, un murciélago anidó en el techo de la tienda del rey.
Justo en la parte mas alta de la tienda. Como coronándola. 

El rey lo tomó como un buen augurio y dió ordenes de que bajo ninguna circunstancia nadie molestara ni asustaran al pequeño animal, al contrario, mandó que nada le faltara.

Una noche en la que todos dormían tranquilamente en el campamento cristiano, el rey despertó sobresaltado con un sonido parecido al de un tambor.

Avisó a uno de los soldados para que llamara a sus capitanes y dio ordenes de que extremaran la vigilancia.

Fue entonces cuando se dieron cuenta de que una avanzadilla enemiga estaba muy cerca del campamento preparando un ataque.

Rápidamente se dio la alarma y estalló entonces una feroz batalla en la que el ejército moro tuvo que retirarse sufriendo muchas bajas. 

El rey quiso premiar al que le había despertado con su tambor, pero su sorpresa fue mayúscula cuando se dieron cuenta de que no había sido ningún soldado, sino el murciélago chocando contra el metal de su casco con el que había chocado varias veces.

En ese momento, el rey Conquistador tuvo la certeza de que conquistaría Valencia, y así fue.

Días mas tarde atacaron la ciudad conquistándola.

Agradecido el monarca y convencido de que el murciélago le había ayudado, quiso incluirlo en el escudo valenciano, para que no se olvidara y como símbolo de precaución y vigilancia.

Desde entonces , el escudo valenciano lleva un murciélago sobre su corona.

Escudo de Valencia

Después el escudo se transformó y se
añadió a la Cimera del Rey de Aragón, llamada Cimera Real, un dragón alado,  un emblema heráldico que ornamenta al Señal Real de Aragón en algunas de sus representaciones. 


Representa una equivalencia entre «dragón» y «d'Aragón», que aludía a la dignidad real en las tierras y pueblos del rey de Aragón, habitualmente llamados entre los siglos XII y XIV «Casal d'Aragó» y, desde la última década del siglo XIII, también Corona de Aragón.