Buscador de Castillos

martes, 2 de junio de 2015

La leyenda del Castillo de Montsegur y los cátaros

Leyendas de Castillos Españoles. Leyendas Medievales.

La leyenda del Castillo de Montsegur y los cátaros.

Montségur está situado en la cima de la montaña del Pog, de 1207 metros de altura.
Los restos del castillo de Montsegur fueron levantados en el siglo XIII por Guy de Lévis, tras la derrota de los cátaros.
La ciudadela domina todo el valle y es de difícil acceso, hecho que facilita su defensa.

Castillo de Montsegur

Este castillo es uno de los mas místeriosos del Langedoc francés, guarda una terrible historia que sucedió en la Edad Media, oculto bajo sus piedras, se esconde una de las mas injustas matanzas de la historia, la de los cátaros.

Mucho se ha escrito sobre los cátaros Medievales.
Aunque realmente han quedado muy pocas fuentes que provengan de los auténticos cátaros, quedaron algunas evidencias de su existencia.
Los valores de DEMOCRACIA, LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD quedaron impresos en el aire.

Se les conocía como los hombres buenos, creían en el amor puro, y sus vidas se regían bajo virtudes como la bondad, sabiduría, amor, paz, armonía... No se trataba de una religión o una filosofía, era su forma de vida.

Su espiritualidad abarcaba todos los ámbitos de la vida desde su comportamiento, alimentación, música, arte, trabajo, relaciones, etc.

El catarismo se extendió por toda la antigua Occitania (sur de Francia), Reino de Aragón, Navarra, Italia, Alemania y Flandes desde el siglo XI hasta principios del XIV.


Castillo de Montsegur

Eran un pueblo pacífico que encontró millones de seguidores por todo el mundo, compartiendo estos elevados ideales.

Más de 50 millones de cátaros se extendieron por España y Europa.
Creían en la existencia de una guerra eterna entre el Bien y el Mal, la Luz y la Oscuridad y en estos encuentros se basaba todo en el universo.

Eran sociedades adelantadas a su tiempo, en las que se ayudaban entre ellos, con una prosperidad material y espiritual que no se conocían en las sociedades feudales vecinas.

Debido a esta creciente forma de vida el poder existente vio tambalear sus cimientos y llevó a cabo la cruzada contra ellos, atacándoles con fuerza.


Castillo de Montsegur

El castillo de Montsegur fue uno de los últimos bastiones de los cátaros.

A día de hoy, este castillo se ha convertido en todo un símbolo.

En el solsticio de primavera, se celebra el nacimiento del Sol.

Sus primeros rayos penetran por una saetera y salen por la del lado opuesto atravesando el castillo.

Castillo de Montsegur

Son muchos los peregrinos con nuevos ideales que emprenden el ascenso del antiguo sendero, que sube al castillo.

Cada año son más los turistas atraídos por la fascinación del lugar, por la trágica historia de los cátaros y por su arquitectura.




Dicen que Montsegur fue reconstruido por los cátaros como templo solar o calendario sagrado.

Sus muros se ordenan de forma peculiar alineándose con las montaña, que ya era sagrada antes del cristianismo.

Antiguas leyendas de Montségur , decían que fue construido por gigantes.
Desde mucho antes de la llegada del cristianismo, fue un punto de adoración adoración al sol de antiguos druidas.

Existió un personaje muy importante llamada Esclarmonde de Foix,
(1151- 1215), también conocida como La Dama Blanca.

Su nombre significa "Luz del Mundo" en la lengua occitana.

Fue la responsable de la reconstrucción de la fortaleza de Montségur.

Asistió al último debate entre los cátaros y la Iglesia Católica Romana.

Al año siguiente, el Papa Inocencio III lanzó la Cruzada albigense contra los cátaros, apoyado en Simón de Montfort al frente del ejército cruzado.

Atacaron la ciudad y exterminaron a una parte de la población sin tener en cuenta su filiación religiosa y pronunciando, según la crónica que escribió Cesáreo:

"¡Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos!"

Castillo de Montsegur


De Simón de Montfort se decía que su crueldad era increíble, la aplicada tanto en el trato a los prisioneros como en el campo de batalla, practicando terribles mutilaciones, descuartizamientos y despedazamiento de cuerpos.


Uno de los episodios más crueles de la cruzada se dio en la ciudad de Bram donde, tras rendirla, Montfort mando dejar ciegos y mancos a más de cien de sus habitantes,  menos a uno, al que dejó un ojo, para que pudiera guiar a los demás hasta Cabaret, que pensaba asediar.

Todo ello con la intención de desmoralizar a sus habitantes.

Según la tradición, los cátaros guardaban el Grial en la fortaleza de Montségur, y el 14 de Marzo de 1244 sucedió algo extraordinario.

Castillo de Montsegur

Montsegur estaba en peligro. Los ejércitos asediaban el castillo.
Querían el Grial.

Esclaramunde se había refugiado junto con otros cátaros en Montsegur.

Algunos contaron después que cuando se dió cuenta de que el Grial estaba en peligro, se subió a la cima del monte Tabor, se transformó en una paloma blanca y voló hacia las montañas.

Las montañas se abrieron , tragándose el Grial, después se cerraron de nuevo, guardándolo para siempre.

Cuando consiguieron entrar en la fortaleza, ya era demasiado tarde. 

Después de que el castillo se rindiera, mas de doscientos cátaros fueron quemados en una pira gigantesca.

Hoy el lugar es recordado con una estela al estilo medieval en el Camps des cremats que recuerda a los inmolados con el epitafio:


"Als catars, als Martirs del Pur Amor Cristian"

Bajo el castillo, en lo profundo de las grutas de Sabarthes encontraron cámaras en las que las paredes estaban cubiertas de símbolos característicos de los Caballeros Templarios, lado a lado con los emblemas de los cátaros.


cavernas de Sabarthes al sur de Montsegur

Estas cavernas de Sabarthes al sur de Montsegur, especialmente las cavernas Lombrives , se la conoce como "la Catedral" y fue descrita así:

"Con el tiempo fuera de la mente, en una época cuya lejanía ha sido apenas tocado por la ciencia histórica moderna,  fue utilizada como un templo consagrado al dios Ibérica Illhomber, Dios del Sol.
Entre dos monolitos uno que se había desmoronado, el empinado sendero conduce al vestíbulo gigante de la catedral de Lombrives. 
Entre las estalagmitas de piedra caliza blanca, entre las paredes de un color marrón oscuro y el cristal de roca brillante, el camino conduce a las entrañas de la montaña. Una sala de 260 pies de altura sirvieron como una catedral de los herejes."

Este hallazgo confirma la teoría, fomentado por algunos historiadores, que los Caballeros Templarios y los cátaros estaban estrechamente relacionados.

Cuentan que los templarios, hicieron todo lo posible para ayudar a los Perfectos cátaros, ayudándoles incluso a escapar hacia otras tierras menos hostiles, como el Reino de Aragón y el Norte de Italia.

Una imagen intrigante que había sido tallada en la pared de piedra de una gruta era claramente un dibujo de una lanza.

La lanza sangrada que aparece una y otra vez en las leyendas artúricas.

La sabiduría secreta cátara fue guardada después por trovadores, poetas y cantantes que viajan por las cortes medievales de Francia.

Bélibaste, fue el último de los cátaros.
Fue quemado en la hoguera en 1321.
En ese momento, los cátaros pasaron a la clandestinidad.