Buscador de Castillos

sábado, 27 de junio de 2015

Los caballeros de San Juan y El Castillo de Bodrum.

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El Castillo de Bodrum.

San Pedro de Alicarnaso.


El Castillo de San Pedro de Halicarnaso o Castillo de Bodrum, es un castillo situado en el suroeste de Turquía, en la ciudad de Bodrum, la antigua Halicarnaso.




Si bien aquí fue donde nació el escritor e historiador Heródoto (484 - 420 a. C.), y, ya en el siglo I, el también historiador Dionisio de Halicarnaso, la mayor gloria de Halicarnaso fue durante el dominio de Mausolo, quien reinó en el nombre de los persas desde el 377 al 353 a. C.


Al morir en 353 a. C., su mujer Artemisia II de Caria, contrató a los mejores arquitectos y escultores de la época para construir una tumba en honor de su difunto esposo.




Esta tumba era una de las Siete Maravillas del Mundo, y el origen de la palabra "mausoleo".




Allí, Aruj, el primer Barbarroja fue apresado por casi tres años hasta que su hermano Hızır, le rescató.

























Los Caballeros de San Juan (Orden de Malta)



Tras un largo asedio en la isla de Rodas, en 1522, los Caballeros Hospitalarios fueron expulsados de la isla de una forma definitiva por Soleiman el Magnífico y su almirante el corsario Barbarroja, trasladándose a la antigua Halicarnaso de Caria que pasó a llamarse Bodrum.

Los llamados Caballeros de Rodas, tras la cesión del archipiélago maltés, pasaron a llamarse Caballeros de Malta.

La Soberana Orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, más conocida como la Orden de Malta, nació como una orden religiosa católica fundada en Jerusalén en el siglo XI, dentro del marco de las cruzadas y desde un principio, junto a su actividad hospitalaria, desarrolló acciones militares contra los ejércitos árabes, y más tarde también turcos.

En el siglo XIV los Caballeros de San Juan demolieron la tumba de Mausolo y utilizando sus restos construyeron el Castillo San Pedro de Halicarnaso.

Lucharon el 18 de mayo de 1565 en el Sitio de Malta, bajo las ordenes del Gran Maestre Jean Parisot de la Valette, enfrentándose a más de 160 galeras y 30.000 soldados otomanos.

Como en aquella época los musulmanes dominaban el norte de África, la caída de Malta hubiera permitido el acceso turco al control estratégico del Mediterráneo occidental, lo mismo que proteger sus barcos mercantes.

La Orden logró defender la isla en gran medida gracias a la ayuda del ejército español.



Al fracaso turco se añadió, seis años después, la derrota de la Batalla de Lepanto ante la Liga Santa, formada por España, Venecia, Génova y la Santa Sede, lo cual supuso la neutralización de su proyecto de expansión mediterránea.




Jeireddín Barbarroja

 Jeireddín Barbarroja (Lesbos, 1475 – Estambul, 1546) el almirante otomano y corsario turco era la mano derecha del sultán Suleimán I, el Magnífico.

Imagen en google.com


Uno de los más importantes corsarios del siglo XVI, y junto con su predecesor y hermano Aruj fundó una organización pirata que llevó a los magrebíes, llamados entonces berberiscos, bajo las ordenes del sultán Soleimán el Magnífico, a alcanzar gran poder sobre el comercio del Mediterráneo.


Barbarroja
google.com
Muy pronto demostró una capacidad tal, que llegó a suceder merecidamente a su hermano, e incluso logró superar ampliamente las hazañas de éste, convirtiéndose en una verdadera pesadilla para el Imperio español de la época y buena parte de la Europa cristiana.

La presencia española en el Mediterráneo Oriental preocupaba a Solimán, pues la consideraba un indicativo de la intención de Carlos V de discutir el dominio otomano en la región.

Solimán encargó a Barbarroja formar una flota otomana que igualara el poderío naval del resto de las potencias mediterráneas juntas.

A partir de entonces Barbarroja se convirtió en la pesadilla de Carlos V.
Atacó Cerdeña, Bonifacio, Montecristo, Elba y Lampedusa.

Capturó 18 galeras, atacó Calabria y luego se dirigió a Préveza, donde la flota española, huyó tras una corta batalla, pero el corsario otomano capturó 7 de sus galeras.

De su flota de 44 galeras, Barbarroja envió 25 de ellas de vuelta a Argel y se dirigió con las 19 restantes a Estambul, donde llegó en 1533. Allí fue recibido por el sultán Solimán, quien lo nombró Almirante de flota de la armada otomana y Jefe gobernador del Norte de África.


google.com




En 1535 Carlos V obtuvo una importante victoria contra los otomanos en Túnez, pero en 1536 Francisco I de Francia se alió con Solimán contra Carlos V.

En 1538 la flota española salió derrotada de la Batalla de Preveza de manos de Barbarroja, lo que aseguró el Mediterráneo oriental durante 33 años.

Carlos V.
google.com

En septiembre de 1540 Carlos I contactó a Barbarroja y le ofreció nombrarlo su Almirante en jefe y hacerlo gobernador de los territorios españoles en el Norte de África, pero su oferta fue rechazada.

Frustrado al no convencer a Barbarroja que cambiase de bando, en octubre de 1541, Carlos I en persona asedió Argel, con la intención de terminar con la amenaza que representaba el corsario a los dominios españoles y la navegación de los cristianos en el Mediterráneo.



Los otomanos tuvieron una breve preponderancia en el mar Mediterráneo, mar Rojo y el golfo Pérsico.