Buscador de Castillos

lunes, 6 de julio de 2015

Castillo Aragonés de Ischia. La perla del Golfo de Nápoles

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


El Castillo Aragonés de Ischia, 

la perla del Golfo de Nápoles


Encontrado en lifeinitaly.com


La isla de Ischia es una isla volcánica en el mar Tirreno, en la entrada del golfo de Nápoles, en Italia.

Ischia está constituida por dos ciudades diferentes: Ischia Puerto (Ischia Porto) se extiende por la orilla de un antiguo cráter sumergido.

La otra, Ischia Puente (Ischia Ponte) es un burgo medieval situado alrededor de la pequeña isla donde se encuentra el Castillo Aragonés (siglo XVI) y la Catedral gótica.

Ischia es la isla más grande del Golfo de Nápoles, llamada la” isla verde” por su exuberante vegetación. El lodo y las aguas curativas de las propiedades radiactivas son el tesoro de origen volcánica, conocido desde la época romana.

https://flic.kr/p/8PcBRC

Virgilio se refiere poéticamente a la isla como Inarime, los romanos la llamaron Aenaria, los griegos, Pitecusas.

El nombre aparece por primera vez en una carta del Papa León III a Carlomagno en 813 (isclade insula), aunque existe una polémica sobre el posible origen semítico de I-schra, “isla negra”.

En el siglo VI a. C. la primera colonia griega de tierra firme fue fundada desde aquí, en la costa de Campania en Cumas.

En el 474 a. C. Hierón I de Siracusa fue para ayudar a los cumanos contra los etruscos y los derrotó en el mar.

Encontrado en thriftyfingers.blogspot.co.uk

Él ocupó Isquia y las islas partenopeas y dejó allí una guarnición para construir la fortaleza antes incluso que la propia ciudad de Isquia.

Ésta aún existía en la Edad Media, pero la guarnición original huyó ante las erupciones del 470 a. C. y la isla fue tomada por los napolitanos.

Los romanos se apoderaron de Isquia y Nápoles en el 322 a. C.


Castillo de Ischia. Encontrado en pinterest.com

La flota persa llegó al golfo Sarónico, donde la isla de Salamina deja dos estrechos canales que dan acceso a la bahía de Eleusis, cerca de Atenas.

Los griegos bloquearon el paso de la Termópilas, (Batalla de las Termópilas),   con una pequeña fuerza mientras una armada aliada, formada esencialmente por atenienses, se enfrentaba a la flota persa en los cercanos estrechos de Artemisio.

Fotografía encontrada en google.es
El rey de Esparta, Leónidas, y sus trescientos guerreros se atrincheraron en el desfiladero de las Termópilas para tratar de frenar el avance de la infantería enemiga, mientras Temístocles, el líder ateniense, dirigía a la flota helena para enfrentarse a la armada persa.



La reina Artemisia, soberana de los jonios, era una de las comandantes de la flota invasora,  (una de las primeras mujeres de la historia en tener el mando de un ejército) , había traicionado a los griegos aliándose con Jerjes el Grande, conocido como el rey del Mundo.

Fotografía encontrada en google.es

Los griegos engañaron a Jerjes con un falso mensaje en el que le hacían creer que estaban divididos
Tras dos días de épica resistencia, Leónidas y sus espartanos fueron masacrados por los persas. Igualmente, la flota griega fue derrotada por la armada enemiga, mucho más numerosa.

Las naves supervivientes emprendieron la huida buscando un lugar seguro en el que reorganizarse, y el pánico se extendió por toda la península helena. La ciudad de Atenas fue evacuada y saqueada por los persas.

Jerjes había ganado el primer asalto.

Mientras tanto, los aliados prepararon la defensa de Corinto, replegando su flota a la isla de Salamina.

Los aliados prepararon la defensa en el istmo de Corinto, una franja de tierra muy estrecha que une el Peloponeso con Grecia, replegando su flota hacia la isla de Salamina.

Fotografía encontrada en google.es
Aunque muy inferiores en número, el ateniense Temístocles convenció a los aliados griegos para combatir de nuevo a la flota persa con la esperanza de que una victoria decisiva impidiera las operaciones navales de los medos contra el Peloponeso.

El rey Jerjes I, quería dominar Grecia y acabar con ellos.
Envió sus barcos hacia el estrecho de Salamina, (Batalla de Salamina)     donde esperaba la flota griega.
Jerjes intentó el ataque decisivo, pero los griegos conocían sus territorios.

La estrechez de la zona imposibilitaba la maniobra de la flota de Jerjes.
Sus barcos cayeron en una trampa mortal, no podían moverse y cundió el caos.

La flota helena  se formó en linea, atacaron sin descanso hasta que hundieron y destruyeron a mas de 300 navíos persas, logrando una victoria decisiva.

Encontrado en tripadvisor.com
Jerjes tuvo que emprender la huida hacia Asia con lo que quedaba de su ejército.

Según dicen, estas batallas sucedieron en un mismo día.
Desde otro punto se acercaba  desde Cártago, el comandante cartaginés Amílcar Magón, dirigiendo su ejercito con 300 000 hombres, doscientas naves de guerra, y más de 300 barcos de transporte, hacia Córcega y Cerdeña.

Las fuerzas griegas comandadas por Gelón y Terón, el tirano de Siracusa y el tirano de Agrigento, se preparaban para combatir al ejército cartaginés.

Amilcar se dirigió a Hímera, (Batalla de Hímera) y estableció dos campamentos, uno para el ejército de tierra y otro para las tripulaciones de las naves, marchando después contra la ciudad, matando a todo el que salía a su encuentro y ocupando la ciudad. Allí estaba Terón.

Se enviaron mensajes de ayuda a Siracusa, desde donde enviaron 50 000 soldados de infantería y más de 5000 de caballería.

Pero estaban siendo atacados por todos los frentes, así que el comandante Gelón se vio obligado a dividir sus fuerzas , no pudiendo llegar a socorrer a los griegos contra Jerjes I.


Encontrado en 500px.com
Envió sus efectivos terrestres a Hímera, estableciendo su campamento en los alrededores de Hímera, la fortificó, la rodeó de un profundo foso y una empalizada.
Entonces mandó atacar a su caballería que hizo más de 10 000 prisioneros.


Mientras Amílcar realizaba sacrificios en su campamento naval preparándose para entrar en batalla.



El comandante Gelón intercepto un correo, en el que se avisaba a Amilcar , de la llegada de refuerzos de caballería.

Sin dudarlo un momento , se presentaron en el campamento naval como si fueran los refuerzos enviados y, una vez dentro de la empalizada, comenzó la masacre.

Se prendieron fuego a los barcos y a la empalizada, mientras estallaba la batalla.

Dicen que Amilcar , cuando vió que todo estaba perdido, se lanzó a las llamas.
Tenían orden de no hacer prisioneros, así que se según contaba Diodoro Sículo en sus escritos, se estimaron mas de 50 000 muertos.

Fotografía encontrada en pinterest.com

Es probable que el ejército cartaginés fuese numeroso, pero seguramente no sobrepasara los 50 000 hombres.

No existe evidencia alguna que respalde la cifra de 300 000 hombres, que hubiese sido vista como un ejército de proporciones míticas.

Si Amílcar se suicidó antes del clímax de la batalla, tal como se sugiere, los griegos no sólo obtuvieron la victoria sino que aniquilaron a una fuerza inmensamente grande.

La derrota de Cartago supuso el fin de su amenaza sobre las colonias griegas de Sicilia.

Siglos después, Isquia sufrió las invasiones bárbaras, siendo tomada primero por los hérulos, luego por los ostrogodos, y  al final absorbida por el Imperio romano oriental.
 Los bizantinos cedieron la isla a Nápoles en el 588 y hacia el 661 comenzó a ser administrada por un conde supeditado al duque de Nápoles.
El área fue devastada por los sarracenos en el 813 y 847.

En el año 1004 fue ocupada por Enrique II de Alemania.

En 1284, la isla fue conquistada por las fuerzas de Aragón y Carlos II de Anjou .

Durante todo el siglo XV, la isla sufrió las incursiones de los piratas y corsarios berberiscos.
En 1543 y 1544 Khair ad Din, llamado Barbarroja, asoló la isla e hizo 4.000 prisioneros. En 1548 y 1552, Isquia, fue acosada por su sucesor Dragut Rais, pero estas, ya son otras historias que habrá que buscar.