Buscador de Castillos

sábado, 4 de julio de 2015

El castillo de Dunnottar. Escocia

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El castillo de Dunnottar

               El castillo de Dunnottar. Encontrado en blogof.francescomugnai.com
El castillo de Dunnottar, tal y como lo conocemos hoy en día, se construyó entre los siglos XIV y XV, pero allí existió una fortaleza anterior mucho mas antigua, construida en los llamados siglos oscuros.

Hoy el castillo se encuentra en ruinas, pero su estratégica situación, asentado sobre un precipicio rocoso, le facilitaba el control de los movimientos terrestres que pasaban por una estrecha franja de terreno a los pies de la montañosa.
Eran los accesos terrestres del antiguo Causey Mounth, una antigua Vía Pecuaria sobre la franja costera de las montañas de Grampian en Aberdeenshire , Escocia .

Esta ruta se desarrolló como la carretera principal entre Stonehaven y Aberdeen en el siglo XII y continuó funcionando como la principal vía que conecta estas dos ciudades hasta mediados del siglo XX.

El castillo de Dunnottar. Encontrado en buzzfeed.com

La superficie sobre la que se encuentra está prácticamente rodeada por el mar del Norte, en una caída a pico de unos 50 metros. El castillo posee como único acceso un estrecho canal de tierra que lo conecta con tierra firme, prosiguiendo por un escarpado sendero que conduce hasta una puerta fortificada.

El castillo de Dunnottar jugó un papel importante en la Historia de Escocia.
Sus ruinas son el resultado de las tremendas batallas que soportó a lo largo de los siglos.
Invasiones vikingas, incendios y asedios, el último de los cuales dejó el castillo en ruinas.

Personajes como William Wallace, la reina María Estuardo de Escocia, el Marqués de Montrose y el que sería futuro rey Charles II, han pasado por este lugar, reforzándo o destruyendo, todos han ido dejando sus huellas en Dunnottar.

El castillo de Dunnottar. Encontrado en gloholiday.com
El sitio sobre el que se asienta el castillo fue habitado desde la época de los Pictos (5000 aC a 700 dC).
Estos eran los antiguos habitantes de Escocia, que probablemente llegaron de la región entre el Elba y el Rhin hasta Gran Bretaña.

Eran muy bélicos y agresivos, tanto, que el emperador romano Adriano tuvo que levantar un muro conocido como El muro de Adriano, separando la Britania romana y el norte de la isla.

Iban siempre pintados para la guerra con fuertes colores en todo el cuerpo, de ahí que se les conociera por el nombre de "Pictos"

St Ninian llevó el cristianismo a los Pictos, y eligió Dunnottar como el lugar para edificar una de sus iglesias.

En el siglo IX, el Rey Donald II defendió el castillo con su vida, de una invasión vikinga, pero le mataron y destruyeron el castillo.

En el siglo XII , el castillo de Dunnottar jugó un papel importante durante el reinado de Eduardo I.

Las tropas inglesas intentaron ocupar Dunnottar pero una fuerza escocesa bajo el mando de William Wallace, se apoderó del castillo de Dunnottar, prendiéndole fuego con una guarnición inglesa dentro.
Todo quedó destruido tras el incendio.

Fue el hogar de una de las familias más poderosas de Escocia, los Condes Marischal.


El castillo de Dunnottar. Encontrado en facebook.com

William Marshal , también conocido como Guillermo el Mariscal, William the Marshal o Guillaume le Maréchal, fue un militar y noble anglonormando.


Descrito por Stephen Langton como el «más grande caballero que jamás vivió»


Sirvió a cuatro reyes , Enrique II, Ricardo Corazón de León, Juan I y Enrique III, y a lo largo de su vida pasó de ser un simple miembro de la nobleza menor a ser el regente de Enrique III, y, por tanto, uno de los hombres más poderosos de Europa.


Antes de él, el título hereditario de Marshal ('mariscal') designaba al jefe de seguridad del rey de Inglaterra; a su muerte, toda Europa hablaba de él simplemente como «el Mariscal».

Protegía los Honores de Escocia (Joyas de la Corona) y la seguridad del Rey en el Parlamento.

Esto conllevaba que con cierta frecuencia los reyes escoceses se alojaran en Dunnottar.

En 1649, Carlos I, Rey de Inglaterra y Escocia fue ejecutado por Oliver Cromwell

Un año después, Carlos II, hijo del monarca depuesto, llegó al noreste de Escocia, y se quedó una noche en Dunnottar, con la intención de viajar al sur para reconquistar los dos reinos de su padre.

Fue coronado en Scone y en la ceremonia portaba los conocidos como Honores de Escocia: la Corona, el Cetro y la Espada del Estado.

Encontrado en google.com

La importancia de estas joyas residía en que eran el icono más importante de la monarquía y de los dos reinos, ya que las de corona inglesa habían sido destruidas.


Cromwell, que había fundado la Commonwealth, al enterarse, ordenó la invasión de Escocia.

Tras la toma de Edimburgo, el lugar donde se solían guardar los Honores, Carlos II ordenó el conde Marischal llevar las joyas a Dunnottar y protegerlas allí.

Lo curioso de esta historia es que Dunnottar, protegida con unos 70 hombres, resistió durante 8 meses el asedio del ejército de Cromwell.

Tras su toma, descubrieron que las joyas ya no se encontraban allí.
Fueron trasladadas de forma clandestina días antes y enterradas en la iglesia de Kineff, un pueblo cercano.

Los Honores de Escocia permanecieron allí enterrados durante once años, hasta que el rey regresó al trono y fueron devueltos al castillo de Edimburgo.

En 1685, ciento veintidós hombres y cuarenta y cinco mujeres fueron encerrados en las mazmorras del castillo de Dunnottar,  los Whig,  antiguo partido liberal británico.


El castillo de Dunnottar. Encontrado en traveler.es
Fueron encarcelados en pésimas condiciones por casi dos meses.
Algunos fueron ejecutados, otros acordaron jurar fidelidad y fueron puestos en libertad, otros pudieron escapar, y el resto fueron deportados a las Antillas.

Los últimos años del Castillo de Dunnottar ya en 1715, el último y décimo conde Marischal, George Keith, fue declarado culpable de traición por su participación en el levantamiento jacobita. Sus propiedades, incluyendo el Castillo de Dunnottar, fueron incautados por el Gobierno.

Después de este episodio el castillo fue abandonado hasta que fue adquirido por la familia Cowdray en 1925. La primera vizcondesa Cowdray se embarcó en un programa sistemático de reparación. Desde entonces el castillo ha seguido perteneciendo a la familia Cowdray (Pearson), y ha sido abierto a los visitantes.

Fuentes de información: http://www.robinju.com/
                                          https://es.wikipedia.org