Buscador de Castillos

martes, 11 de agosto de 2015

Portobelo. La llave del Mar del Sur

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


La ciudad de Portobelo. Panamá 



Fue fundada el 20 de marzo de 1597 por Francisco Velarde y Mercado.
El nombre original fue San Felipe de Portobelo, en honor de Felipe II.

Fue una de las poblaciones más importantes de América durante la época colonial.
Por su puerto pasaban la mayoría de las riquezas que España embarcaba hacia Europa procedentes de la conquista de la actual América del Sur.

Portobelo está localizado en la costa norte del Istmo de Panamá, unos 50 km al noreste de la ciudad de Colón.
Limita al norte con el Mar Caribe, al sur con la provincia de Panamá, al este con el distrito de Santa Isabel y al oeste con la Ciudad de Colón.

Portobelo

La llave del Mar del Sur 

Puerto natural de la República de Panamá.
2 de noviembre de 1502.
Era el cuarto viaje que Cristóbal Colón realizaba al nuevo mundo.
Después de varios días de recorrer el litoral de aquellas extrañas tierras, aguantando fuertes oleajes y vientos imposibles, llegaron a aquel rincón natural, protegido por una pared rocosa en forma de herradura rodeado de la mas prodigiosa de las vegetaciones.
Después de navegar en tan duras condiciones aquello era inesperado, no pudo por menos que llamarlo Porto Bello, pues era un perfecto puerto natural.

Un siglo mas tarde, se había convertido en el puerto mas importante de las Americas.

En 1606 era el destino de la mayoría de buques y galeones de la flota española, donde recogían e intercambiaban oro, plata, piedras preciosas y demás riquezas y se embarcaban para España.

Desde 1606 hasta 1738, una vez al año, se organizaba una feria que duraba cuarenta días y a la que asistían todo tipo de personajes para intercambiar mercancias.

Comenzó a asentarse allí un pequeño poblado que acabó siendo una de las ciudades mas importante de aquellos momentos.

Pronto se hizo celebre las importantísimas mercancías que allí llegaban, embarcaban y salían a mar abierto.

Debido a la importancia de sus cargamentos Portobello se convirtió en el objetivo principal de piratas y corsarios, por lo que se reforzó su vigilancia y se rodeó de fortalezas, como El Castillo de San Felipe, el recinto amurallado llamado San Cristóbal, o el fuerte de San Lorenzo el Real, "La llave del Mar del Sur".

Fuerte de San Lorenzo el Real, "La llave del mar del sur".

Por el Fuerte de San Lorenzo, a la entrada del Rio Chagres, llegó Henry Morgan hasta Panamá la Vieja para saquearla.

En 1670 el Castillo fue atacado y tomando por Joseph Bradley, siguiendo instrucciones de Henry Morgan, quien habia previsto la destruccion del Fuerte como primera medida para asaltar la Vieja Ciudad de Panama siguiendo la via del Rio Chagres.

Pero el arrecife de coral que lo rodeaba le hacía inexpugnable por mar, así que atacó por tierra con sus 400 hombres.


En el siglo XVI ya era una importante ciudad española


Mapa de Portobelo en el siglo XVIII.

La ruta comercial  entre Panamá y Europa tomó mucha importancia, convirtiéndose en el blanco favorito de piratas y corsarios, 
sus ataques eran continuos y salvajes.

Piratas como Bartolomé Sharps, Basilio Ring Rose, Guillermo Dmpier, William Parker dominaron estas aguas, pero el mas famoso y temerario fue Henry John Morgan.


En 1668, Portobelo fue tomado por el temido Morgan.





Una crónica relata:

“Llegan al puerto de Naos, a diez leguas de Portobelo.

Es de noche y a la población apenas se le da tiempo de organizarse.

Morgan primero ataca el convento, saca a monjas y sacerdotes, mientras el gobernador de Portobelo se atrinchera  con sus soldados, sin dejarse intimidar por la fuerza y el ataque sorpresa de los piratas.








Morgan lanza a los religiosos por delante para que el gobernador no dispare y se rinda, pero no, las monjas y sacerdotes van cayendo de uno en uno sin que éste ordene el alto al fuego, y a pesar de verse perdido, pues se le habían acabado las municiones, siguió peleando con su espada, y lo hizo con tanta furia que logró llevarse a varios asaltantes al otro mundo; pero Morgan logra desarmarlo y no tiene compasión de él y lo destaza frente a su esposa e hijos.”




El capitán Henry Morgan, se convirtió en la pesadilla del imperio español del siglo XVII  antes de perder cinco naves en las Indias Occidentales.

En el 2010 , Fritz Hanselmann, arqueólogo submarino con el Instituto de Sistemas de Río y el Centro de Estudios Arqueológicos de la Universidad Estatal de Texas, recuperó del océano , en las costas de Panamá, parte de sus pertenencias, espadas, barriles, los pechos que pertenecían a uno de sus barcos y seis cañones.




Hanselmann  dice :
"Morgan fue uno de los corsarios más infames de todos los tiempos, por lo que esta es una oportunidad única para utilizar la investigación arqueológica y cerrar la brecha entre la ciencia y la cultura popular".


En 1670 el capitán Henry Morgan amasó la flota más grande jamás vista en el Caribe y puso su mirada en la ciudad de Panamá, la ciudad más rica en el hemisferio occidental.

En el camino, su buque insignia, "El Satisfacción" , y cuatro otros barcos galeones que le seguían, encallaron en el arrecife Lajas en la base del Fuerte de San Lorenzo, que guarda la desembocadura del río Chagres, el único canal que conduce a la ciudad de Panamá.



A pesar del revés, Morgan y sus hombres aseguraron el fuerte, navegaron por el Chagres y finalmente tomaron la ciudad de Panamá entrando a través de una densa selva tropical.

Ahora el capitán va a vivir de nuevo en el Panamá del siglo 21.







Francis Drake, el temido corsario, apodado “El Dragón” , el primer inglés que dió la vuelta al mundo, atacó también a Portobelo, y allí murió “presa de las fiebres” y  la disentería en 1596.


Los restos  del corsario   fueron sumergidos por sus hombres  en las aguas de las costas de la ciudad fortificada en un sarcófago de plomo.



En los últimos años se han realizado varios intentos infructuosos por localizar el féretro con los restos  de Drake.

Pero el más salvaje y sanguinario de los piratas fue Francois Nau, conocido como “El Olonés”.

Llegó a las Antillas alistado en el ejército francés, cumpliendo el servicio militar. Una vez terminado, prefirió quedarse en Santo Domingo en compañía de los aventureros y filibusteros que allí habitaban.



Se fue aficionando al estilo de vida de aquellas gentes de las que aprendió mucho para sus futuras hazañas.
Mas tarde se convertiría en un autentico sádico.

Disfrutaba decapitando a sus cautivos, bebiéndose su sangre y abriendo en canal a sus víctimas.
Las fechorías de este carnicero culminaron cuando, huyendo de la persecución de una nave española, arribó a una isla poblada de caníbales que terminaron comiéndose a este azote de los mares.



En 1739 el 22 de noviembre  el Almirante Edward Vernon, comandante en jefe de las fuerzas navales británicas en las Indias Occidentales, capturó Portobelo.
Los británicos celebraron aquel éxito con todo tipo de celebraciones y realizando homenajes a Vernon, a quien convirtieron en un héroe nacional.

El propio rey Jorge II de Gran Bretaña asistió a una cena celebrada en su honor y en Inglaterra se le dio el nombre de "Portobello Farm" a una granja que un siglo mas tarde se convertiría en "Portobello Road" al oeste de Londres.




Vernon dejó claro la vulnerabilidad del sistema de comercio español y provocó un cambio.

A partir de entonces pasaron de tener pocas flotas compuestas por muchos barcos transportando mercancía entre muy pocos puertos, a tener muchas flotas con pocos barcos intercambiando mercancías entre muchos puertos.

Se comenzaron a utilizar otras rutas comerciales a través de Filipinas y el Cabo de Hornos, dando la vuelta a África.

La economía de Portobelo se resintió y no se recuperó hasta la construcción del Canal de Panamá.