Buscador de Castillos

martes, 8 de septiembre de 2015

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

Leyendas Españolas. Leyendas de castillos Medievales. Castillos Encantados. Viajar por la Historia.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

El castillo de Monterrey

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.


Es una fortaleza-palacio, ubicada en la parroquia de Santa María del municipio de Monterrey (Orense), Galicia, España.

Situado sobre una colina, domina todo el valle del río Támega.
Es una de las fortalezas mejor conservadas de Galicia.

Se edificó sobre los restos del Castro de Baroncelli o Baroncelle, y a lo largo de su historia, en su estratégico complejo se asentaron algunos de los más poderosos linajes, como los Ulloa, los Zúñiga, los Biedma, los Fonseca, los Acevedo o los Duques de Alba.

Las primeras noticias del lugar provienen de las poblaciones asentadas en el valle a principios del siglo X y sobre el castillo, en el año 950.


Monterrey y la Reina Loba de Galicia.


La comarca, con las tierras del valle, formaba parte del señorío del monasterio de Celanova.

El castillo pasó por varias manos, pero sus abades lo consideraban como una amenaza a su autoridad, por lo que buscaron la protección de la Corona, llegando a obtener del rey Alfonso IX, en 1213, un privilegio que ordenaba la demolición de las defensas del castillo, aunque no se llegó a cumplir y pasaría a dominio de la Corona.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

En 1366 el castillo adquirió importancia y fue el refugio de Pedro I el Cruel en la guerra civil que le enfrentó a su hermanastro Enrique de Trastámara.
Cuando la guerra civil concluye, el nuevo rey, ya Enrique II le concede el dominio de Monterrey.

Años más tarde, el rey Juan I de Castilla concedió los derechos sobre el castillo, mediante matrimonio, a don Diego López de Zúñiga.
Su hijo llevó el título de vizconde de Monterrey, y después los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, concedieron el título de primer Conde de Monterrey a Sancho Sánchez de Ulloa y Monterroso, que habría heredado su patrimonio en 1461 después de pleitear durante casi veinte años con Francisco de Zúñiga.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

En 1506 se entrevistaron en este lugar Felipe el Hermoso y el Cardenal Cisneros.

En la edad moderna fueron construidas bajo la dirección de los ingenieros de la Corona, Juan de Villarroel y Carlos de Grunemberg, dos recintos auxiliares abaluartados que defendían los existentes conventos de los franciscanos y de los jesuitas.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

Aquí fue impreso el primer incunable gallego.


En 1510 volvió a pasar a manos de la realeza hasta que Fernando el Católico la vende al arzobispo Alonso de Fonseca.
En el siglo XVII por el conflicto con Portugal se modernizan las defensas, que se completan en 1711 por la Guerra de Sucesión.


Durante la Guerra de la Independencia Española, en enero de 1809 el Marqués de la Romana convierte a Monterrey en el cuartel general del Ejército de Galicia hasta que el mariscal Soult tomó la fortaleza.


Está considerada por muchos autores como la mayor acrópolis gallega, siendo un enclave estratégico para la defensa de la frontera con el cercano Portugal.

Los elementos conservados más antiguos corresponden a los años del reinado de Alfonso IX, correspondiendo la mayor parte a la época del primer conde de Monterrey, Sancho Sánchez de Ulloa.

Tiene tres recintos amurallados sobre una alargada loma.
En el primero y más alejado del núcleo central se encuentra actualmente el Parador Nacional de Verín, y entre éste y el núcleo se conserva un crucero del siglo XVII.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

Al segundo recinto se accede a través de una puerta flanqueada por dos cuerpos de guardia con aberturas, reforzando el resto del recinto con varios baluartes.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.


Al último recinto se accede a través de una puerta con arco apuntado formado por grandes dovelas, siendo la mejor conservada del complejo.



Sobre ella se encuentra el escudo de Monterrey, que consta de cuatro cuarteles con las armas de los Acevedo, Ulloa, Viedma y Zúñiga, y sobre ellos el escudo de los Fonseca.


Corren muchas leyendas sobre esta zona, pero la mas popular es la de La Reina Loba.



 LEYENDAS DE LA REINA LOBA

De GALICIA



Monterrey y la Reina Loba de Galicia.
Contaban que en la provincia de Orense, vivió una poderosa reina, tan cruel y despiadada que todos la conocían como  "la Reina Loba".

Como tributo por vivir en sus tierras , obligaba a los campesinos  que le entregasen todos los días , una vaca, un cerdo, y una carreta llena de frutas y verduras.

Rodeada de una corte tan sanguinaria y cruel como ella, sus servidores arrasaban e incendiaban casas y cosechas, incluso asesinaban de la manera mas cruenta a familias enteras, delante de todo el pueblo para sembrar el terror y obligarles a pagar sus tributos.

Las familias campesinas se turnaban en esta entrega de vituallas, por miedo a los servidores de la Loba, pues muchos no volvían jamás.

En este clima de terror vivía toda la comarca, cuando le llegó el turno de entregar los alimentos al pueblo de Figueirós.

Sus vecinos se reunieron en asamblea, aquel año había sido duro y entregar un pago tan elevado, todos los días y durante un año, significaba su ruina, por lo que decidieron no pagar.
Sabían que aquella decisión supondría su muerte, pues sin dudar , La Loba mandaría sus huestes contra ellos, y serían perseguidos y muertos.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

Decidieron que si tenían que elegir, entre morir de hambre o a manos de los sicarios de la Loba, lo mejor era morir combatiendo contra ella.

Así que decidieron prepararse.
Hicieron lanzas y jabalinas, arcos y flechas, tomaron piedras y garrotes, y así, armados hasta los dientes y lo mejor que pudieron, una noche, aprovechando la oscuridad, marcharon hacia el castillo de la salvaje mujer.

El castillo estaba en calma, todos dormían.
Demasiado tranquilos y confiados en el terror que habían sembrado en la comarca, descuidaban la vigilancia de las murallas.

Nunca nadie se había atrevido a desafiar su poder, ni contaban con que tal cosa pudiera suceder.
Sigilosamente, los vecinos de Figueirós, treparon murallas y abrieron puertas sorprendiendo a los sicarios de la Loba.

Un breve, pero encarnizado combate, dio la victoria a los lugareños, que se lanzaron escaleras arriba en busca de la Loba.
Ésta, alertada con el ruido del combate, se había refugiado en la torre más alta, pero ninguna puerta era lo bastante segura para resistir a tantos asaltantes.

Cuando vio ceder la puerta  y no queriendo caer en manos de aquel tumulto enloquecido, la Loba corrió hacia la muralla y se arrojó al vacío, muriendo destrozada contra las rocas.

Con su muerte, acabó el suplicio de los habitantes de la comarca, que recordaron durante siglos, con romances y canciones, el valor de los vecinos de Figueirós.

Los vasallos de la reina Loba, agradecidos, compusieron esta copla, que todavía se repite en toda la comarca:

Mataste a reina Loba,
pueblo de Figueirós,
mataste a reina Loba,
fidalgo quedaste vos.


Otras leyendas hablan de la Reina Lupa
y pertenece a las Leyendas Jacobeas

La leyenda de la Reina Lupa y 

el Apóstol Santiago

El Apóstol Santiago había sido decapitado y Herodes prohibió su enterramiento.

Los siete discípulos que siempre le habían acompañado , 
por la noche, despistando a la guardia romana,
  robaron su cuerpo.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

Ocultamente lo llevaron hasta el puerto de Jaffa donde milagrosamente encontraron una nave sin remeros ni piloto en la que embarcaron dos de ellos, Teodoro y Atanasio, junto con el cuerpo del Apostol.

Protegida por la oscuridad y las nieblas de la noche, la barca sin timón viajó durante siete días a la deriva, hasta que por fin se acercó a las costas de Galicia. 

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

La embarcación se guiaba sola hacia la entrada del puerto de Iria Flavia,  muy importante en aquellos momentos.

Los hombres saltaron a tierra, amarraron la barca, y sacaron de ella el cuerpo sin vida envuelto en una blanca sábana del Apóstol.

En busca de un lugar adecuado para darle noble sepultura , divisaron a lo lejos un magnífico castillo. 

Hacia allí se encaminaron y, al llegar, pidieron audiencia al señor de la fortificación.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

Les llevaron ante la Reina Lupa, céltica señora de aquellas tierras, hija de Don Cayo Julio Cesar (Dictador de Roma) y de Doña Cornelio Cinna (Princesa de Cornelia).

Al marchar su padre triunfante a Roma, la dejó en Galicia, como reina y señora. Soberbia , brava y feroz , al principio mostró cierto interés por la historia de los cristianos.

«Trasladan el sagrado féretro a un pequeño campo de cierta señora llamada Lupa», recoge el Liber Sancti Jacobi del Códice Calixtino, en los primeros decenios del s. XII.

Pero en realidad no sabía que hacer. 
Desconcertada los envió a Dvgivm en Cabo Neiro (Duio-Fisterra) lugar donde vivía el sumo sacerdote del Ara Solis, llamado Regulus,  quien desconfiando de los intrusos los mandó apresar.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

Estando Teodoro y Atanasio en su celda, unas luces aparecieron durante la noche formando una puerta invisible en el muro y por donde escaparon, siendo de inmediato perseguidos, pero los soldados no pudieron atravesar un puente en el río Támara (Tambre) que inmediatamente después de ser cruzado por los prófugos, se derrumbó impidiendo el paso de los perseguidores.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.
Pico Sacro fotografía de dispara.org
Teodoro y Atanasio, se dirigieron de nuevo ante la presencia de la Reina para solicitarle una carreta y una pareja de bueyes con los que trasladar los restos del maestro y materiales para una sepultura.

La Reina quiso engañarlos una vez mas.
Los envió al monte Ilianvs donde aseguraba que en sus laderas había bueyes mansos.

Al llegar allí se encontraron con bravísimos toros salvajes, además de un Dragón que custodiaba el monte.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.


Las bestias los atacaron pero Teodoro y Atanasio consiguieron vencerlos por medio del amansamiento provocado por los rezos haciendo repetidas veces el signo de la cruz.
El dragón cayó muerto.


Cogieron los dos toros mas fuertes y se encaminaron hacia la cima del Pico Sacro.






Los animales andaban solos, nadie les guiaba, 
 en un momento del camino los toros escarbaron con sus pezuñas en la tierra y de ella brotó agua, formándose una fuente.

Luego prosiguieron su camino deteniéndose en un campo denominado Arcis Marmoricis, en el bosque de Liberdvnvm (Libredón), en el se encontraba la tumba romana de Viria Moeta, nieta la Reina Lupa.

Allí había mandado construir un mausoleo para su nieta, muerta con dieciséis años.

Monterrey y la Reina Loba de Galicia.

Allí ofreció la Reina Lupa el lugar para sepelio del Apóstol,.
Años mas tarde, sobre ese mismo sepulcro, se edificó la Iglesia Basílica de San Jacobo (Santiago) y en sus alrededores se formó la urbe de Santiago de Compostela.

Mas Información y Fuentes: