Buscador de Castillos

martes, 27 de octubre de 2015

El Castillo de Bran

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El Castillo de Bran


Encontrado en topdreamer.com


Es una fortaleza medieval localizada en la actual Rumania.
Situado cerca de Braşov en Transilvania, es un monumento nacional y uno de los puntos clave del turismo rumano.

El castillo de Bran fue construido por los caballeros de la Orden Teutónica alrededor de 1212, cuando fueron recibidos en el Reino de Hungría, después de ser derrotados por los sarracenos en Tierra Santa y regresaron de Palestina a Europa. 

Encontrado en viajero-turismo.com

Su valor estriba en su antigüedad y arquitectura, aunque se le relaciona con el personaje de ficción Drácula. 

Vlad III Drăculea, (el empalador), el personaje histórico real en el que se inspiró Bram Stoker, para su novela "El conde Drácula", realmente vivió en el Castillo de Poenari, hoy parcialmente en ruinas.

Sí es cierto que vivió aquí durante un tiempo, aunque no en un sarcófago, como lo hacía “El Maligno”, sino planeando un ataque en contra de los húngaros para recuperar el trono de Valaquia que habían perdido su padre y hermano: el primero asesinado al tratar de huir luego de perder la batalla; el segundo capturado, cegado con un hierro incandescente y enterrado vivo.

Encontrado en topdreamer.com


En la juventud, se le negó el trono de su padre del estado de Valaquia. 
Debido a eso, se convirtió en un guerrero sin miedo y realmente sádico.

Asesinaba a todos los que se opusieran a su reinado en aquella región. 
Era un hombre que disfrutaba de la crueldad. 
A menudo sus víctimas eran empaladas, quemadas o martirizadas. 

Vlad el Empalador , fue Príncipe de Valaquia (hoy el sur de Rumania) entre 1456 y 1462.
Se hizo tan famoso por su manera de castigar a los enemigos y traidores.
Según documentos de cierto delegado papal de la corte húngara, lo describen así:

"No era muy alto, pero sí corpulento y musculoso. 
Su apariencia era fría e inspiraba cierto espanto. 
Tenía la nariz aguileña, fosas nasales dilatadas, un rostro rojizo y delgado y unas pestañas muy largas que daban sombra a unos grandes ojos grises y bien abiertos; las cejas negras y tupidas le daban aspecto amenazador. 
Llevaba bigote, y sus pómulos sobresalientes hacían que su rostro pareciera aún más enérgico. 
Una cerviz de toro le ceñía la cabeza, de la que colgaba sobre unas anchas espaldas una ensortijada melena negra".


En cierto modo era un tipo de monstruo, pero algunos rumanos le vieron como un héroe, un patriotas que se reveló contra el yugo de los turcos, húngaros e incluso de su propia religión ortodoxa. 

Un estratega satanizado por las atrocidades que cometió para sobrevivir y mantener íntegro su territorio.
La fama de Vlad el Empalador de sádico y asesino sediento de sangre inspiró la creación de Drácula el Vampiro.

El castillo alberga mobiliario medieval, armas, escudos, armaduras e instrumentos de tortura de la época. 

Encontrado en https://flic.kr/p/4NQqBW


Los estrechos pasadizos te llevan a través de cuartos de descanso, dormitorios, estudios, terrazas y azoteas. 

En el centro de la fortaleza se halla un atrio con un pozo junto una gran balanza de madera donde colocaban a los acusados de herejía para pesarlos contra cierto número de piedras y medir si tenían al diablo en ellos. 

El castillo labrado en las montañas también fue hogar de la reina María de Rumania, cuyo corazón fue colocado en un sarcófago dentro la roca.

La fortaleza está emplazada en la frontera entre Transilvania y Valaquia y su arquitectura es única.



La primera fortaleza fue arrasada con el paso del tiempo, la estructura actual tal como la conocemos hoy, fue erguida por órdenes del rey Luis I de Hungría en el 1377, para cumplir una función comercial y defensiva contra el voivoda de Valaquia.

Luego de terminada la Primera Guerra Mundial, en 1920, se firmó el Tratado de Trianon, donde la región de Transilvania fue cedida al Reino de Rumania, y con esto, el castillo de Bran pasó a pertenecer a la administración rumana.

El castillo está abierto para los turistas, quienes pueden ver el interior solos o en un tour guiado. 
En el exterior del castillo hay ejemplos de tradicionales casas rumanas.