Buscador de Castillos

viernes, 23 de octubre de 2015

La Casa-fuerte de Bezmiliana y La Cueva del Tesoro

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

La Casa-fuerte de Bezmiliana


Encontrado en panoramio.com

Es una fortaleza costera situada en el Rincón de la Victoria, en las afueras de Málaga.
Fue edificada en 1766, durante el reinado de Carlos III. 
Su misión era proteger el litoral de las posibles incursiones de buques de naciones hostiles, fundamentalmente Francia e Inglaterra. 

Encontrado en google.es
Como edificación de carácter militar, su fábrica es sencilla y austera, primando lo funcional y sin concesiones a los adornos. 
La planta es cuadrangular y presenta dos torreones colocados diagonalmente, así como un foso. Su altura es de dos plantas y los muros fueron realizados en mampostería.

Encontrado en myguiadeviajes.com

En el Rincón de la Victoria estuvo la ciudad islámica de Bezmiliana. 

La Cueva del Tesoro


Muy cerca de la fortaleza se encuentra la conocida como la Cueva del Tesoro, en el Rincón de la Victoria, de las afueras de Málaga.

Encontrado en google.es
De esta cueva se cuenta que en 1786 se encontraron unas huellas de pies descalzos tan grandes que cada uno de ellos ocupaban el ancho y el largo de dos pies de los nuestros. 

La cueva, de origen marino (una de las tres únicas grutas de este tipo que se conocen en el mundo), se asocia con la leyenda de que allí ocultó el emir de los almorávides, Tasufin ibn Alí (siglo XII),  un fabuloso tesoro.

Encontrado en google.es

El estudioso Manuel Laza Palacios consagró su vida al estudio de esta cueva y a la búsqueda del tesoro, pero solo encontró cinco dirhemes de oro y una lámpara árabe. 
Laza pensaba que la cueva había sido un santuario prehistórico de la diosa lunar Noctiluca. 

En sus alrededores se encontraron importantes yacimientos prehistóricos, además de pinturas rupestres. 

Encontrado en lugaresconhistoria.com



En el interior de la cueva, por donde han pasado diversas civilizaciones del Neolítico y del Paleolítico, además de los fenicios, se pueden contemplar también réplicas de piezas de cerámica y sílex. 
También han aparecido restos humanos y de animales.

El mar formó galerías típicas de cuevas submarinas, con columnas y gargantas que son la base de la Cueva del Tesoro. 
Con el tiempo, una vez emergida la zona sobre el nivel del mar, las filtraciones de agua dulce fueron constituyendo formaciones de estalactitas y estalagmitas, propias de cuevas de origen terrestre y de la erosión por agua dulce. 
Más de 2,5 kilómetros de extensión componen las bellas galerías subterráneas.

La cueva está llena de lagos,  descensos por rampas entre pasadizos estrechos, columnas gigantes, gargantas y techos catedralicios. 
En las rocas, que adquieren caprichosas formas de animales como cerdos, camaleones o peces, todavía se aprecian las huellas de las olas del mar, que han tallado la caverna a lo largo de millones de años con típicas formaciones calizas. El silencio de la cueva, incluso con sus ecos y su fresco subterráneo, se presta para la práctica espiritual y la adoración.

Encontrado en google.es


No terminan las historias de leyenda en torno a este mágico lugar. 
Una sala del recorrido por la Cueva del Tesoro lleva el nombre del romano Marco Craso, quien habría utilizado el espacio como refugio al huir de persecuciones políticas de Roma. 

Sucedió en el año 86 a.C., según lo documenta Plutarco en sus Vidas paralelas. 

La Sala del Suizo hace referencia a la historia más trágica, la de un tal Antonio de la Nari que, atraído por la leyenda del tesoro, murió en una de las explosiones con pólvora que él mismo llevaba a cabo, allá por 1847.

FUENTES

http://lugaresconhistoria.com
https://es.wikipedia.org