Buscador de Castillos

domingo, 8 de noviembre de 2015

El Castillo de Castellet. El Asesinato de Ataulfo

Leyendas españolas. Leyendas en el tiempo.

El Castillo de Castellet 

Encontrado en 500px.com

Se encuentra en Castellet i la Gornal , al sur de Barcelona muy cerca de Sitges y Vilanova i la Geltrú.

Los trabajos arqueológicos que se han llevado a cabo recientemente en esta zona, afirman que donde está situado el castillo ha habido presencia humana desde la época de los íberos, hace 2.500 años, y que el lugar siempre ha estado vinculado a la vigilancia de las vías de comunicación: el río Foix y la Vía Herculia, después llamada Vía Augusta, que hoy es la autopista AP-7.

Encontrado en taringa.net

El castillo de Castellet se levantó en el año 977.
Su primera fisonomía era muy básica, formado tan solo por un “domicilium”, la torre de vigilancia, la torre de homenaje y una pequeña muralla que cerraba el conjunto.
Más que un castillo era una gran casa fortificada donde se almacenaban armas y alimentos para los soldados que llegaban a sus fronteras con la misión de defenderlas en las batallas de la Reconquista.

Encontrado en 500px.com

Durante los siglos X y XI, la zona se convirtió en una frontera muy conflictiva. Separaba Al-Ándalus de los condados cristianos.
Las fronteras cristianas fueron ganando terreno y poco a poco, expulsando a los árabes hacia Granada.
Se creó una vasta red de castillos que mantenían entre ellos comunicaciones visuales cubriendo grandes extensiones de terreno y ayudándose unos a otros.

Muchos castillos militares perdieron importancia y se dejaban perder en el tiempo ya que al estar colocados en puntos de difícil acceso hacían muy complicada su conservación.

Encontrado en commons.wikimedia.org

No pasó esto con el castillo de Castellet, que por su estratégica situación a escasos kilómetros de importantes vías de comunicación supuso un buen emplazamiento para los nobles que podían ejercer su poder feudal desde allí.
El castillo de Castellet derivó de castillo militar a residencia.

La fortaleza tuvo una gran importancia estratégica hasta el siglo XVI.
En estos siglos la posesión del inmueble alternó entre varios linajes de feudatarios.
A partir de ese momento, el castillo fue encadenando periodos de decadencia hasta llegar al estado de ruina.

https://flic.kr/p/4hsgGd

Entre 1928 y 1930 se realizó una restauración parcial de la fortaleza, que comprendió las estructuras de la parte central y de poniente.
La parte sur no se vio modificada en estos trabajos, que determinaron su actual perfil.
Al cabo de los años el castillo fue declarado bien cultural de interés nacional.


Aquí , muy cerca del castillo sucedió un acontecimiento terrible entre romanos y visigodos.

El asesinato de Ataulfo



Honorio consideraba la boda de su hermana Gala Placidia una puna infamia, un ultraje para el pueblo romano.
Había sido secuestrada por los visigodos y poco después, se había casado con su rey, Ataulfo.

Constancio, el magíster millitum de Honorio, estaba celoso y envidioso de la suerte de Ataulfo, siempre había estado enamorado de Gala y ahora la había perdido para siempre en manos de los bárbaros visigodos.

Furioso animó al emperador a proclamar la guerra contra los visigodos.

Rápidamente organizaron los ejércitos de Roma que se aliaron con las tribus bárbaras del Rhin.
Una inmensa mole guerrera encaminó sus pasos hacia el sur de las Galias.



Y la guerra estalló con total virulencia, batallas sangrientas, miles de muertos.
Los godos apenas podían resistir el empuje furioso de los romanos.
Constancio estaba determinado a recuperar a Gala Placidia y matar con sus propias manos al rey Ataulfo.

Fue una campaña relámpago en la que los visigodos no tuvieron otro remedio que retroceder y replegarse hacia el sur.
Y en el sur estaba Hispania.



En el invierno del 414- 415, los visigodos atravesaban los Pirineos y llegaban a Hispania.
Su primer asentamiento fue Barcino, la actual Barcelona, por entonces en posesión de los vándalos.

Rápidamente expulsaron a los vándalos y poseyeron aquella hermosa ciudad. Gala Placidia gozó de unos meses felices en la nueva ciudad de Barcino, disfrutando del amor de su rey Ataulfo y de su avanzado embarazo.

Poco después nació su hijo, al que llamó Teodosio, como su abuelo romano.
El niño tenía sin duda un grandioso futuro, ya que, algún día, podría incluso dirigir el Imperio Romano de Occidente, junto con aquellas tierras.
A fin de cuentas, su tío Honorio no tenía hijos.

El emperador Honorio no quería saber nada de su hermana y mucho menos de su sobrino.
Una cosa era que a Gala la hubieran raptado y otra muy distinta es que se hubiera casado tan rápidamente con aquel bárbaro.
Por desgracia la vida del pequeño fue muy corta, murió cuatro semanas después de haber venido al mundo.

Entre los visigodos también existían conjuras.
La historia de los reyes godos está teñida de sangre.
Sólo la mitad de los monarcas murieron pacíficamente en la cama, el resto fueron asesinados mediante la espada o el veneno.

Y a Ataulfo le esperaba la misma suerte.

Era el verano de 415 d.C.
Un grupo de godos comenzaron a planear acabar contra Ataulfo.
Empezaron corriendo la voz de que estaba dominado por Gala y que era ella la que tomaba las decisiones que dirigían al pueblo. 
Le llamaron Ataulfo el blando.

Le acusaron de estar hechizado por el embrujo de la romana Gala.

Sigerico era el cabecilla de la conjura.
Lo tenía todo bien planeado para hacerse con el trono visigodo. 
Su rabia y su odio contra los romanos era enfermizo.
Sus palabras lo demostraban:
“Ataulfo humilló a mi linaje en las Galias.
Llegada es la hora de cobrarme sanguinaria venganza en él y en esa romana que tiene por esposa ”.

Aprovechando la dolorosa situación por la que atravesaba la pareja por la muerte prematura de su hijo Teodosio,  mandó a un esclavo, llamado Dubius, para asesinar al rey Ataulfo.
Este se encontraba meditando en las cuadras reales, acariciando a sus caballos, cuando de la penumbra, surgió Dubius, que le asestó un golpe mortal con su espada por la espalda al rey visigodo.

Allí quedó tendido Ataulfo, moribundo, mientras la noticia llegaba a oidos de Gala, que desesperada corrió a reunirse con él.

Dicen que se abrazaron en un tremendo momento de agonía.
Ella era consciente de la suerte que corría, pero, sobretodo, lo que inundaba de pena su corazón era la desaparición del hombre al que más había amado en su vida, el rey Ataulfo.

El rey , muriéndose , le susurró a Gala que quería que su heredero fuera su hermano Walia.


Pero Sigerico se adelantó.

Y así comenzó la semana mas trágica del pueblo visigodo.
Sigerico mató a los seis hijos del primer matrimonio del asesinado rey.
Después sometió a toda suerte de vejaciones a la reina Gala Placidia.
La degradó convirtiéndola en esclava pero no se atrevió a ejecutarla, era demasiado importante en Roma.

Durante el desfile previo a la coronación, el nuevo rey la hizo caminar descalza delante de su caballo, mezclada con un verdadero enjambre de esclavos, durante dieciséis kilómetros, hasta la Catedral de Barcelona, donde fue coronado.

Gala Placidia soportó todo esto con absoluto estoicismo. Había pasado de reina y esposa querida a viuda y esclava de un hombre con un odio sin límites.
Pero el poder de aquél rey solamente duró una semana.

Walia, hermano de Ataulfo y legítimo heredero, reunió a cuantos efectivos pudo, buscando apoyos dentro de la nobleza, consiguió derrocar a Sigerico asesinándolo.


Walia asumió al fin el poder visigodo.
Rápidamente restituyó los honores y derechos de Gala Plasidia.
Se enviaron mensajeros a Roma.

A cambio de una provisión de trigo de 600 000 modii (unas 5400 toneladas), Walia se comprometía a devolver a Gala Placidia sana y salva al imperio,
 en tanto él se comprometía a luchar como aliado de Roma contra suevos, vándalos y alanos en toda la península ibérica.

Los romanos accedieron.
La princesa viajó de regreso a Roma con su séquito y tuvo un recibimiento multitudinario acompañada por su hermano Honorio y el general Constancio.

Gala Placidia tuvo que casarse forzosamente con el general Constancio.
De esta unión nacerían dos hijos: el futuro emperador Valentiniano III y Honoria.

Constancio fue declarado emperador junto con Honorio en el año 421, 
pero murió meses después, quedando Gala Placidia nuevamente viuda, 
aunque sucediendo en el trono a su marido, 
gobernando Roma conjuntamente con su hermano.

Después, por sus diferencias con su hermano Honorio, tuvo que exiliarse a Constantinopla acompañada de sus dos hijos.



Mientras su hijo Valentiniano llegaba a la mayoría de edad, Gala regentó los designios del Imperio Romano de Occidente con gran habilidad,  inteligencia, y diplomacia, haciendo de su regencia un periodo feliz para su pueblo.
Finalmente, su hijo accedió al trono imperial.

Al final de su vida mandó construir diversas iglesias como muestra de su fe cristiana, como las basílicas de San Juan Bautista y de la Santa Cruz en Rávena.
Falleció en el año 450 d. C.

Tenía sesenta años y dicen que no había perdido ni un sólo ápice de su belleza. Fue la mujer más importante del siglo V.




En el mausoleo de Gala Placidia, fue enterrada junto con Teodosio, Constancio,  Honorio, y su hijo Valentiniano.

Todos los hombres de su vida, menos el mas importante, su gran amor, por el que había renunciado a todo para casarse con él y marcharse a tierras desconocidas, el rey Ataulfo, que fue incinerado cumpliendo los rituales visigodos en lo que hoy es Barcelona.