Buscador de Castillos

sábado, 28 de noviembre de 2015

El castillo de Manzanares el Real y Los Mendoza

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El castillo de Manzanares el Real

y Los Mendoza




El castillo de Manzanares el Real o Castillo de los Mendoza, es una de las mas importantes muestra de arquitectura militar castellana del siglo XV y uno de los últimos en España. 

https://flic.kr/p/7GcGxA


Erigido sobre una ermita románico-mudéjar en honor a Santa María de la Nava, que data del siglo XIII, el palacio-fortaleza de los Mendoza es, de todas las fortalezas medievales existentes en España, la más conocida y una de las mejor conservadas. Sus obras dieron comienzo en 1475.

https://flic.kr/p/7G8Ks8


Al morir el Primer Duque del Infantado, D. Diego Hurtado de Mendoza, deja sus propiedades a su hijo D. Iñigo López de Mendoza, Conde del Real de Manzanares y Primer Marqués de Santillana. 

https://flic.kr/p/5QJAnM


El castillo tiene planta cuadrada con cubos cilíndricos en las esquinas, salvo en su ángulo sureste en el que se sitúa la Torre del Homenaje. En su lado oriental se adosa un cuerpo secundario de planta rectangular que incluye el ábside de la antigua iglesia.



El conjunto de grandes ventanales de arcos de medio punto consta de patio rectangular y dos galerías sobre columnas octogonales. 
El edificio tiene cuatro torres en sus vértices, adornadas con unas bolas del más puro estilo isabelino. 

https://flic.kr/p/7GcGBW


La galería situada encima del adarve meridional es de traza flamígera sobre antepechos decorados a base de punta de diamante.
Todo el castillo está circundado por una barbacana cuyas saeteras llevan esculpidas en bajo relieve la Cruz del Santo Sepulcro de Jerusalén.
El castillo consta de un patio porticado, de un sótano y de seis plantas.
Fue declarado Monumento histórico artístico en 1931.



Las salas que se distribuyen por el interior de esta fortaleza se destinan a biblioteca, salas de reuniones, conferencias y salas de exposiciones.
Entre sus encantos destaca una interesante colección de tapices del siglo XVII, todos ellos flamencos, hechos sobre cartones de Rubens, algunas armaduras y mobiliario de la época.



Los Mendoza

La casa de Mendoza es una casa nobiliaria española, que tiene sus orígenes en Álava (País Vasco). 
Los Mendoza entraron al servicio del reino de Castilla durante el reinado de Alfonso XI (1312–1350). 

Álava, región montañosa limitada por los reinos de Castilla y Navarra,  era un campo de batalla, en el que las familias señoriales batallaron sus contiendas durante generaciones. 


En 1332, los Mendoza llevaban ya, al menos, un siglo batallando con otras familias nobiliarias alavesas, como los Ayala, los Velasco y los Orozco.
Habían derramado su sangre y perdido vidas, en aquellos episodios, que iban desde las emboscadas nocturnas hasta las batallas campales.
Una vez que entraron al servicio de los reyes de Castilla, se acabaron aquellas contiendas, se incorporaron a la fuerza de combate castellana y los que pusieron sus armas al servicio del rey iniciaron el acopio de recompensas.

La historia se remonta a muchos años atrás, cuando madrileños y segovianos se peleaban por el dominio de las tierras serranas, entre las que se encontraban las del Real de Manzanares. 
Los diferentes monarcas habían ido haciendo transferencias de poder entre Madrid y Segovia, que incluían tierras que temporalmente estaban bajo el dominio de unos u otros.  

El rey Alfonso X el Sabio tomó la decisión en 1239 de quedarse con todo, “ni para unos ni para otros”, todo para el rey y se acabaron las disputas. 
Y esta decisión, acompañada de ciertos privilegios, aprovechamientos y usos para las dos partes, supuso casi un siglo y medio de paz. 
Los distintos monarcas e infantes iban heredando las tierras del Real de Manzanares y no había nada que discutir entre segovianos y madrileños.

En 1375, el monarca Enrique II  adjudicó muchas de las del Real de Manzanares y Buitrago a su mayordomo Pedro González de Mendoza, comenzando el poder de los Mendoza , ya que resultó ser un héroe. 
En 1385 , D. Pedro salvó la vida al monarca Juan I en la Batalla de Aljubarrota, al cederle al rey su caballo para que huyera quedándose en tierra esperando la muerte, que la halló,  mientras el rey se perdía en la distancia salvando su real vida. 

Sepulcro de D. Pedro Gonzales de Mendoza. Catedral de Toledo

Así se narraba la heroica historia en un romance de Hurtado de Velarde en el s. XVII:

Si el caballo vos han muerto,
sobid, Rey, en mi caballo
y si no podeis sobir,
llegad; sobiros hé en brazos.

Poned un pie en el estribo
y el otro sobre mis manos;
mirad que carga el gentio;
aunque yo muera, libradvos.

Un poco es blando de boca,
bien como a tal sofrenaldo
afirmandoos en la silla,
dadle rienda, picad largo…

Dixo el valiente alavés
señor de Fita y Buitrago
al Rey Don Juan el primero
Y entrose a morir luchando…

Agradecido que era el rey, no es para menos, el 1386 entregó el Sexmo de Lozoya a su hijo Diego Hurtado de Mendoza.

Fuentes.- manzanareselreal.org
http://guadarramistas.com/