Buscador de Castillos

domingo, 6 de diciembre de 2015

El Castillo de Cardiff y El Dragón Rojo

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El Castillo de Cardiff  y 

El Dragón Rojo


El Castillo , situado en la ciudad galesa de Cardiff, fue fundado por los normandos en 1091 sobre el asentamiento de un antiguo fortín romano.



Roberto, Duque de Normandía estuvo prisionero en él por orden de su hermano el rey Enrique I de Inglaterra, desde 1106 hasta 1134.

Ha sido escenario de importantes batallas a lo largo de los siglos, los galeses, bajo el mandato de Owain Glyndwr, lo reconquistaron en 1404.
En 1488 pasó a manos de Jasper Tudor, primer duque de Bedford.
En el siglo XIX se construyó un nuevo castillo, con el aspecto de una mansión de estilo victoriano.


Años después, los Bute donaron el castillo a la ciudad.
En la actualidad es un atractivo turístico de la ciudad.

Puede que haya habido al menos dos fuertes romanos en este mismo lugar.
El primero fue probablemente construido alrededor del año 55 d. C. durante la conquista de la tribu de los Siluros.


Desde finales del siglo II hasta mediados del siglo III, este lugar fue ocupado por edificios civiles dedicados al trabajo del metal.

El castillo cuenta con una torre del Homenaje Normanda, construida en una colina donde estaba el Castrum romano.


La Torre Normanda, de la que se conserva el depósito, fue construida alrededor de 1091 por Robert Ftizhamon, lord de Gloucester y conquistador de Glamorgan.


Tras el intento fallido de Robert Curthose, duque de Normandía, hijo mayor de Guillermo el Conquistador, de arrebatar Inglaterra a Enrique I, Robert de Normandía fue hecho prisionero aquí hasta su muerte en 1134.



El castillo, reconstruido en piedra, fue un importante bastión de los Lord Marchers, de las dinastías de Clare y le Despenser, de los Condes Beauchamps de Warwick, de Ricardo de York gracias a su matrimonio con la familia Neville, y de la familia Herbert, Condes de Pembroke.


En el siglo XVIII el castillo pasó a ser propiedad de John Stuart, tercer Conde de Bute, quien se convirtió gracias a su mujer, perteneciente a la familia Herbert, en un gran latifundista, y cuyos herederos desarrollaron los muelles que transformaron Cardiff, que pasó de ser un pueblo pesquero a un gran puerto durante el siglo XIX.

El Dragón Rojo de Gales






La bandera de Gales es la llamada Y Ddraig Goch «El Dragón Rojo».
El origen de la bandera de Gales se remonta a la época en que el territorio era parte del Imperio romano. 
Es muy posible que el dragón rojo haya sido heredado de las cohortes romanas establecidas en el territorio.

Según la leyenda, el origen del dragón proviene de un antiquísima historia en la que cuenta la existencia de dos bestias, un dragón blanco y otro rojo.

Del dragón blanco era la encarnación del mal, y el rojo representaba el bien.
Siempre estaban en un continuo enfrentamiento que provocaban terribles daños a los habitantes de aquellas tierras.


Se creía que por solo escuchar el sonido de sus temibles gritos, las mujeres embarazadas abortaban, las gentes corrían aterradas dominadas por el pánico y el caos reinaba en todo el reino.

Llud, el entonces monarca de Gran Bretaña, decidió acabar con aquella trágica situación, así que le pidió consejo a su sabio hermano Llefelys.
Éste le propone cavar un enorme agujero en el centro del reino y capturar a los dos dragones valiéndose de un caldero lleno de cerveza.
Los dragones fueron capturados y enterrados en un lugar que más tarde sería llamado Dinas Emrys, ya que era considerado como el lugar más seguro para encerrarlos.
Su plan funcionó a medias, ya que ambas bestias quedaron atrapadas durante siglos, pero con vida.



Mucho tiempo después, ya por el siglo V  d.C. , cuando los romanos estaban abandonando la isla Britania, y los sajones, celtas, galeses, jutos (procedentes de Dinamarca)  luchaban para conservar el territorio, un nuevo rey celta llamado Vortigern decidió construir una fortaleza en Dinas Emyrs.

El lugar era estratégicamente perfecto para protegerse de las incursiones sajonas, pero por desgracia la fortaleza era imposible de construirse pues se derrumbaba continuamente.


Consultó a sus magos que le dijeron que tendría que mezclar los cimientos con la sangre de un niño medio demonio, para así hacer fuertes los cimientos.

Se conocía de la existencia de un extraño niño llamado Myrddion Merlinus, fruto de la violación de una niña de sangre real celta, y un romano despiadado. 
El pequeño tenía una mente inquisitiva y una inteligencia fuera de lo común, que le habían llevado a dominar el latín y el griego, además de un talento natural para dominar las hiervas, con tan raros atributos , todos le consideraban un medio demonio y una amenaza.

Merlin
Vortigern mandó a buscar al pequeño Myrddion para sacrificarlo, pero el niño nada mas llegar ante el rey Vortigern, le cuenta los motivos de los continuos derrumbamientos de su castillo. 

Bajo aquellas tierra existía un lago que tendría que dragar para poder colocar los cimientos y debajo de ese lago, permanecían encerrados dos dragones uno rojo y otro blanco, a los que tendría que liberar si quería construir allí su fortaleza
Según algunos, el blanco representaba a los sajones y el rojo a los galeses. 
Merlín también predijo que el dragón rojo sería el vencedor.


Una vez liberados los dragones, comenzó la lucha entre ambas criaturas que terminó con la victoria del dragón rojo.

Años mas tarde, el rey  Uther Pendragon, padre del mítico Arturo de Camelot, decidió tomar la figura del dragón rojo como emblema de su linaje y del país de Gales.