Buscador de Castillos

lunes, 4 de enero de 2016

El Koules y la leyenda del Minotauro

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El Koules



El Koules o "Torre Fuerte", fue originalmente conocido como Rocca a Mare o Castello a Mare, es una fortaleza situada en la entrada del antiguo puerto de Heraklion, Creta, Grecia.


Fue construido por la República de Venecia en el siglo XVI, y todavía está en buenas condiciones.



El puerto de Heraclión, según Estrabón, era el puerto de Cnosos, aunque no hay restos arqueológicos del mismo, y pudo haber existido ya en el año 2000 a. C.



Durante la primera época bizantina, el lugar donde se asienta Heraclión, al igual que otras ciudades de Creta, era regularmente saqueada por los piratas.

La actual ciudad fue fundada en el 824 d. C. por sarracenos que habían sido expulsados ​​de Al-Andalus por el emir Al-Hakam I y se había apoderado de la isla del Imperio Romano de Oriente.



Ellos construyeron un foso alrededor de la ciudad para la protección, y la nombraron rabd al-handaq, El Castillo del Foso.

En 961 las fuerzas imperiales bajo el mando de Nicéforo Focas, desembarcaron en Creta y atacaron la ciudad.



Después de un prolongado asedio la ciudad cayó.
Los habitantes sarracenos fueron masacrados, la ciudad saqueada y quemada hasta los cimientos.


Después se reconstruyó la ciudad manteniéndose bajo el control griego los siguientes 243 años.


En 1204 la ciudad fue comprada por la República de Venecia, como parte de un complicado acuerdo político que implicaba entre otras cosas a los cruzados de la Cuarta Cruzada.

 Los venecianos mejoraron el foso de la ciudad mediante la construcción de fortificaciones enormes, la mayoría de los cuales están todavía en su lugar, como una pared gigante con 7 bastiones y la fortaleza en el puerto.



Koules fue posiblemente fortificada por los árabes entre los siglos IX o X.

En 1462, el Senado Veneciano decidió mejorar las fortificaciones de Candia.
Con el tiempo, la torre bizantina se demolió, en 1523, y el Koules comenzó a ser construido en su lugar.



Viejas naves llenas de piedra fueron hundidas para formar un rompeolas y aumentar el área de la plataforma sobre la que se construyó la fortaleza que fue terminada en 1540.


En 1630, el Koules estaba armado con 18 cañones en la planta baja, y 25 cañones en la vía que conduce a la azotea.



Durante 21 años , la fortaleza fue asediada por los otomanos que finalmente tomaron la fortaleza en 1669, cuando los venecianos se rindieron.

No hicieron ningún alteraciones importantes a la fortaleza, a excepción de las adiciones de algunas almenas y troneras.



Hoy, la fortaleza ha sido restaurada, y ahora está abierto al público realizando exposiciones de arte y actividades culturales.

La fortaleza se compone de dos partes: una alta sección rectangular, y una sección semi-elíptica ligeramente inferior.




La fortaleza tiene dos pisos, y tres entradas , con un total de 26 habitaciones, que fueron utilizados originalmente como cuarteles, una prisión, trasteros, un depósito de agua, una iglesia, un molino y una panadería.
Una torre del faro se encuentra en la parte norte de la fortaleza.



Según Plinio el Viejo, el puerto de Heraklion era la extensión marítima de Cnosos, la ciudad asociada a la leyenda del rey Minos, de su palacio y del Minotauro.

Fue la ciudad más importante de Creta durante la civilización minoica, habitada desde el 7000 a. C. alcanzó su máximo esplendor en el segundo milenio a. C., siendo el palacio más antiguo de Europa.

Está situada a unos 5 km al sudeste de la actual ciudad de Heraclión y al oeste del río Kairatos.

Allí están los restos del palacio de Cnosos, el más conocido de los complejos arqueológicos desde su descubrimiento en 1878.



Los reyes de Cnosos controlaban el mar Egeo y comerciaban con Egipto.

El palacio fue construido hacia el 2000 a. C. y destruido por un terremoto antes de 1700 a. C., para ser reconstruido en los siguientes años.
Sufrió destrucciones parciales hacia el 1650 a. C. e importantes antes del 1400 a. C., cuando fue abandonado para ser reutilizado después por los dorios y romanos.



La leyenda del Minotauro

Según la leyenda aquí fue encerrado El Minotauro, el Toro de Minos, hijo de Pasífae y el Toro de Creta. Un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro.
Fue encerrado en un laberinto diseñado por el artesano Dédalo, hecho expresamente para retenerlo.

Por muchos años, siete hombres y otras siete mujeres eran llevados al laberinto como sacrificio para ser el alimento de la bestia hasta que la vida de éste terminó a manos del héroe Teseo .



 Los catorce jóvenes eran internados en el laberinto, donde vagaban perdidos durante días hasta encontrarse con la bestia, sirviéndole de alimento, ya que el Minotauro sólo comía carne humana, es decir, era antropófago y conforme crecía se volvía más salvaje.

Cuando la criatura se hizo incontrolable, Dédalo construyó el laberinto de Creta, una estructura gigantesca compuesta por cantidades incontables de pasillos que iban en distintas direcciones, entrecruzándose entre ellos, de los cuales sólo uno conducía al centro de la estructura, donde el Minotauro fue abandonado.

 Teseo, hijo de Egeo, se dispuso a matar al Minotauro , se enteró del sacrificio de los jóvenes y decidió él mismo ser parte de la ofrenda para enfrentarse a la bestia.
Al llegar a Creta, los jóvenes fueron presentados a Minos.
Teseo conoció entonces a Ariadna, hija del rey, quien se enamoró de él.
La princesa rogó a Teseo que se abstuviera de luchar contra el Minotauro, pues eso le llevaría a una muerte segura, pero Teseo la convenció de que él podía vencerlo.


Ariadna, viendo la valentía del joven, se dispuso a ayudarlo, e ideó un plan que ayudaría a Teseo a encontrar la salida del laberinto en caso de que derrotara a la bestia.
El laberinto estaba diseñado de tal manera que la única salida era usando un ovillo de hilo, el cual Ariadna le entregó para que, una vez que hubiera ingresado en el laberinto, atara un cabo del ovillo a la entrada.
Así, a medida que penetrara en el laberinto el hilo recordaría el camino y, una vez que hubiera matado al Minotauro, lo enrollaría y encontraría la salida.

Así Teseo recorrió el laberinto hasta que se encontró con el Minotauro, lo mató y pudo salir de él, siguiendo la vuelta del hilo.