Buscador de Castillos

viernes, 26 de febrero de 2016

El castillo de Aracena y La Gruta de las Maravillas

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El castillo de Aracena
y La Gruta de las Maravillas.

Aracena




Se encuentra ubicada en la serranía que le da su nombre, en  la Sierra de Aracena, la cual forma parte de Sierra Morena.
Esta zona ha sido habitada desde la prehistoria como revelan los restos arqueológicos encontrados en la zona y que datan del II milenio a. C.



A sus habitantes se les conoce por el nombre vulgar de “CEBOLLEROS”, la explicación de ello parece ser el intenso cultivo de esta planta desde tiempos inmemoriales, aunque algunos atribuyen dicho nombre a otras hipótesis.



Como la procedencia mas antigua a la población , ARCILASIS, palabra que 
proviene de ARX y LUCIS, que significa “Castillo de las Peñas”. 
Se considera una denominación de origen griego. 

A este dato sobre el origen griego de la población hace referencia también la interpretación de la Matrona que preside su escudo.



ARUNDA: Un vocablo de origen latino que proviene de ARAI, que significa “montaña”. Se podría traducir por “lugar montañoso productor del sustento”. 

Otra teoría nos habla de su origen romano basándose en el sufijo –ENA, denotado de lugares pertenecientes a una persona concreta. En este caso se referiría a un tal ARETIUS o ARCIUS, antiguo poseedor de estas tierra y podría traducirse por “VILLA ARETINA” o “VILLA ARCIANA”.





Otra interpretación hace referencia a un posible origen árabe: ARAI SENTÉ, pertenece al latino ARAI y SENE. Se cree que hace referencia a los Zenetes, pobladores de una tribu berberisca del Norte de África, que fundaron Zenet, zona del país enmarcada entre la campiña Sevillana y Moura, por lo que Aracena estaría incluida. Su significado es “Cabeza de Montaña”.

Sobre el Escudo de Aracena


La encina significa duración y fecundidad .
El Castillo significa fortaleza.
La Cruz simboliza el sentido cristiano de Aracena.
El cetro y la Corona indican el carácter poderoso de la ciudad.

La mano que aparece en acción de abrir con llave la puerta significa la necesidad de la ayuda de Dios para poder conquistar la plaza.
La locución latina “HAC ITUR AD ASTRA”, que aparece en la banda que se ondula, se traduce por la frase en castellano “POR AQUI SE VA A LAS ESTRELLAS”. Esto hace alusión a lo elevado de su posición geográfica.

El castillo tiene forma circular y esta rematado por torres, lo que demuestra haber sido adquirido y reconquistado por la corona castellana.
Las cinco coronas que aparecen en el centro se corresponden a las cinco dominaciones que fue sometida la población: túrdulos, griegos, cartagineses, romanos y godos.
La espada desenfundada y colocada en palo, es decir, hacia arriba, indica justicia y poder soberano, el cetro, la dignidad real, la matrona helénica, indica el origen griego del pueblo.

La encina, en el extremo derecho del escudo, es el emblema del animo fuerte de la fecundidad en empresas valerosas, es decir, del éxito en las luchas y conquista de la ciudad.

La cruz es el símbolo inequívoco de haber pertenecido a la Orden Militar de los Caballeros del Temple.

En cuanto a los objetos que lleva la matrona helénica, la cesta significa la fecundada en empresas valerosas, es decir, el éxito en las luchas y conquistas de la ciudad; el laurel, la buena fama, y la rama de olivo, la paz.

En cuanto a los metales del escudo original, entre ello el oro, significa que este es un lugar rico, poderosos y lleno de fe, obligado a favorecer a sus pobres y en la defensa del príncipe, monarca o caudillo que en cada época reine. 
La plata simboliza pureza y verdad.

El color azul significa justicia, e impone que sus servidores obtengan la justa remuneración por sus servicios.

El rojo, el valor y atrevimiento y obliga a defender a los oprimidos injustamente.

El verde, la esperanza y libertad, haciendo que se cuide y mire por los labradores y campesinos.

El negro es el emblema de la ciencia y la afición por lo que significa un compromiso para aliviar a viudas, huérfanos y eclesiásticos.

El castillo de Aracena




El actual castillo se levantó sobre una antigua fortaleza musulmana en el siglo XIII.
La edificación fue tomada posteriormente por los Templarios en 1500. 
El actual castillo de Aracena, que se erigió sobre el cerro, sobre la fortaleza musulmana.
Estaba rodeado de murallas flanqueadas por torres, y su interior estaba dividido en dos partes defendidas por la torre del homenaje.

Alrededor del castillo se asentó toda la población, que desde la Baja Edad Media y hasta la Edad Moderna, continuó creciendo desde el Cerro del Castillo hasta el valle, primero como tierra realenga dependiente de Sevilla y posteriormente como Señorío bajo la jurisdicción del Conde Duque de Olivares, en el siglo XVII, y más tarde, del Conde de Altamira, quien se tituló Príncipe de Aracena.

La fortaleza consta de alcazaba, con torre del alcaide, aljibe y murallas, así como una línea de cerca que albergaba en su interior las viviendas medievales.

Aracena fue cedida por la Corona de Castilla a la Orden del Temple.
Dicha Orden mandó levantar la actual iglesia mudéjar Nuestra Señora del Mayor Dolor.

En el cerro del castillo, en pleno casco urbano, se encuentran unas cuevas de extraordinaria belleza.
          

La Gruta de las Maravillas





Descubiertas por un pastor en 1886 fue la primera cueva turística abierta en España en 1914

Es una cavidad freática originada por la acción erosivo-disolutiva de las aguas sobre las rocas, mármoles. 

Posee un desarrollo horizontal en el que se pueden distinguir tres niveles de galerías superpuestos. 

La Sala de las Conchas, a partir de la cual se recorre el primer nivel de galerías (Brillantes, formación de la columna, ...) que se caracteriza por la presencia de agua, hasta llegar al Gran Salón. 




Desde esta sala, la más grande de la cavidad, se asciende a la Sala de la Catedral.

En este 2º nivel está el Baño de la Sultana, la Sala de la Esmeralda y la Cristalería de Dios, se observa un gran número y variedad de formaciones, así como gours inundados. 

Se desciende hasta el primer nivel para contemplar las Salas de los Garbanzos, los Desnudos y, de nuevo, el lago que forma el nivel freático de la cavidad, que nos acompañará hasta la salida.





La abundancia y la variedad de espeleotemas o formaciones calcáreas, estalactitas, estalagmitas, columnas, gours, coladas, pisolitos, excéntricas, cortinas, aceras de calcitas, etc., la convierten en un lugar especialmente atractivo.

Están ubicadas en pleno casco urbano. 



Todo el conjunto de formaciones kársticas de extraordinaria belleza , estalactitas verticales y excéntricas, estalagmitas, coladas, cortinas listadas, aragonitos, coraloides, gours, etc. 

La belleza de los lagos, la amplitud de los espacios y la coloración de las variadísimas formaciones constituyen un conjunto excepcional.

Desde el salón de entrada se desciende por una escalera y desde lo alto del acceso se contempla, en toda su belleza y magnitud la Sala de las Conchas, una breve galería conduce hasta el Salón de los Brillantes. 





Por una corta escalinata se desciende al Salón del Gran Lago.
Siguiendo hacia delante se puede observar el Salón de la Esmeralda, el Salón de la Cristalería de Dios y el Salón de los Desnudos, nombre dado por la peculiar forma de sus elementos.


La leyenda de Zulema



Entre los años 933 y 937, cuando Abderramán I reinaba en estas tierras, vivía en el castillo una princesa llamada Zulema.
Era hija del gerifalte del castillo, que bajo las ordenes de Abderramán dominaba aquella zona con mano de hierro toda la comarca.
De corazón duro como piedra, y terrible caracter jamás demostraba el mas leve atisbo de piedad hacia nadie , e imponía su autoridad bajo amenaza y durísimos castigos.

La princesa Zulema era todo lo contrario a su padre, bellísima y de nobles sentimientos ,  se enamoró en seguida y perdidamente de un joven caballero cristiano , que sintió lo mismo por ella.

En aquellos tiempos esto era impensable, y muy castigado, por lo que se vieron obligados a verse a escondidas y de forma clandestina.

Según se cuenta, por una torre almohade de la alcazaba, que aún hoy se conserva, y que fue testigo mudo del imposible romance, Zulema se deslizaba cada noche, ayudada por una de sus doncellas , y atravesaba cada noche los muros del castillo para encontrarse con su enamorado.
Pero una noche, uno de los guardias la descubrió y no dudo un momento en contárselo todo a su padre, quien fuera de sí le cortó la lengua y le sacó los ojos al soldado para que no pudiese dar fe de lo que había visto ni oído.

Luego esperó a que llegara la noche para acudir a la cita de los enamorados y sorprenderlos, pero cuando llegó, el joven cristiano se despedía de la joven mora para ir la guerra y se alejaba en su caballo.

El padre, enfurecido por lo que consideraba la peor de las deshonras, emparedó viva a su hija en lo más alto de la fortaleza.
La leyenda cuenta que la joven lloró tanto y su dolor fue tan profundo que de sus lágrimas brotó un manantial al que llamaron, La fuente de Zulema.


Fuentes:
turismoruralaracena.com
es.wikipedia.org
elpais.com