Buscador de Castillos

lunes, 15 de febrero de 2016

El Castillo de Molla y la Ciudad Encantada

Leyendas de Castillos. Historias Medievales



Castillo de Molla


http://lasfotosdelmarco.blogspot.com.es/

La villa de Moya era una ciudad medieval, hoy en ruinas, situada en un lugar estratégico y privilegiado, que fue objeto de disputas a lo largo de los tiempos.


http://lasfotosdelmarco.blogspot.com.es/

Se eleva sobre un cerro de la serranía de Cuenca, desde donde se domina gran parte de los territorios de Teruel y Valencia.



http://lasfotosdelmarco.blogspot.com.es/

La llamaban "La llave de los Reinos", y fue objeto de muchas batallas por hacerse con su control por parte de Castilla, Aragón y Valencia.



Lo que en otra época fue una importante ciudad medieval, parecida a Alarcón, Medinaceli, Pedraza o Sagunto.




Fue cabeza del Marquesado de Moya, que comprendía 36 pueblos de la provincia de Cuenca y llegaron a vivir en ella hasta 1.200 habitantes, hoy es un pueblo prácticamente olvidado.



Tenía una doble muralla defensiva con  siete puertas, el Castillo con la Torre del Homenaje, siete iglesias (una de ellas, todavía permanece en pie y celebra culto ),  dos conventos, un hospital, y una plaza mayor.



El castillo se encuentra en la cima de la colina, y actualmente se encuentra en proceso de restauración.



Fue declarada Conjunto Histórico-Artístico




La Tumba de Viriato.

Ciudad Encantada de Cuenca


Muy cerca de Molla, se encuentra la Ciudad Encantada
Un paraje natural de formaciones rocosas calcáreas o calizas formadas a lo largo de miles de años.
Se localiza cerca de Valdecabras, en una amplia zona de pinares de la parte meridional de la sierra.



Las formaciones rocosas de la Ciudad Encantada son formaciones de modelado kárstico, cuyo origen se remonta al periodo Cretácico, hace aproximadamente 90 millones de años.
En el Cretácico, gran parte de lo que hoy es la Península Ibérica estaba cubierta por el mar de Thetis.



La zona de la Ciudad Encantada formaba parte del fondo, era una zona de aguas tranquilas donde existió una importante deposición de sales, principalmente carbonato cálcico, provenientes de los esqueletos de los animales de la zona y de la porción disuelta en el agua.

Al final del Cretácico, la orogenia alpina originó la elevación del terreno, pasando a formar parte de la tierra emergida parte de la superficie que antes eran fondo marino.



Los bancos de carbonato cálcico convertidos en piedra caliza quedaron expuestos a los agentes atmosféricos, como la lluvia, los cambios de temperatura, y a los agentes biológicos, como la acción de los diferentes seres vivos, que fueron progresivamente erosionando la roca.

La roca caliza es muy permeable y permite la infiltración del agua de lluvia.
El agua, junto con la acción del anhídrido carbónico (CO2), disuelve la roca caliza aumentando aún más su porosidad y formando en su interior galerías, dando como resultado las formaciones de karst.

La Ciudad Encantada es un karst muy avanzado donde gran parte de la roca ha sido disuelta, la mayor parte de las galerías se han derruido al caer el techo de las cuevas y quedan sólo en pie los bloques de las zonas de piedra más resistentes que adquieren por la erosión formas caprichosas.

Una de ellas es la conocida como El Tormo Alto, de la que según la leyenda fue la tumba de Viriato.

La Tumba de Viriato





Viriato fue un pastor lusitano que hizo frente a la expansión de Roma en Hispania en el siglo III a. C. , convirtiéndose en el líder de las tribus de los lusitanos, célticos, vetones, vacceos, y bastetanos que le seguían ciegamente.

Roma comenzaba la conquista de Hispania en el siglo III a.C.
Durante doscientos años, los lusitanos fueron atacados constantemente por los ejércitos romanos.



En cierta ocasión , una comitiva de unos 30 000 hombres acudieron en son de paz ante el tribuno Galba, solicitando tierras y un tratado de paz.

Galba accedió , pidió que se dividieran en grupos para el reparto y los mató a traición.
Los supervivientes fueron enviados a las Galias como esclavos, mas de 20 000 lusitanos.
Por suerte, unos cuantos consiguieron huir de la matanza y entre ellos estaba Viriato.



Las tribus lusitanas habían quedado en la mas absoluta pobreza.
Galba había asesinado a la mayoría de los hombres, lo que hizo rebelarse a Viriato y reunir a los pocos lusitanos que quedaban.
Entre todos decidieron hacer frente a los ejércitos romanos.

Comenzaron atacando asentamientos, cercando ciudadelas romanas, y realizando incursiones en sus territorios , al cabo de poco tiempo, Viriato se había convertido en la pesadilla de Roma.

Le seguían miles de hombres, las tribus de los vetones y lo vacceos se le unieron.
Llegaron a dominar todo el territorio suroccidental de la península.

Según dicen , uno de sus escondites favoritos era la sierra de cuenca, y sobre todo la ciudad encantada , a la que consideraban un lugar sagrado y mágico.


Las caprichosas formas de sus rocas se les representaban como sus dioses ancestrales, dándoles seguridad y refugio escondida como estaba entre los grandes bosques de pinos.

Desde allí atacó la entonces importante ciudad de Segobriga lo que hizo que pusieran precio a su cabeza.

Pero Viriato conocía su tierra como nadie y, en cierta ocasión, mientras fingía una retirada frente a la caballería romana, les condujo a un lugar plagado de huecos en el suelo. Allí, mientras él cabalgaba siguiendo un camino que conocía bien, los romanos, desconocedores del terreno, se hundían en la ciénaga sin salvación.

Al final , Viriato fue traicionado por sus propios hombres.
Los romanos ofrecieron grandes riquezas, ventajas personales y tierras a quien le matara.
Tres de sus hombres le asesinaron mientras dormía.
Viriato dormía siempre con su armadura puesta, así que le clavaron un puñal en la garganta.
Cuando fueron a cobrar su recompensa, los romanos se negaron a pagarles con la frase "Roma traditoribus non praemiat"  "Roma no paga a traidores".



Tras su muerte , su ejército lusitano organizó un impresionante funeral.
Según la leyenda, fue incinerado sobre el Tormo Alto de la Ciudad Encantada,
se realizaron sacrificios animales y celebraron más de doscientos combates en honor al fallecido.

Fue la despedida del gran lider de los celtíberos, un carismático guerrero al que todos llamaban "el gran señor de la guerra", durante su mandato no hubo motines ni disenciones en el seno de su ejército.
Su muerte fue el comienzo del fin de la resistencia lusitana en Hispania.



Algunos aseguran haber visto el resplandor del fuego ardiendo sobre el Tormo Alto en ciertas noches sin luna,  otros en cambio, dicen haber escuchado cánticos de danzas entre las extrañas rocas.


http://www.tierrasdemoya.com/moya-desconocida/
http://mitosleyendas.es.tl/El-Tormo-Alto,-una-tumba-para-Viriato.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Ciudad_Encantada