Buscador de Castillos

lunes, 22 de febrero de 2016

El castillo El Águila y La Peña de los Enamorados


Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


El castillo El Águila 

y La Peña de los Enamorados



El castillo El Águila situado sobre un montículo de casi 700 metros de altitud sobre el nivel del mar , domina toda la zona de Gaucín, en la provincia de Málaga.



Esta zona estuvo habitada por los íberos , como demuestran los restos encontrados a muy poca distancia del castillo, entre unos bloques rocosos,  lo que fue en otros tiempos los primitivos asentamientos, con  matériales cerámicos ibéricos y el más antiguo de los aljibes, excavado en la roca del albacar.


El castillo tuvo un gran valor estratégico ya que con Gibraltar tan cerca, constituía la defensa de la entrada por el Sur. 
Está situado en la Sierra del Hacho.
La primera fortificación la construyeron los romanos, pero fueron los árabes quienes dejaron más huellas en el recinto, que conserva su pureza arquitectónica, de la que se deduce la importancia que dieron a este baluarte, al que dotaron de poderosas defensas para hacerlo inexpugnable.
Los árabes la llamaron Sajra Guazan , "Roca Fuerte" o "peña estratégicamente emplazada". 




La primera noticia histórica, extraída del Muqtavis V, se refiere al año 914 y narra como durante la campaña contra Belda, las fuerzas cordobesas de Al-Andalus, quemaron las naves de Umar ben Hafsun, un guerrillero andalusí de origen hispano-godo, que organizó y acaudilló una gran rebelión (880–918) contra el Emirato Omeya de Córdoba (Emirato de Córdoba). En la última fase de su rebelión se hizo bautizar recibiendo el nombre cristiano de Samuel, se escondía en la sierra de Ronda , en su puesto fortificado de Bobastro.

Las gentes de Sas, Gaucín y Castellar vieron con pesar como ardían todos los barcos del revolucionario teniendo que someterse y recibir al aman.


En el siglo XI, Abd al Yabbar, hijo de Al-Mutamid, se levantó en el castillo de Montemayor y sometió a los castillos vecinos de Alcalá de los Gazules y Gaucín (Gauyan) entre otros.



Con Alfonso VIII las huestes cristianas entran en Ronda y las razzias son continuas durante los siglos XIII y XIV, siendo menos frecuentes las respuestas árabes. 

Los moros apoyados en la serranía, inquietaban el campo de Algeciras, don Fernando envió a contener las correrías árabes al que fuera señor de Sanlúcar de Barrameda, don Alfonso Pérez de Gúzman, llamado Guzmán el Bueno, el cual murió el 17 de septiembre de 1309, luchando contra los musulmanes en el lugar llamado "Prados de León".

Gaucín, fue conquistada en 1457 por el rey Enrique IV, pero el pueblo no pasa a ser definitivamente dominio cristiano hasta el 27 de mayo de 1485, siendo tomada la villa por el capitán don Pedro del Castillo, el primer alcaide de Gaucín, que recibe en Ronda su nombramiento de manos del rey Fernando el Católico. 




En la villa permanecieron los musulmanes que quisieron con sus propiedades, pero en 1488 el rey don Fernando el Católico mandó al pueblo, una considerable guarnición de vigilancia.

Un grupo de rebeldes musulmanes cansados del señorío de los cristianos, se revelaron y mataron a todos los soldados .

 No les duró mucho la alegría, pues los moros comarcanos, para hacer ver que no tenían parte en este hecho y por temor a ser castigados, se reunieron y cercaron Gaucín: acudieron con nuevas gentes de Sevilla el marqués de Cádiz y el conde de Cifuentes y recobraron la plaza, haciendo esclavos a todos los que no pasaron a cuchillo.

Con la invasión francesa el castillo se convirtió en foco de resistencia, y fue tomado en el año 1810.

El general José Serrano Valdenebro promovió la reparación del castillo en 1839, dado el estado de abandono en que se hallaba, cerrándose una rotura de más de 3 metros de 5 de ancho en el pantallón de la muralla aspillerada, se limpió el recinto, los tres aljibes, el horno, etc.
Posteriormente, en 1842, el castillo albergó a 40 soldados, seis cañones y 2 obuses. En el año 1843 el polvorín explotó causando graves destrozos.


El Castillo del Águila




La fortaleza de El Águila es un conjunto de planta irregular formado por tres recintos amurallados.
El acceso al recinto exterior se realiza por dos puertas. La puerta principal es la del este, dando acceso por el lateral del valle del Genal.

Está formada por dos arcos. El primero de ellos, y mayor, es un arco apuntado construido en ladrillo y con saeteras laterales, asentado sobre rocas calizas.
Sobre este arco se superponen sillarejos en hiladas del mismo tipo que conforman el murallón exterior tras el que se halla el camino de ronda.

El segundo arco, más profundo y de medio punto también con dóvelas de ladrillo con gruesa capa de argamasa presenta un alfiz enmarcado.

Sobre el trasdos del arco superior se superpone el primer lienzo amurallado del recinto.

La otra puerta está situada en el lateral norte; es de semejante construcción y presenta saeteras.

El primero de los recintos es el mayor y sirvió para dar refugio a la población y el ganado. Se puede acceder a él por las dos puertas descritas, y posee un cerramiento de muro alto de rocas calizas con aspilleras.
En la parte este se encuentra la ermita del Santo Niño y el antiguo hospital.
En el otro extremo se encuentra la torre de la Regente, de planta cuadrada, y próximo a ella se encontraba el polvorín que explotó en el año 1848.

El segundo recinto es de mampostería y ladrillo, y posee dos aljibes, uno en cada extremo.

El tercer recinto es la ciudadela.
Su planta es cuadrangular, y se accede a él mediante una doble arquería de ladrillo rojizo, de época musulmana.
Está formado por dos cuerpos de mampostería de distinto nivel con alternancia de ladrillo y piedra caliza.
El primer nivel debe su construcción probablemente a la época califal (siglo X), por los materiales hallados en sus oquedades.
El segundo, o campanario, conforma la denominada "Torre de la Reina" de época más reciente.

Muy cerca del castillo del Aguila se encuentra la Peña de los Enamorados, un peñón calizo situado en el municipio de Antequera, en la provincia de Málaga, España, que tiene una forma tan característica, ya que parece la cabeza de un indio tumbado, que se le llama "El Indio de Antequera". 

La leyenda de la Peña de los Enamorados




Tazgona era la bella hija musulmana, del señor de Archidona, que dominaba por aquel entonces toda la comarca.

Cierto día y por casualidad se encontró con Tello, un joven cristiano del que se enamoró perdidamente.
Tello también se enamoró de ella sin remedio, y desde aquel momento tuvieron se las arreglaron para mantener encuentros fugaces a escondidas, teniendo que mantener su relación en el mas absoluto secreto, pues era una relación prohibida y penalizada con la muerte.
Por desgracia el padre de Tazgona lo descubrió todo.

Se enfurecido de tal manera que mandó apresar y ejecutar a Tello por haberse atrevido a tocar a su hija.

Pero Tazgona , aprovechando la noche, consiguió engañar a los guardas y liberar a Tello antes de la ejecución, ambos se fugaron y huyeron a las cuevas de las montaña.

Allí pudieron esconderse durante varios días , pero el padre de Tazcona no cesaba de buscar y seguir sus pistas.

Por fin dieron con ellos.
Cuando los dos jovenes vieron venir a los guardias, aterrorizados ante la idea de que los separasen, se abrazaron y se lanzaron al vacío.

Desde entonces , según la leyenda , Tello se convirtió en piedra, y quedó mirando al cielo, Tazgona se convirtió en aire quedando así unidos por toda la eternidad.

Fuentes.- www.gaucin.es