Buscador de Castillos

viernes, 18 de marzo de 2016

El castillo de San Juan de los Terreros y La Cueva de Cristal de Pulpí

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


El castillo de San Juan de los Terreros

 y  La Cueva de Cristal



El castillo de San Juan de los Terreros


Es una fortificación española situada en la localidad del mismo nombre, en el término municipal de Pulpí (Almería, Andalucía, España).

El castillo de San Juan de los Terreros es una construcción realizada durante la segunda mitad del siglo XVIII, dentro del sistema defensivo costero que pone en marcha Carlos III. 




El castillo responde a un prototipo creado por ingenieros militares, que se irá adaptando según las necesidades y lugares donde se construya, pero que irá manteniendo los elementos comunes: 
Planta en forma de hornabeque, muros en talud, bocel exterior, baluartes semicirculares, pocos vanos, sillares, etc.




Por razones estratégicas, se construye sobre la cima de una colina por lo que podía controlar una amplia extensión de terreno, tanto por tierra como por mar.




Pero Pulpí guarda un gran tesoro escondido bajo tierra.

Muy cerca del castillo, en el año 1999 se descubrió una gran cueva de cristal.

La Cueva de Cristal de Pulpí


La Geoda de Pulpí


Una Geoda es una cavidad rocosa, normalmente cerrada, en la que han cristalizado minerales que han sido conducidos hasta ella disueltos en agua subterránea. 





La cristalización es un proceso lento que puede durar muchos miles de años

Se trata de la Geoda mas grande de Europa, un fenómeno único dado las dimensiones, perfección, tamaño y transparencia de los cristales.

La geoda más grande del mundo es la de Naica (México) cuyos cristales alcanzan los 10 metros, pero se encuentra en una mina a 50º de temperatura y con una 
humedad del 100% lo que hace imposible que sea visitada por el público. 



Sin embargo la geoda de Pulpí se encuentra a una temperatura de 20º y a un nivel de humedad más que aceptable. 

Por tanto es la segunda más grande del mundo y única visitable.




Se encuentra situada en el interior de una mina de hierro y plomo a 50 m de profundidad y su acceso es relativamente sencillo. 

El tamaño de los cristales de yeso es de hasta 2m, con una transparencia que se puede leer un libro a través de ella.