Buscador de Castillos

martes, 15 de marzo de 2016

La Torre Bujaco de Cáceres

Leyendas Españolas. Viajes por España.


La Torre Bujaco de Cáceres





Es la edificación mas emblemática de Cáceres y la construcción más llamativa en la plaza Mayor, se encuentra protegiendo el flanco noroeste de la ciudad.





Es una edificación genuinamente árabe de planta cuadrada erigida sobre sillares romanos. 
Aparece rematada por una ringla de almenas, dos matacanes laterales y uno frontal, añadido en el siglo XVIII.





En la cara occidental, orientado hacia la plaza Mayor, se encuentra el pequeño balcón de los Fueros, del siglo XVI. La torre mide unos 10 m de lado por 25 de alto.



Sobre los origenes de Cáceres




La primera presencia humana en el territorio de lo que es hoy en día Cáceres , en el centro de Extremadura, se remonta a la Prehistoria. 

En la zona del Calerizo existen varias cuevas, como la Cueva de Santa Ana, que posee la presencia humana más antigua de Extremadura, en torno a un millón de años de antigüedad, la Cueva de El Conejar y Maltravieso, donde se han encontrado vestigios pictóricos de manos humanas.


La datación de estas pinturas comprende varias etapas del Paleolítico Superior. En la cercana cueva de El Conejar se han hallado algunas cerámicas y utensilios líticos que datan la ocupación de la cueva en el Neolítico Antiguo.

Sin embargo, fue en el siglo I a. C. cuando los romanos se asentaron en campamentos (Castra Cecilia y Castra Servilia) de manera permanente en el entorno de la colina en la que estaría la colonia Norba Caesarina junto a la importante vía de comunicaciones que después se conocería como Vía de la Plata,
una calzada romana que atravesaba de sur a norte parte del oeste de Hispania, desde Augusta Emerita hasta Asturica Augusta.




En torno al siglo V d. C. los visigodos arrasaron el asentamiento romano y hasta el siglo VIII-IX no se volvió a oír hablar de la ciudad.

Fueron los musulmanes, procedentes del norte de África, los que aprovecharon el lugar estratégico sobre el cual se asentó la primitiva colonia romana como base militar para hacer frente a los reinos cristianos del norte, durante los primeros siglos de la Reconquista.

Así, en el año 1147 Abd al-Mumin refundó la ciudad sobre los restos hispanorromanos y visigodos. 





En torno al siglo V d. C. los visigodos arrasaron el asentamiento romano.
Fueron los musulmanes, procedentes del norte de África, los que aprovecharon el lugar estratégico sobre el cual se asentó la primitiva colonia romana como base militar para hacer frente a los reinos cristianos del norte, durante los primeros siglos de la Reconquista. 

En 1147 Abd al-Mumin refundó la ciudad sobre los restos hispanorromanos y visigodos.

En el siglo XII, ante el avance cristiano, la ciudad se fortificó con una muralla de adobe (que aún se conserva).

La plaza fue asediada tanto por cristianos como por musulmanes, pasando de un bando a otro en varias ocasiones.





Dicen que en cierta ocasión el rey Fernando II de León y el obispo de Salamanca, cansados de los ataques musulmanes a la ciudad de Cáceres, encargaron a un grupo de trece caballeros, conocidos como los Fratres o Caballeros de Cáceres, la defensa de la ciudad.


"D´esta torre tan gallarda
os relataré la historia
y el origen de su nombre
que lo llevo en la memória.
Allá por el siglo doce
fecha más que señalada
por mano del Rey Fernando
fue esta villa conquistada.

Don Pedro del Rey pariente
temiendo de las celadas
crea en la villa una orden
en verdad muy renombrada.
Frates de Cáceres son
cristianos viejos y honrados
con el tiempo convertidos
en la Orden de Santiago…"





En la primavera de 1173 el almohade Abu Ya'qub pasó a cuchillo a cuarenta Fratres cacereños, que defendían la torre del asedio.

El caudillo almohade Abu Ya´qub, de quien seguramente deriva el nombre de La Torre de Bujaco, asedió a los frates de Cáceres , mitad monjes, mitad soldados, que inicialmente fueron el germen de la Orden de Santiago, fundada posteriormente, y que defendían el baluarte en aquellos momentos.

Era el año 1173, cuando Abu Ya´qub, degollando a los cuarenta caballeros de la Orden, mostraba sus cabezas desde las almenas de la torre.




Este califa remodeló la ciudad tras su reconquista.

Entre 1672 y 1791 albergaba un reloj, y por esta razón también fue conocida como la torre del Reloj.

El 23 de abril de 1229, día de San Jorge, Alfonso IX de León, tomó la ciudad de Cáceres , tras varios años de asedio, otorgando a la ciudad Fuero de Villa.

Cáceres fue desde entonces una villa libre, no de señorío, pudiendo sus vecinos elegir a sus doce regidores. 





Inmediatamente fue repoblada por leoneses, asturianos, gallegos y castellanos, aunque con el tiempo sus habitantes se dividieron en  bandos enfrentándose violentamente con frecuencia.





La situación continuó hasta la llegada de Isabel la Católica que decidió pacificar la situación, y redactó  nuevas Ordenanzas. 

La Villa pasó a ser en 1477 de Realengo y sus Regidores perpetuos; Villa Muy Noble y Muy Leal.





A partir de ese momento Cáceres empezó a transformase, construyendo iglesias en el lugar de mezquitas y palacios cristianos sobre los primitivos palacios musulmanes, aunque fueron las fortunas procedentes de América las que más contribuyeron a la monumentalidad de la ciudad.
Leopoldo Alas (Clarín) la denominó "La Vetusta del Sur".



La ciudad vieja de Cáceres fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, ya que es uno de los conjuntos urbanos de la Edad Media y del Renacimiento más completos del mundo.