Buscador de Castillos

lunes, 11 de abril de 2016

La fortaleza de Olvera

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

La Fortaleza de Olvera


El castillo árabe de Olvera fue construido a finales del siglo XII, formando parte del sistema defensivo del reino nazarí de Granada.





Está situado en la Sierra de Grazalema, en la provincia de Cádiz, España.
Su construcción fue iniciada por los musulmanes a finales del siglo XII y formó parte de la línea fronteriza del Reino nazarí de Granada.

Situado en la parte superior de un alto peñasco, el castillo presenta planta irregular, un triangulo alargado, dando su puerta de acceso al lado sur, a la que se llega mediante unas angostas y encumbradas escaleras, y defendía un cuerpo de barbacana almenada.

Las murallas presentan tramos con torreones y paso de ronda que, en algún caso, se asoman sobre el mismo borde del abismo.

La torre homenaje, de dos plantas, forma un cubo casi cuadrado estando sus angulos rebajados, o redondeados.





En su interior se encuentran dos cámaras, una en cada piso, bajo bóvedas de cañón, accediéndose a la segunda a través de una escalera de piedra situada en el exterior.




Desde el castillo podía controlarse gran parte de la sierra de Grazalema.
Las numerosas cuevas, desfiladeros y dolinas, que abundan en esta sierra, han facilitado su poblamiento desde hace 250.000 años.

En el municipio de Benaoján muy cerca de Olvera, se han encontrado evidencias de grupos de Homo heidelbergensis que utilizaban los valles transversales de la Sierra Bética para desplazarse desde las costas al interior de Andalucía.



Más tarde fue el hombre de Neandertal el que pobló la sierra de Grazalema, y hace unos 27.000 años, el Homo sapiens, habitando durante más de 20.000 años en la Cueva de la Pileta.

En sus paredes dejó cientos de representaciones pictóricas haciendo de La Pileta, una de las cuevas de arte rupestre más importantes , en su interior guarda extraordinarias pinturas rupestres, atribuidas al paleolítico superior, la mayoría de las cuales representan a animales, siendo los caprinos los más numerosos, aunque también podemos observar caballos, cérvidos, búfalos y bisontes, además de peces.




La cueva de la Pileta está constituida por una serie de galerías situadas a distintos niveles y con alturas que llegan hasta los 15 metros.
Aunque se puede visitar, tiene ciertas restricciones.





La historia de Olvera y su fortaleza se presenta llena de incógnitas e interrogantes, siendo para algunos la Hippa o Hippo Nova que Plinio menciona en su "Historia" y para otros una mansión romana.
Ilipula Minor, en el itinerario de Cádiz a Córdoba.

Se carece de otras noticias de las épocas romana y visigoda y ya en las crónicas musulmanas aparece como un enlace fronterizo en la zona avanzada del poder musulmán en la serranía (Wubira o Uriwila).





La conquista cristiana se planificó desde Sevilla, formando parte de la estrategia de avance hacia el estrecho de Gibraltar para impedir la entrada de musulmanes.
En una primera expedición, los cristianos perdieron el pendón de Sevilla que ondeó en el castillo olvereño.

La guarnición de Olvera no pudo resistir el definitivo asedio cristiano que se apoyó en "máquinas e ingenios bélicos" que atemorizaron a los moros nazaríes, siendo ocupada por primera vez en 1327 por las tropas del rey Alfonso XI.

Ibrahim-ibn-Utmán consiguió que se respetara la integridad de la guarnición mora de Olvera tras duras negociaciones que siguieron a la rendición, y que cada uno de sus habitantes conservara su vivienda y bienes.



Ocupada la villa, los cristianos organizan su asentamiento, lo que se llevó a cabo mediante la "Carta de Población" otorgada el 1 de agosto de ese mismo año (1327).

La Carta de Población liberaba de las deudas y amenazas de prisión, condenándoles incluso a penas por delitos graves, a cualquiera que allí acudiese permaneciendo en la villa durante un año y un día.
Era ésta una manera de atraer gente a la población que se aplicó por primera vez en Olvera, extendiéndose posteriormente por toda la frontera.

A mediados de este siglo y tras los continuos ataques musulmanes, la villa paso a formar parte del señorío de don Alfonso Pérez de Guzmán.





En 1395 Pérez de Guzmán concertó el matrimonio de su hija con el hijo de los Stúñiga (o Zúñiga), prometiendo como dote la villa de Olvera.

En el año 1407 el señorío de Olvera pasó a formar parte de las posesiones de los Stúñiga.

Posteriormente fue vendida a los Téllez Girón que convertidos mas adelante en los Duques de Osuna, serán los señores de la villa hasta el siglo XIX.

Normalizada la situación de Olvera, a partir de 1484, los olvereños dan muestra de su capacidad de iniciativa.

Uno de ellos fue Nicolás de Ribera "el viejo", nacido en Olvera en 1487. Intervino en importantes acontecimientos de la conquista del Perú.
En 1535 fue nombrado primer alcalde de Lima.

Olvera comenzó el siglo XVIII con los problemas derivados de la ocupación francesa de la Península, convirtiéndose en sede de un destacamento de las tropas napoleónicas, viéndose constantemente hostigada por las partidas de guerrilleros que se organizaban en el pueblo y sus alrededores hasta la retirada francesa en 1812.


Fuentes:
http://www.turismolvera.es