Buscador de Castillos

viernes, 15 de abril de 2016

La historia del Castillo de Feira

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El Castillo de Feira


Castillo de Feira , también conocida Castillo de Santa Maria da Feira, está ubicado en el distrito de Aveiro en Portugal.



Es considerado uno de los ejemplos más completos de la arquitectura militar medieval del país, ya que en él representó toda una gran gama de elementos defensivos empleados en este período.




Es de estilo gótico y renacentista, y está ubicado en un entorno aislado, sobre la cima de un acantilado, a 170 metros sobre el nivel del mar.

La fortaleza medieval actual, se construyó sobre un santuario prerromano debido a su despliegue estratégico desde donde se dominaba toda la ciudad de Santa Maria y su entorno.

La ocupación musulmana dejó huellas en la mampostería de los muros del castillo.



Recuperada por las armas cristianas bajo el mando del conde Enrique, el castillo se convirtió como un punto militar clave en la línea de la frontera.

En el siglo XIV, la fortaleza recibió mejoras sustanciales, modificaciones con las que pasó a tener una arquitectura militar gótica y que continuó en el siglo siguiente, obras que le dieron su perfil final y actual.



Tiene planta ovalada irregular , orientado de norte-sur, con paredes de ladrillo y mampostería de piedra.

La Torre del Homenaje domina la ciudadela y se construyó a finales del siglo XV.

En su interior, hay una gran plaza de armas,  vestigio del antiguo palacio del siglo XVII.



La puerta de la Barbacana, contiene el escudo de Pereiras y está protegida por dos torres cuadradas: Al sudoeste está la Torre del búnker, con una carcasa en forma de cúpula, destinada a la zona militar, cuyas paredes exteriores actúan como baterías troneras.



A través de la puerta  barbacana se accede  a la Villa, plaza de armas, y Torre del Homenaje.

Esta torre-fortaleza, tiene tres plantas: la inferior, con el tanque; la segunda, con un gran salón, tres chimeneas, una estufa y cuatro ventanas.
Y la tercera, es la zona residencial , mas próxima a la Torre del Homenaje, y coronada con torres cónicas.



Junto a la pared de la valla en el exterior, se levanta la capilla de planta hexagonal, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Encarnación, y la Casa de la capellanía, en estilo barroco.


La historia del Castillo de Feira





Antecedentes históricos nos hablan de la temprana ocupación humana de este lugar , que se remonta a la prehistoria.

Cuando adquirió mayor relevancia fue cuando los Lusitanos, un colectivo de diversos pueblos celtas prerromanos, de cultural y étnicamente afines, se asentaron en estas tierras , extendiéndose hacia el norte y alcanzando las riberas del río Duero donde hacían frontera con los galaicos.



Aquí levantaron un templo en honor a uno de sus dioses. (Bandeve-Lugo Tueræus) .

Cuando llegó la invasión romana a la Península Ibérica, hicieron que pasara por aquí una vía que unía Olissipo (Lisboa) con Bracara Augusta (Braga), de la que han quedado evidencia arqueológica de este periodo del Bajo Imperio.

En la época de la Reconquista cristiana este centro religioso pagano pasó a transformarse en un centro de culto a Sta. Maria.




Se desarrolló aquí una importante feria regional, La Feria de Santa María, cuya primera referencia documental a su fortificación apareció contenida en el manuscrito " Crónica Gothorum " (anónimo, de finales del siglo XII).

Bermudo III de León, venció tras dura batalla al líder musulmán en estas tierra del Castillo de Santa María en 1045.

Fue en este período, cuando se construyó la parte inferior de la torre del homenaje de la fortaleza, y se protegió con la muralla .




Enrique de Borgoña recibió las tierras del Condado Portucalense en 1095, estas incluían además del Castillo de Santa María, el Castillo de Guimarães, el castillo de Faria y el Castillo de Neiva.

Se convirtió entonces en el primer conde del Condado Portucalense, ya que además de pertenecer a la casa de Borgoña era sobrino de Constanza, la reina consorte de León.
Fue el padre del primer rey de Portugal Alfonso Enríquez "el Conquistador",

El 22 de mayo de 1112 murió el conde Enrique de Borgoña, y heredó con apenas tres años de edad, Alfonso Enríquez el condado, mientras que su madre, Teresa, hija bastarda de Alfonso VI de León, tomaba las riendas del gobierno durante la minoría de edad de su hijo.

Ya en 1120 Alfonso se opuso a la política de su madre, quien por su relación sentimental con el conde Fernando Pérez de Traba, con quien tuvo descendencia, apoyaba al partido de los Traba .



El arzobispo de Braga, Paio Mendes, uno de los más acérrimos opositores de la condesa Teresa, después de haber sido hecho preso y liberado posteriormente por influencia del papado, se exilió en el reino de León y se llevó al joven Alfonso quien el día de Pentecostés de 1125 «se hizo armar caballero por sus propias manos en la Catedral de Zamora».

El 24 de junio de 1128, se enfrentaron las tropas de Alfonso I de Portugal contra el ejercito de su madre, Teresa de León y el conde gallego Fernando Pérez de Traba, en la Batalla de San Mamede, en la que intentaban apoderarse del gobierno del Condado Portucalense.

Las dos facciones se enfrentaron en el campo de San Mamede, cerca de Guimarães.



Con la derrota, Teresa y Fernando Pérez tuvieron que abandonar el gobierno condal, que quedaría ahora en las manos del infante y sus partidarios, desistiendo así de sus ambiciones de ser señores de toda Galicia.

 Bajo el reinado de Alfonso III de Portugal (1248-1279) se menciona que hubo un fuerte enfrentamiento entre él y su hijo, Alfonso XI de Castilla, en el que la reina Santa Isabel , tuvo que mediar, desplazandose hasta el campo de batalla para poner paz entre su hijo y su nieto, un viaje que le costaría la vida , pues a su regreso se encontró indispuesta y murió en Estremoz.



Cuando se celebró la paz entre padre e hijo, el dominio de este castillo, entre otros  fue concedido a D. Alfonso por su padre.

Fernando I de Portugal (1367-1383) hizo la donación del terreno de Santa María y su castillo de D. João Afonso Telo de Meneses, el conde de Barcelos, «el Mozo» , ricohombre, miembro del linaje de los Téllez de Meneses y descendiente de Tello Pérez de Meneses,  alcaide-mayor de Lisboa en 1372, almirante de Portugal .



Falleció en la batalla de Aljubarrota, y fue el único de los enemigos muerto en esta batalla a quien el rey Juan I de Portugal mandó sepultar.

El resultado de esta batalla fue la derrota de los castellanos, y la consolidación de Juan I como rey de Portugal, el primero de la dinastía de Avís.

En 1722 un violento incendio devastó la propiedad, cayendo entonces en un largo período de abandono y ruina. 



En el siglo XIX, se inició una tímida recuperación del monumento.
A principios del siglo XX, se renovó el interés público en el monumento y se creó una comisión para la protección y la conservación del castillo.