Buscador de Castillos

miércoles, 22 de junio de 2016

Leyendas del Castillo de Wawel. Las siete Piedras Mágicas

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


El castillo de Wawel





Está situado en Cracovia, Polonia.
Fue construido por Casimiro III el Grande, quien reinó entre 1333 y 1370, y consta de varias estructuras situadas alrededor de un patio central.





En el siglo XIV fue reconstruido por Jogaila y Eduviges I.
Durante su reinado se añadió la torre llamada Pata de Gallina y la Torre Danesa.
La Cámara de Eduviges y Jogaila, en la que está la espada Szczerbiec, que se usó en ceremonias de coronación, se exhibe en la actualidad y es otro resto de este período.

En la colina se construyeron otras estructuras que servían como cuarteles para clérigos, empleados reales y artesanos.



En este período se erigieron murallas y torres defensivas como Jordanka, Lubranka, Sandomierska, Tęczyńska, Szlachecka, Złodziejska y Panieńska.

El castillo de Wawel y la colina Wawel constituyen el lugar histórico y cultural más importante de Polonia.

Durante siglos fue la residencia de los reyes de Polonia y símbolo del estado polaco.




En la actualidad es uno de los mejores museos de arte del país.
Fundado en 1930, el museo comprende diez departamentos responsables de colecciones de cuadros, grabados, esculturas, tapices, orfebrería, armas, armaduras, cerámica, porcelana Meissen y muebles, siendo uno de los centro mas importantes de conservación de obras de arte.



Está incluido, en el ámbito del centro histórico de Cracovia, en la lista del patrimonio de la Humanidad de la Unesco.



El edificio actual comprende fragmentos románicos e importantes elementos góticos, que lo han convertido en uno de los monumentos mas significativos de la arquitectura renacentista de Europa.

Las salas de la residencia fueron provistas con una decoración real, que reflejaba el poder de Polonia, peligroso para sus enemigos e indulgente para sus residentes.

Se han conservado algunos elementos como los frisos pintados, los techos de madera o los marcos de puertas esculpidos.

La decoración del techo de la Sala de los Diputados, con rostros humanos esculpidos y pintados, componen el fragmento más original.

Las siete piedras mágicas de Shiva


Una leyenda cuenta que hace mucho tiempo, Shiva lanzó siete piedras mágicas hacia siete partes del mundo, y una de ellas aterrizó en Cracovia.

Los lugares que habían sido golpeados comenzaron a irradiar la energía del dios. Esto es lo que cuenta la leyenda, pero los pensadores esotéricos hindúes, aseguran que estos siete lugares son en realidad centros de energía sobrenatural, y tienen el poder de infundir fuerzas extraordinarias.

Estos centros energéticos, conocidos como chakras, están relacionados con siete cuerpos celestes que incluyen: Dehli (la Luna), Delfos (Venus), Jerusalén (el Sol), Cracovia (Júpiter), la Meca (Mercurio), Roma (Marte) y Velehrad (Saturno), y también tienen sus equivalentes siete centros espirituales de poder en el cuerpo humano.

El chakra de Cracovia reside en el castillo de Wawel, en la esquina noroeste del patio del castillo real.

Se piensa que se encuentra centrado en el presbiterio de la Iglesia de San Gereón, considerada como la primera catedral de Wawel y fundada en 1020.





Tan solo los cimientos y la cripta de esta iglesia han llegado a nuestros días, pero no pueden ser visitados por los turistas.




Según la leyenda, existe allí una piedra sagrada que, no solo produce energía que hace renacer las fuerzas dadoras de vida, sino que también protege a la ciudad de los desastres (como ocurrió cuando la salvó de la destrucción en la Segunda Guerra Mundial).

La leyenda de Krakus


Según la leyenda, Cracovia fue fundada por Krakus, un príncipe legendario, gobernante de la tribu de los Lechitians (los primeros Polacos), y considerado uno de los padres de la nación polaca.

Se le atribuye la creación de castillo de Wawel, cuando consiguió matar al dragón que vivía en la colina donde se encuentra hoy el castillo.
Según cuentan, le dió una oveja muerta llena de azufre, que al comérsela, explotó.



De Krakus se dice que fue el responsable de expulsar al Imperio romano del sur de Polonia, aunque éstos nunca llegaron tan lejos.

En el Montículo de Krakus, que aún existe, se pensaba que estaban enterrados los restos del legendario héroe polaco; aun así, entre 1934 y 1938 se elaboraron una serie de excavaciones arqueológicas, que revelaron que en su interior no había ninguna tumba.
El montículo tiene un diámetro de más de 50 metros y data del siglo VIII y X.

La leyenda de Krakus y su hija, la princesa Wanda, fue escrita por Wincenty Kadlubek.
Se contaba que la princesa vivió en la Polonia del siglo VIII, y a la muerte de su padre, Wanda se convirtió en la reina de los Polos, pero se suicidó para evitar un matrimonio indeseado.