Buscador de Castillos

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Castillo Monteriggioni y El capitan Zeti

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


Castillo Monteriggioni y 

El capitan Zeti



Monteriggioni está situado en Siena, Italia, en la región de la Toscana, sobre una pequeña colina natural.

Es una ciudad medieval completamente amurallada construida en el siglo XIII por los señores de Siena para controlar la vía Cassia que discurría a través de Val d'Elsa y Val Staggia, justo al oeste de Monteriggioni.



Excepto por alguna obra realizada en el siglo XVI, Monteriggioni ha cambiado muy poco desde que se construyeron sus murallas  y edificios por vez primera.

Desde siempre a atraído a arquitectos, arqueólogos e historiadores medievales de todo el mundo, ya que es uno de los mejores ejemplos de arquitectura medieval conservados de su clase de toda Italia.

La ciudad fue una importante fortificación defensiva que desempeñó un papel vital en los conflictos entre Siena y Florencia durante la Edad Media, cuando Florencia luchaba por incrementar su territorio, soportando con éxito muchos de sus ataques.

Lo que Florencia no logró por la fuerza, al final lo consiguió con engaños. 

Los sieneses confiaron el control de la guarnición de la fortaleza a Giovannino Zeti, quien había sido exiliado de Florencia. 

Al reconciliarse con los Médicis en 1554, en lo que es conocido en Monteriggioni como la «gran traición», simplemente entregó las llaves de la ciudad a las fuerzas mediceas.



Dante Alighieri, en su Divina Comedia, Canto XXXI del Inferno, la describía así:

De la misma manera que
Montereggioni corona de torres su recinto amurallado,
así, por el borde que rodea el pozo
se elevaban como torres y hasta la mitad del cuerpo
los horribles gigantes a quienes aún amenaza
Júpiter desde lo alto del cielo cuanto truena


Desde la campiña de la Toscana de Siena , se observa el impresionante castillo  en la cumbre del monte Ala. 

El castillo de Monteriggioni se mantiene prácticamente intacto desde hace siglos, al igual que el pueblo medieval dentro de sus murallas, construido en los albores del siglo XIII.



A pesar de ser una importante plaza y objeto de disputa entre Siena y Florencia, el castillo ha logrado conservarse con sus 15 imponentes torres y sus murallas.

Enormes zanjas rodeaban las murallas y se llenaban de carbón, que encendían ante un ataque enemigo. 

Llegado el mes de julio, se celebra la "Festa Medieval" en el castillo de Monteriggioni.  

Es uno de los más famosos desfiles medievales del mundo.
La gente se viste con trajes tradicionales y recrean la época medieval dentro de la fortaleza.

Durante la resistencia, un hombre llamado capitán Giovannino Zeti, jefe de las fuerzas militares de Siena, vió con desesperación como los florentinos disparaban sus cañones alcanzando el pozo central y dañando severamente el suministro de agua del castillo.


Zeti supo en ese momento que la batalla estaba perdida.
 Sus defensas estaban en peligro y las reservas de agua perdidas. 
A pesar de que sus hombres habían jurado luchar hasta la muerte defendiendo su precioso castillo, el duro destino les reservaba una muerte terrible.

El capitán Zeti tomó la decisión mas dura y terrible que jamás hubiera imaginado.
Esa noche, disfrazado escapó del castillo aprovechando la salida de unos campesinos.

Se dirigió oculto en la oscuridad de la noche , hacia el campamento del ejército florentino que descansaba fuera de las murallas del castillo.

Se dirigió directamente al capitán enemigo para negociar.
  Acordaron devolver la plaza a Florencia , cambiandose de bando.
Infiltraría  algunos hombres del ejercito contrario y  atacarían el castillo desde el interior. 

Una vez todos estuvieron deacuerdo , Zeti , acompañado de algunos soldados armados entró en el interior de la plaza haciendose con el control sin problemas.


El ejército sienés tuvo que rendirse sin remedio.

Dicen que desde ese momento el capitán Zeti vivió el resto de sus días atormentado por su traición.
Fue repudiado de Siena donde le odiaban y querían verle muerto. 
Pasó el resto de sus días obsesionado por su comportamiento codicioso y cobarde.

Según muchas personas el fantasma del capitán Zeti , a pesar de los siglos, continúa vagando por la fortaleza de Monteriggioni, gritando sus súplicas, pidiendo compasión y la comprensión de su decisión de dar el control del castillo de Monteriggioni a Florencia. 

Sus acciones lo condenaron para siempre a vagar por estas tierras que le rechazaron y le condenaron.