Buscador de Castillos

miércoles, 21 de septiembre de 2016

El Castillo de Malpica y leyendas del Tajo

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El Castillo de Malpica 

y Leyendas del Tajo


El Castillo de Malpica del Tajo





Aunque se desconoce su origen, se sabe de su existencia ya en tiempos de los romanos. Además ya se mencionó en 1240 en un documento.




El castillo de Malpica de Tajo se encuentra en el municipio del mismo nombre, muy cerca de Talavera de la Reina, y pertenece a la comarca de Torrijos, al norte de la provincia de Toledo, Castilla-La Mancha, España, en el margen izquierdo del río Tajo que servía al castillo de foso por uno de sus lados.





Fue construido sobre una antigua fortaleza árabe del siglo X, en ladrillo relleno de tierra apisonada, formando un núcleo muy fuerte.
Su planta es cuadrada, igual que las torres macizas que hay en las esquinas.

La torre del homenaje está situada al suroeste y es la única que sirve de vivienda.



Posee un foso en tres de sus lados, ya que el cuarto está protegido por el río Tajo, con contramuros.

Las torres y murallas están rematadas por una hilera de merlones cuadrangulares, y hay dos matacanes en el lado que da al río y en la torre principal.





Existen datos de su existencia desde el año 1307, cuando sus propietarios eran la familia Gómez de Toledo.

Durante el siglo XVII fue reformado todo su interior para darle aspecto palaciego y acondicionarlo como vivienda, sobre todo las ventanas de los muros y el patio interior, añadiendo columnas, arcos rebajados y galerías de ladrillo.




Siempre ha estado habitado por los Duques de Arión, por lo que está en muy buen estado de conservación y además permanece amueblado.

En el año 2013 fue escenario de la serie Isabel de RTVE simulando un castillo en Valladolid, a orillas del Pisuerga, donde se casaron los reyes Isabel y Fernándo.



Leyendas del río Tajo



Existe un monumento dedicado al nacimiento del río Tajo realizado por José Gonzalvo, ubicado en un rincón de la Serranía de Albarracín , en los Montes Universales.

Está lleno de simbolismos que tienen como base antiguas leyendas del nacimiento del río mas largo de España.



Representa los símbolos heráldicos de las tres provincias que ven nacer el río Tajo representadas en El Mojón de las Tres Provincias.
Aparece reflejado el origen del río, la fecha en que fue instalado y los dos arroyos que aportan agua al nacimiento del río, Fuente García y Navaseca.

La escultura principal del conjunto es el "PADRE TAJO" donde sus barbas extendidas hacen referencia a la gran longitud del río, (el mayor de la Península, con mas de 1.000 km), y representan las fuentes que manan aguas cristalinas del deshielo. 

La espada simboliza el mismo nombre del río Tajo, Tagus por los romanos, que se plasma en una hendidura en la Península de derecha a izquierda.

La corona es el símbolo del hielo o la nieve que da origen a los arroyos de Fuente García y Navaseca que alimentan el citado nacimiento.





Guadalajara está representada por El Caballero.
Según la leyenda se trata de Alvar Fáñez, que durante la noche del 24 de junio de 1085, capitaneó las huestes cristianas y tomó Guadalajara. 
(Wadi-I-Hiyara, en las antiguas crónicas andalusíes).



A Cuenca se la representa con el Cáliz y la Estrella.

El origen de estos símbolos se remonta a la toma de la ciudad musulmana por las tropas cristianas, el 6 de enero de 1177, cuando el rey Alfonso VIII puso cerco a la ciudad de Cuenca hasta que se rindió el 21 de septiembre, coincidiendo con la festividad de San Mateo.

La estrella simboliza el comienzo del asedio del 6 de enero, día de la Epifanía, y el cáliz de San Mateo Evangelista, la toma de la ciudad que se produjo el 21 de septiembre, día en que se celebra la festividad de este santo.





Teruel aparece representado con el Toro y la Estrella, un símbolo adoptado desde 1171 por una antigua leyenda.

Sancho Sánchez, adalid del rey Alfonso II, una noche soñó con un toro sobre el que brillaba una estrella.
Las huestes de Don Alfonso II estaban acampadas en el cerro donde hoy se encuentra Teruel.



El rey tenía que marcharse urgentemente a otro lugar del reino y los caballeros que le acompañaban le sugirieron antes de que se fuera, lo conveniente que sería construir allí mismo una pequeña villa fortificada para reforzar las fronteras.
Le pareció buena idea y el rey accedió, antes de irse.

Al quedarse solos los caballeros dudaron sobre la mejor opción del emplazamiento para comenzar a construir , así que finalmente decidieron que esperarían alguna señal de la Providencia para que les indicara donde comenzar a construir la villa.

Y la señal llegó.
Unas tropas moras escondidas por los alrededores les observaban preparándoles una emboscada.
Tomando una enorme manada de toros ataron ramas ardiendo a sus astas provocando una estampida contra ellos.

Pero los cristianos consiguieron acabar con aquella amenaza disipando la manada, y además enfrentaron al grupo de soldados enemigos consiguiendo adueñárse del margen izquierda del río Guadalaviar.

Y fue entonces cuando vieron, en lo alto de una roca, a uno de los toros con una luz entre las astas; seguramente fueran restos de las ramas ardiendo que le hubieran colocado, pero parecía una estrella…

Esa fue la señal que los caballeros cristianos interpretaron como un guiño de la Providencia que les indicaba el lugar donde comenzaron a construir lo que en un futuro sería Teruel. Y ese fue, por tanto, el lugar elegido.

Desde entonces el toro se identifica con Teruel en muchos de sus símbolos, apareciendo en su escudo, en la bandera y en el monumento que se alza en la plaza del centro de la ciudad, el famoso Torico.


"Torico" de Teruel


Otra versión, que recogió en su Historia de Teruel Don Cosme Blasco y Val, afirmaba que, una vez que decidieron el rey y sus caballeros fundar una ciudad en la zona, llamó su atención el mugido de un toro que divisaron sobre un cerro, y sobre su cabeza parecía alzarse una estrella.





El animal se paró en la cumbre de un cerro, siempre con el astro sobre él.
Aquella visión produjo tal impresión en los cristianos que eligieron aquel lugar para la fundar la villa.

La relación de Teruel con el toro, sin embargo, podría ser más antigua que todo eso, ya que se han encontrado monedas romanas acuñadas con el símbolo del toro y la estrella (mejor, las estrellas, pues suelen ser dos) o a la tradición que afirma que la ciudad fue fundada, en realidad, por unos fenicios que remontaron el río Turia y que, debido a la cantidad de toros que existían en el lugar, dieron el nombre de este animal tanto al río por el que habían venido como a la población recién creada, a la que llamaron Turba o Tor-bat.

También se han encontrado monedas celtíberas en los contornos de Teruel en las que se veía un buey arrodillado ante una estrella, esperando recibir las divinas influencias de la diosa Venus, representada en el lucero.





El escultor José Gonzalvo, utilizó para realizar el conjunto escultórico la técnica de Planchas soldadas de hierro dulce para escenificar la grandeza del origen y nacimiento del río Tajo.

Fuentes.-
http://coriensesdelconvento.blogspot.com.es/2014/12/el-padre-tajo.html
https://identidadaragonesa.wordpress.com
http://es.wikipedia.org