Buscador de Castillos

lunes, 19 de septiembre de 2016

La fortaleza de Olmillos de Sasamón y D. Pedro de Cartagena

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


La fortaleza de Olmillos de Sasamón
y D. Pedro de Cartagena







La localidad de Olmillos de Sasamón, está situada en la comarca de Odra-Pisuerga, en la provincia de Burgos, Castilla y León (España).

En Olmillos todavía se conservan yacimientos arqueológicos celtibéricos, ya que la mayoría de los historiadores coinciden en que la antigua ciudad de Segisama estuvo situada en el cercano cerro de Castarreño, hasta la ocupación romana, en cuyo periodo daría origen a la ciudad de Segisamo (luego Segisama Iulia), de cuyo vocablo derivó Sasamón.



Se han encontrado restos de cerámica romana en los pagos llamados de Mostelar y la Serna, en las proximidades de la calzada secundaria que, desde Sasamón, se dirigía a Castrojeriz.

Olmillos se fundó con la repoblación a partir de la Reconquista alrededor del año 880, antes o al mismo tiempo que Castrojeriz.



Según el Becerro de las Behetrías (1352), un manuscrito del siglo XIV, donde aparece registrado detalladamente el origen de la nobleza de Castilla del último tercio de la Edad Media, fue dado en arras por Alfonso X a su mujer Violante, hija de Jaime I de Aragón.

A mediados del s. XV, pasó a formar parte del mayorazgo de los Cartagena, judíos conversos de Burgos.



Durante la Edad Media fue uno de los puntos fundamentales en el Camino de Santiago, contando con dos hospitales, uno de los cuales, el de San Juan, se mantuvo hasta la época de las desamortizaciones.

En el último siglo, el nombre cambió su denominación, pasando a llamarse Olmillos de Sasamón. 

La fortaleza de Olmillos de Sasamón 




Fue construida en la segunda mitad del siglo XV, ha sido conocida tradicionalmente como el castillo de los Cartagena, por haber pertenecido originariamente a esta familia.

Toda la historia de este singular edificio está llena de polémicas, confrontaciones, pleitos entre vasallos y señores, destrucción y abandono.

Se construyó como palacio señorial, con forma de pequeña fortaleza, formado por una planta rectangular con torres circulares en las esquinas que están perfectamente conservadas y que mantienen matacanes circulares coronando los cubos y unos giratones.

En sus muros labrados en piedra, se pueden distinguir blasones con el motivo decorativo de la flor de lis de los Cartagena.

Del recinto exterior del castillo, que no se ha conservado, sólo se pueden observar algunos restos al pie de las torres meridionales.



Todo este conjunto está dividido en dos mitades por un muro que separa el patio de armas de otra zona más señorial en la que puede apreciarse cómo disponía de semisótano, primera y segunda planta.

Las piedras que componen dicho castillo son de sillarejo, de una mejor calidad en los cubos.

En la parte posterior se remata con regular mampostería.

A finales de la primera mitad del siglo XV, Pedro de Cartagena compra este señorío a Diego Gómez de Sandoval, 
que lo tenía como donación del rey don Juan II.



Pedro de Cartagena fue un poeta español perteneciente, por parte materna, a una de las principales familias de conversos de Castilla: la de don Pablo de Santa María y su linaje, los Cartagena. 

Su padre, García Franco de Toledo, era contador mayor de cuentas de los Reyes Católicos. 
Participó activamente en la vida de la corte y en la guerra de Granada, en la que resultó muerto durante el sitio de Loja en 1486.



Su obra poética se ha conservado, en su mayor parte, en el Cancionero general y en el Cancionero de la British Library ; en ella, predominan especialmente los contenidos amatorios y ascético-morales. 

Así, destacan, sobre todo, el poema en el que aconseja a su padre que abandone los negocios del mundo para disfrutar con lo ganado, las coplas sobre el problema de la predestinación, el debate entre el corazón y los ojos (que posiblemente inspirara a Garcilaso) y el largo diálogo en el que conversan el autor y el dios de Amor mediante la ficción del sueño.

He aquí unos ejemplos:

"Es amor en quien se esfuerga
su fuerga no resistida  
una poderosa fuerga 
delforgado consentida, 
batalla nunca vengida, 
guerra syn ningún seguro, 
al cuerpo, mal de por vida, 
al alma, pena de juro.
Es un compuesto de males 
hecho para el coragón 
d'aquestos tres materiales:
cuydado, fe y afigión;
Es una grave prisión, 
tahúr que nos mete piega, 
sello que en el alma ymprime 
toque franco en la cabega
para quien con él esgrime." 

Incluso compuso una autodefinición del amor:

"Yo soy quien a la fortuna 
troxo y traigo a mi mandar, 
yo soy quien puede tornar
dos voluntades en una. 
Yo soy aquél que podré
gualardonar quien querré
y pagar a los que yerran, 
y sabe qu 'en mí se encierran
desseo, esperanga y fe." 

Fuentes.-
http://dspace.uah.es/
http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=cartagena-pedro-de
http://es.wikipedia.org