Buscador de Castillos

viernes, 11 de noviembre de 2016

El Fuerte Amber y La leyenda de Ambá

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El Fuerte Amber





Es un complejo palaciego localizado en Amber, en el estado de Rayastán en la India.

Fue originalmente construida por los Meenas, quienes consagraron la ciudad a Amba, la Diosa Madre a la que conocían como “Gatta Rani” .


Construida sobre los restos de una estructura anterior, el complejo palaciego que permanece en la actualidad fue comenzado durante el reinado del Rash (‘rey’) Man Singh, en 1592.

Amber sufrió modificaciones bajo sucesivos dirigentes en los siguientes 150 años.

La edificación que actualmente se conoce como Fuerte Amber era inicialmente un complejo palaciego dentro del mismo fuerte, hoy llamado Jaigarh Fort, localizado en la cima de la colina sobre el complejo al que se accede a través de pasajes fortificados.

Todo el complejo abarca hasta dicha cima donde puede verse el verdadero fuerte vigía, rodeado de una muralla militar y los extensos sistemas defensivos del Fuerte de Jaigart o de la Victoria.


Al edificio construido por la mano del hombre se agregaba el estratégico lugar, entre montañas que dominan la zona. La defensa era casi perfecta.
Se entra al recinto por una puerta llamada Suraj Pol, por la que se accede a un gran patio que recibe el nombre de Jaleb Chowk.

A un lado se encuentra el templo que el clan Kachwaha dedicó a Shila, manifestación de la diosa Kali.



En un segundo patio puede verse el edificio dedicado a la Sala de Audiencias públicas, el Divan-i-Am, mandado construir en 1639. Es una sala abierta por tres partes, con doble hilera de columnas de piedra arenisca rosa y amplias cornisas.

Hacia el lado sur se encuentra la gran puerta Ganesh Pol, llamada así por la imagen del dios-elefante que está en el centro del arco; esta puerta da entrada a las habitaciones privadas del marajá, decoradas con frescos y mosaicos.

Tiene ventanas de celosía llamadas jali donde las mujeres podían asomarse sin ser vistas.

En el lado este está el Divan-i-khas o sala del Consejo Real, que lleva el nombre de Jai Mandir, una sala muy lujosa decorada con mármol blanco y con mosaicos en techos y paredes.

Hay otra sala totalmente recubierta de espejos y vidrieras de colores llamada Shish Mahal, propiedad de la majaraní.

En el lado oeste del patio del jardín se halla el Sukh Mahal, todo un lujo con puertas de marfil y madera de sándalo.
Sobre las paredes de mármol caían cascadas de agua.



La parte más antigua está hacia el sur.
En un patio central se encuentra el zenana o gineceo. La planta baja era para las princesas y la superior para las concubinas.

Está construido a base de piedra arenisca roja y mármol blanco frente al lago Maotha, tiene reputación de haber sido el tesoro de los dirigentes Kacchwaha. Hoy día, los turistas pueden subir al fuerte desde la base de la colina en elefante.



Existe una estancia llamada el vestíbulo de los espejos, que se iluminaba entera con una sola vela, y gracias a un intrincado diseño de pequeños espejos, que reflejan la luz, repartiéndola por toda la habitación.

Las excavaciones arqueológicas han demostrado que el palacio-fortaleza está construido sobre las ruinas de un templo al sol del año 955.


La leyenda de Ambá


Fue la diosa a quien está dedicada la ciudad, según el Majabhárata (texto épicorreligioso sánscrito del siglo III a. C.) , era la hija mayor del rey de Kashi.

Amba y sus hermanas Ambika y Ambalika, asistieron a la ceremonia suaiamvara, donde las tres jóvenes podrían elegir esposo.

Bhisma desafió a los príncipes y reyes de los países vecinos y los derrotó a todos.
Después, presentó a las tres hermanas a su madre Satiavati para que comenzara con los preparativos matrimoniales.
Su hermano Vichitraviria, el rey de Jastinapura, tomó por esposas a las dos hermanas , Ambalika que sería la madre del rey Pandu, y Ambika, que sería madre del rey Dritarastra.

Amba quedó al margen, ya que ya se había enamorado a primera vista de uno de los reyes presentes en la ceremonia, el raja de Salwa.





Pero cuando Amba le pidió que la aceptara como esposa, este la rechazó porque Bhishma ya se la había pedido en matrimonio.

Amba entonces volvió con Bhishma y le pidió que se casara con ella.
Pero él había cambiado de opinión y también se negó, decidido a tomar voto de castidad.

Furiosa por haberse convertido involuntariamente en una mujer no casadera, Amba juró matar al invencible Bhishma.



Fue al bosque para llevar una vida de austeridad para conseguir el don del dios Shiva quien con el tiempo accedió a ayudarla, prometiéndola que podría vengarse, pero en su siguiente vida.
Entonces Amba levantó una pira y se suicidó en ella.
Pocos años después Amba renació del rey Drupada.

En realidad había nacido como mujer, y fue llamada Sikhandiní (‘pava real’). Pero para poder luchar en la guerra en la que participaría Bhishma, un mago médico iaksá, un espíritu de la naturaleza, la transformó en un ser hermafrodita. Adoptó entonces el nombre masculino de Sikhandi.



Bhishma se había convertido en un anciano con el paso de los años, pero también en un poderosísimo e invencible guerrero, al que llamaban el “abuelo virgen”.
Sin embargo, durante la batalla de Kurukshetra, bajó sus armas cuando vio la cara de Sikhandi, a quien reconoció como el rostro reencarnado de Amba y recordó la injusticia que cometió con ella décadas atras.

Mientras permanecía mirando inmóvil mirando a Sikhandi, su sobrino aprovechó el momento para matarlo de un flechazo.