Buscador de Castillos

sábado, 10 de diciembre de 2016

El Castillo de Castellote y Las Hadas de las Nieves

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


El Castillo de Castellote 


Está situado sobre una roca escarpada desde donde se domina la población del mismo nombre, un municipio aragonés de la comarca turolense del Maestrazgo, en España.



Fue ordenado construir por Alfonso II en el siglo XII, sobre una fortaleza reconquistada a los musulmanes por Alfonso I.

Fue un enclave muy importante en el pasado, aunque hoy lo único que se conserva es una sala que podía ser una capilla y la Torre del homenaje, situada en el extremo del recinto, que quedó muy deteriorada tras ser dinamitada en las Guerras Carlistas.



También perduran varias murallas y torreones, restos del recinto fortificado que lo rodeaba.

Su planta es irregular adaptada a la topografía del terreno.

El Torreón Templario es un edificio que fue utilizado a lo largo de la historia como apoyo para defender el castillo, y más tarde como cárcel.



Hoy en día se rehabilitó para un centro de interpretación de la Orden del Temple, inaugurado en el 2007.

La región de Castellote estuvo poblada por el pueblo íbero de los ilercavones; se piensa que las tumbas excavadas en la roca encima del chorro de San Juan de las Cuevas, pudieran pertenecer a ese pueblo.

Durante la Edad Media, Castellote estaba bajo dominio musulmán.
Estos construyeron presas, azudes, acequias, y acueductos, que aún hoy se siguen utilizando, incluso se cree que fueron ellos quienes fortificaron la villa, cuya primera mención data de 1158.





Se cree que Castellote fue conquistado por Alfonso I el Batallador, pero al morir volvió a manos musulmanas hasta 1168-1169 cuando Alfonso II el Casto, lo reconquistó, Castellote pasó definitivamente a formar parte del Reino de Aragón.

A la Muerte de Don Español de Castellote, el castillo fue donado a la Orden del Temple.



A principios del siglo XIV, la Orden del Temple cayó en desgracia.
Jaime II ordenó que se entregaran bienes y personas de la Orden, pero el pueblo de Castellote no estaba de acuerdo con esto, así que se unieron a los monjes para resistir en el interior del castillo.



El 20 de enero de 1308 se encargó el sitio de la localidad a Bernaldo Tarín.
Tras once meses de sitio, el 2 de noviembre tuvieron que entregar la plaza.

El historiador Jerónimo Zurita, en sus Anales de la Corona de Aragón, lo describió:

«Bernaldo Tarín estaba sobre el castillo de Castellot que era muy fuerte y en tierra áspera y de montaña, y fue de los que más resistieron y perseveraron en defenderse».



A partir de entonces, la villa pasó a pertenecer a la Orden de San Juan, que lo ocuparon hasta 1769.

Durante la Guerra de la Independencia, Castellote fue tomado por el general francés Musnier el 22 de diciembre de 1809.

Además de otros destrozos, los franceses quemaron los archivos y documentos de la villa.



En 1835, durante las guerras carlistas, fue testigo mudo de una gran batalla entre isabelinos y carlistas.
Fue el general Espartero, quien dirigió al ejército liberal en la toma de Castellote en 1840.




Las Hadas de las Nieves


En Aragón existen muchas leyendas que hablan de hadas y seres fantásticos habitantes de las nieves.

Según contaban antiguas historias , estos seres extraordinarios eran los encargados de traer el frío y las nieves a las zonas altas de las montañas.
Custodiaban cascadas y ríos y aunque tenían forma humana eran muy pequeñas pudiendo tener apariencia masculina o femenina.


Seres esbeltos, de cabellos plateados que les permitían ocultarse entre los gélidos paisajes.

Su elemento principal era el agua, siendo muy aficionadas a la música, especialmente las del arpa cuyas notas mágicas que arrancan de sus cuerdas protegen con gotas de rocío las plantas, fortaleciéndolas para resistir el cruel invierno.

Sus tenues voces se confunden con el susurro de los vientos, mientras cantan y bailan para celebrar la luna llena.

Se visten con finísimas capas de hielo cosidas con los afilados vientos y se adornan sus cabellos con diademas echas con escarcha en forma de hojas plateadas.