Buscador de Castillos

martes, 27 de diciembre de 2016

La Ciudad de Alarcos y La Doncella Guerrera

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


La ciudad de Alarcos







Durante la época medieval fue una de las ciudades fortificadas mas importantes de la Reconquista castellana y del mundo íbero y la capital de la región sur de Toledo. 




Fue destruida en la Batalla de Alarcos el 18 de julio de 1195.
El rey Alfonso X el sabio, ordenó entonces trasladar a los supervivientes a una aldea cercana llamada Pozo Seco de Don Gil, fundando una nueva capital a la que llamó Villa Real, más tarde se le otorgó el título de ciudad pasando a ser Ciudad Real.

Actualmente, Alarcos es un importante parque arqueológico.
Los hallazgos arqueológicos demuestran que el cerro estuvo habitado desde la Edad del Bronce hasta la Edad Media, con un largo periodo intermedio de despoblación durante la época romana y visigoda. 

Los trabajos de excavación y restauración han conseguido recuperar un sector de la trama urbana de la ciudad íbera, y parte de la muralla y del castillo medieval.




Las ruinas del antiguo oppidum íbero y de la ciudad medieval de Alarcos constituyen uno de los conjuntos arqueológicos más importantes y extensos de Castilla-La Mancha. 

Está situado en un enclave estratégico, sobre un cerro elevado desde donde se controlaba el vado del río Guadiana y los pasos hacía Andalucía y Levante, lo que que favoreció su ocupación por grupos humanos, desde la Edad del Bronce.

La cultura ibérica oretana se consolidó plenamente en Alarcos, alcanzando su máximo desarrollo entre los siglos IV-III a. C.
De esta época aún se conservan restos de un santuario, una necrópolis y un gran sistema viario.

Esfinge alada ibérica de piedra caliza del yacimiento arqueológico de Alarcos (Ciudad Real), 
600 a.C-100 a.C aprox.  Fotografía.-Ismael Díaz -


Las casas eran de forma rectangular y tenían una o dos habitaciones con zócalos de piedra, paredes de adobe y techo vegetal.
Se organizaban en calles pavimentadas con lajas de cuarcita o caliza. 
En su interior se han encontrado los materiales utilizados por sus habitantes, como cerámicas, útiles de bronce y hierro, de hueso, etc.

Las anchas murallas de Alarcos, de tres metros de espesor, fueron construidas rompiendo alguno de los restos de la ciudad oretana, la cual aún se encuentra oculta en su gran mayoría, ya que solo ha salido a la luz una pequeña parte.



El castillo estaba situado en el centro de la ciudad y posiblemente fuera el origen del nacimiento de la misma, siendo testigo de todos los avatares históricos que vivió la comarca.

Sobre estratos de la Edad del Bronce e ibéricos se asentó un castillo de la primera dominación islámica, del que aun se conservan algunos restos.





Desde la conquista de Toledo en 1085 hasta la definitiva conquista de Alarcos en 1212, el castillo, se sometió a diversas transformaciones.
En el exterior se rehicieron las torres, y se añadieron mas estructuras defensivas.
El interior del castillo estaba articulado por calles enlosadas que daban paso a una serie de dependencias como alcobas, cocinas, fraguas, etc. a las que se accedía a través de un patio enlosado.

En el siglo XIII, tras la victoria cristiana de las Navas de Tolosa en 1212 y tras el traslado de su población a Villa Real, se edificó la ermita dedicada a la Virgen de Alarcos. 



Desde entonces se celebra la romería en honor a la Virgen el domingo y el lunes de Pentecostés.

Es de estilo gótico, con planta de cruz latina dividida por tres naves, separadas por diez pilares octogonales de piedra caliza, que soportan ocho arcos apuntados. 
Dispone de un porche sustentado también por ocho columnas de piedra, que continua con la techumbre de la iglesia.





Existe un romance muy antiguo, de gran difusión en la Península en aquella época, que fue recogido por Menéndez Pelayo, en su Antología.

El tema del romance fue estudiado por el Conde Nigra, que le asigno
origen provenzal, aunque Menendez Pelayo, dado el caracter narrativo
del poema, pensaba que su origen procedía del norte de Francia.

El tema es el siguiente:
Se anuncian las guerras, y un pajecillo maldice a su esposa por darle siete hijas y ningún varón, que le pudiera librar de ir a la guerra.
La hija pequeña se ofrece para sustituir a su padre y su doncella analiza con ella soluciones y dificultades de hacerlo.
Tras preguntar a su padre por el nombre que debe usar mientras dure su apariencia masculina y justificar así su presencia, la muchacha marcha a la guerra.
Se hace pasar por el hijo desconocido del Conde Alarcos.






Aquí está el romance

La Doncella Guerrera



Pregonadas son las guerras,
las guerras del rey León ;
todo el que a ellas no fuere,
su casa sera prisión,
sea conde o sea duque,
sea cualquiere nación.

Allí estaba un pajecito,
viejo, cano y pecador ;
maldiciéndose saliera,
maldiciéndose salió.

¡Reventada seáis, Alda,
por mitad del corazón ;
siete hijas has tenido,
entre ellas ningún varón,
que me librara ahora
de las guerras de Leon!.

Todas las siete callaron,
ninguna que hablo,
si no era la pequeña,
que en buen día nació:
"No maldigáis de mi madre
porque no tuvo varón,
deisme armas y caballos,
vestimenta de varón,
por librar y a mi padre
de las guerras de Leon."

"Los tus pechos , la niña,
de hembra son, no de varon.
Con el chaleco, mi padre,
me los ajustaria yo.
a las tus manitas , la niña,
de hembra son, no de varon.
Con los guantes , mi padre,
me las taparía yo."

A la entrada de la guerra,
toda la gente pasmo ;
todos dicen a una Boca:
¿De quien es ese varón?,
Del conde Alarcos, senores,
del conde Alarcos soy yo.

Todos dicen a una dicen :
iEse hombre no tuvo varon.'
iSi, señores , que ha tenido,
de las Indias vengo yo.

A las primeras batallas,
ciento y cincuenta mato;
a las segundas batallas,
toda la gente ganó,
y a las terceras batallas,
el sombrero se la cayo. 

Todos dicen a una boca :
Hembra es , que no varón."
El hijo del rey decía :
"Si no es hombre , la quiero yo"
Otro día en la mañana, 
la rica boda se armó
y a todas las sus hermanas,
conde y duque les dio.