Buscador de Castillos

martes, 3 de enero de 2017

El Castillo Sant'Angelo

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

El Castillo Sant'Angelo




El Castillo de Sant'Angelo , también conocido como el Mausoleo de Adriano, está situado en la orilla derecha del río Tíber, muy cerca de la Ciudad del Vaticano en Roma.
El emperador Adriano comenzó su construcción en el año 135 como mausoleo personal y familiar, y fue terminado por Antonino Pío en el año 139.



En él se depositaron las cenizas del emperador Adriano y a su esposa Vibia Sabina, su hijo el emperador Lucio Aelio Vero, su sucesor Antonino Pío, su esposa Faustina la Mayor, Marco Aurelio, Cómodo, Septimio Severo y su esposa Julia Domna, sus hijos los emperadores Geta y Marco Aurelio Antonino Basiano, más conocido como Caracalla.

En el año 403 , el edificio se convirtió en un edificio militar y se integró a la Muralla Aureliana, pasando a ser denominado "Castellum".

En el año 410, comenzaron los ataques visigodos bajo el mando del rey Alarico; se perdieran las urnas y cenizas depositadas en el edificio, pero el castillo salvó al Vaticano de ser conquistado. 



En el año 537, el castillo fue saqueado por los ostrogodos , desapareciendo las estatuas y los adornos de bronce.
En el año 590, cambió de nombre debido a una gran epidemia de peste que golpeó la ciudad de Roma. 

Según una leyenda, el papa Gregorio I, conocido como el Magno, vio sobre la cima del castillo al Arcángel San Miguel envainando su espada, gesto que interpretó como el fin de la epidemia, que efectivamente comenzó a remitir en ese momento hasta finalizar definitivamente.



La huella del Arcángel quedó impresa sobre una piedra circular al anunciar el fin de la epidemia; esta piedra se conserva en el actual Museo Capitolino.
En el año 610 el papa Bonifacio IV hizo construir una capilla, dedicada al Arcángel. 
Desde entonces se llamó Castellum Sancti Angeli.

En la segunda mitad del siglo X, el castillo pasó a manos de la familia Crescenzi, que lo reforzó y lo llamó "Castrum Crescenzi", nombre que conservó durante mucho tiempo, incluso tras pasar a manos de otras familias como los Pierleoni o los Orsini o de los papas, pues se usó tal nombre hasta finales del siglo XV, aunque simultáneamente con el de Castrum Sancti Angeli.





Desde el siglo XI la fortaleza pasó a ser propiedad de los papas.
El Papa Nicolás III, de la familia Orsini, decidió traspasarlo a la Iglesia por su cercanía a la Iglesia de San Pedro, y su fama de inexpugnable, ya que era un refugio perfecto en épocas de peligro. 



En 1084 sirvió de refugio al Papa Gregorio VII asediado por el emperador Enrique IV.
En 1277, el Papa Nicolás III hizo construir un largo pasaje elevado y almenado (Passetto di Borgo, o Corridoio di Borgo) hasta el Vaticano.

En 1379 el castillo sufrió graves daños. Estando custodiado por una guarnición francesa enviada por Urbano V sufrió un ataque masivo del pueblo.

En 1395 el Papa Bonifacio IX reforzó las defensas, con un foso y una entrada única al castillo.



Ya durante el siglo XV, los Papas Nicolás V y Alejandro VI, reforzaron y reformaron la fortaleza. 
En su interior se diseñaron diversas y lujosas dependencias, como la sala paolina. 
Alejandro VI hizo construir cuatro bastiones y varias habitaciones papales adornadas con pinturas renacentistas.




Sixto V construyó una cámara del tesoro, en la que también se encontraba parte del archivo privado. 

En 1527 el Papa Clemente VII tuvo que refugiarse en el castillo durante el asedio y saqueo de Roma de las tropas del rey Carlos I de España, Emperador del Sacro Imperio Romano.


Fue también prisión, utilizado por la Inquisición, para alojar presos ilustres tales como Giordano Bruno, Galileo Galilei o Alessandro Cagliostro.


Entre 1577-1753 coronó la fortaleza la estatua del arcángel de Guglielmo della Porta, hecha en mármol y con la alas de bronce, que aún se exhibe en uno de los patios, el llamado Cortile dell’Angelo. 



En 1753 fue sustituida por la actual, de bronce y basada en un boceto de Bernini, realizada por el flamenco Peter Anton von Verschaffelt.

Pio VII se refugió en la fortaleza ante el ataque de las tropas napoleónicas, que llegaron a tomarla y confiscarla.


En 1870, pasó a ser administrado por el ejército, que realizó obras de restauración muy criticadas por eliminar muchos vestigios de la historia del castillo.

En 1906  se convirtió en el Museo Nazionale de Castel Sant'Angelo, restaurándose las zanjas y murallas y estableciéndose la zona del jardín.

Un puente romano, flanqueado por las estatuas de los apóstoles Pedro y Pablo, cruza el río Tíber para unir el centro de la ciudad antigua de Roma con la entrada de la fortaleza.



El castillo tiene base cuadrada y está recubierto de mármol blanco de Carrara, al que llamaban mármol "lunar" , con un friso decorativo de cabezas de toro (bucráneos).
Sobre esta base se levantó un cilindro ancho de piedra volcánica rojiza cubierto con gruesos bloques de piedra blanca calcárea de la que aún se pueden apreciar algunos restos.



Era habitual desde la época etrusca construir tumbas de forma cilíndrica y coronarlas con conos de tierra plantados con jardines o árboles cipreses.
Además se cree que existían varias estatuas de mármol y adornos de bronce, y un templete circular con columnas en la cima, y sobre el templete una cuadriga de bronce dorado con el emperador Adriano en pose del dios solar Helios. 



Al interior del mausoleo se accedía por una amplia rampa cubierta por una bóveda de cañón que se iniciaba en donde estaban las tumbas, aunque se sustituyó por una escalera, interrumpida en cierto lugar, por un foso defensivo, en la época medieval. Al final de lo que queda de la rampa, aún se conservan los restos de un hueco para un montacargas, con raíles de madera.



Originalmente estaba rodeado por un muro con una puerta de bronce, decorada con pavos reales del mismo material (dos de ellos conservados en la actualidad en la Ciudad del Vaticano). 

Posteriormente se hicieron ampliaciones sobre el castillo y alrededores, dotándolo con cinco baluartes para una mejor defensa construidos en ladrillo y de los que solo se conservan tres, ya que dos de ellos fueron demolidos durante la construcción de la Piazza Pia y la Lungo Tevere.



La fortaleza tiene en la actualidad cinco niveles:

-El Mausoleo, donde se encontraban las tumbas, y la rampa de acceso.
-La cárcel y los almacenes para cereales y aceite.
-La zona militar con dos patios. 
En el patio llamado Cortile dell'Angelo, se accede a las habitaciones papales. Actualmente convertido en museo, desde 1901  con 58 salas armas, pinturas, muebles, otros objetos y exposiciones temporales y documentos.
-Sobre esta zona está el apartamento papal, decorado con frescos manieristas de Perino del Vaga, y otros artistas de la escuela de Rafael y las llamadas salas de Pablo III, Clemente VII, Clemente VIII y León X. 
-En el nivel superior se encuentra la terraza, desde donde se divisa toda Roma y la Ciudad del Vaticano, y donde se encuentran el Arcángel y la "Campana della Misericordia".