Buscador de Castillos

lunes, 27 de febrero de 2017

La fortaleza de Akershus y Edvard Munch

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.


 La fortaleza de Akershus





Es un complejo de edificaciones militares situado estratégicamente en el fiordo de Oslo, un profundo entrante marino, en el costa sureste de Noruega, entre el mar del Norte y el mar Báltico.

Fue erigida en la Edad Media como un castillo real, que servía también de sede para los representantes del rey. 




En el siglo XVII fue modificado en estilo renacentista y rodeado de una fortaleza con bastiones. 

El complejo, de más de 700 años, soportó varios asedios, pero nunca fue conquistado. 

Actualmente es una escuela de oficiales y realiza funciones militares, cuya protección corre a cargo de la Guardia de Su Majestad el Rey (Hans Majestet Kongens Garde). 



La fortaleza le ha dado nombre a la provincia de Akershus, aunque no se encuentra dentro de los límites de ésta.

Alberga el Museo Noruego de la Defensa, el Museo de la Resistencia y los ministerios de Defensa y de Medio Ambiente.

Desde 1938, Akershus funciona como mausoleo de los reyes de Noruega.

Tiene un total de 50 edificios, considerados parte del patrimonio histórico de Noruega. 



Las características esenciales del viejo castillo medieval se han perdido, pero aún se conservan varias de sus partes. 

Lo característico de esa época son las construcciones de piedra y ladrillo, como la Torre de la doncella, una puerta fortificada de la que todavía quedan restos de la reja y del puente de piedra.

La Våghalsen (Temeraria) era la torre central que dominaba el horizonte del castillo. Fue derribada, pero aún queda el rastro de sus cimientos en el patio del castillo.

La Kannikstårnet  o Torre del canónigo, una torre que flanqueaba la fortificación por el norte. La torre actual fue erigida sobre los restos de la anterior.
El casco del castillo estaba dividido en tres secciones. 

La sección norte era el edificio principal, con una sala para eventos oficiales y cuartos privados para residencia de la familia real. 

La sección sur , que albergaba la iglesia medieval, y la sección de Romerike, con funciones de mantenimiento, como las cocinas.



Cristián IV comenzó una remodelación y expansión de las murallas y los bastiones, dándole la apariencia externa actual. 

Al derribarse las torres Våghalsen y Fuglesang, el castillo se volvió una estructura más abierta e iluminada.

Entre los edificios renacentistas destacan la torre Munktårnet o Torre de Munk, construida en 1559 y que servía tanto de almacén de pólvora como de puerta fortificada.

La Blåtårnet o Torre azul, una estructura de ladrillos de 1623 con tejado recubierto de plomo, situada en el patio del castillo, que albergaba una de las escaleras y una capilla.

La Festnigsporten o Puerta de la fortaleza de 1653, con un puente que da a la calle Kongens gate.

La Store kruttårn o Gran torre de pólvora de 1657, con tres plantas, construida con piedra y ladrillos.




El casco del castillo fue remodelado siguiendo el estilo del Renacimiento. 
Se construyó una nueva planta en la sección de Romerike en 1633, donde se instalaron las oficinas del alcaide; al mismo tiempo, se erigió en ese lugar la llamada Romerikstårnet o Torre de Romerike. 

La sección sur del castillo se restauró en el siglo XVII con el objetivo de alojar varias salas de eventos oficiales, en sustitución de la vieja sala de la sección norte. 





Varias de las nuevas salas se decoraron con paneles, nuevos muebles, pinturas y tapices. 
La iglesia del castillo, en la sección sur, fue redecorada durante la década de 1620 por orden de Cristián IV, y nuevamente entre 1738 y 1742. 
El rey Cristián VI donó el altar.

Tras la extensiva remodelación del siglo XVII, la fortaleza continuó expandiéndose a lo largo del siglo XVIII, hasta que entró en una fase de decadencia durante el siglo XIX. 


En ese tiempo, se construyeron nuevos y variados edificios, unos con funciones militares y otros con funciones administrativas o de mantenimiento. 




Muy cerca de la fortaleza vivía el pintor noruego Edvard Munch , en una cabaña donde tenía su estudio en Åsgårdstrand, en el fiordo de Oslo, el cual aparece en varias de sus pinturas, incluyendo El grito, Muchachas en el muelle y La danza de la vida.

Edvard Munch



Edvard Munch (1863-1944) fue un pintor y grabador noruego. 
Sus evocativas obras sobre la angustia influyeron profundamente en el expresionismo alemán de comienzos del siglo XX. 

Sus obras son variaciones constantes sobre el amor y el odio, el deseo y la angustia, las pasiones y las emociones, arquetipos de la vida anímica del hombre moderno y de la propia condición humana.

El pintor decía de sí mismo que, del mismo modo que Leonardo da Vinci había estudiado la anatomía humana y diseccionado cuerpos, él intentaba diseccionar almas. 

Los temas más frecuentes en su obra estaban relacionados con los sentimientos y las tragedias humanas, como la soledad (Melancolía), la angustia (El grito, tal vez su mejor obra), la muerte (Muerte de un bohemio) y el erotismo (Amantes, El beso). 

Se le considera precursor del expresionismo, por la fuerte expresividad de los rostros y las actitudes de sus figuras, además del mejor pintor noruego de todos los tiempos.

Edvard Munch - Google Art Project

El grito (1893), óleo, temple y pastel sobre cartón, 91 x 74 cm, Galería Nacional de Oslo, fue una de sus obras más importantes.

En 1892 apunta:
Iba por la calle con dos amigos cuando el sol se puso. De repente, el cielo se tornó rojo sangre y percibí un estremecimiento de tristeza. Un dolor desgarrador en el pecho. Me detuve; me apoyé en la barandilla, preso de una fatiga mortal. Lenguas de fuego como sangre cubrían el fiordo negro y azulado y la ciudad. Mis amigos siguieron andando y yo me quedé allí, temblando de miedo. Y oí que un grito interminable atravesaba la naturaleza.