Buscador de Castillos

jueves, 23 de febrero de 2017

Narikala y El Reino de Cólquida

Leyendas de Castillos. Leyendas Medievales.

Narikala





Es una antigua fortaleza situada sobre Tiflis, la capital de Georgia y la mayor ciudad del país, desde donde se domina gran parte del río Kura y toda la ciudad.



El rio Kura es un largo río del Asia Occidental que nace al sur de las montañas del Cáucaso y desagua en el mar Caspio, el tercero en importancia de la cuenca tras el Volga y el Ural. 



Discurre por Turquía, Georgia y Azerbaiyán , y durante un corto tramo hace de frontera internacional entre Georgia y Turquía.

La fortaleza se compone de dos secciones amuralladas en una colina situada entre unos baños sulfurosos y el Jardín Botánico Central de la Academia de Ciencias de Georgia. 



En el recinto inferior se halla la recientemente restaurada iglesia de San Nicolás.
La fortaleza fue fundada en el siglo IV y muy ampliada durante el siglo VII por los Omeyas, y posteriormente por el rey David IV de Georgia (1089-1125). 

Los mongoles renombraron la fortaleza como Narin Qala , "Fuerte Pequeño", del que deriva su nombre actual. 



Muchas de las construcciones que se pueden ver actualmente son del los siglos XVI y XVII. 

En 1827, parte de la fortaleza fue destruida por un terremoto y parcialmente demolida. 



Hoy en día es un lugar muy popular en la capital georgiana.

Según dicen, el actual territorio de Tiflis estaba cubierto de bosques hasta que en el año 458, el rey Vakhtang I Gorgasali de Georgia entró en ellos  a cazar y siguiendo a su halcón que perseguía un faisán, descubrió las aguas termales sulfurosas que allí había. 


El rey Vakhtang quedó tan impresionado con las propiedades de las aguas, que decidió instalarse allí , construyendo con el tiempo la ciudad de Tiflis, cuyo nombre Tbilisi en georgiano, deriva de la antigua palabra Tpili, que significa agua caliente, por las numerosas aguas termales sulfurosas que allí había.

Estudios arqueológicos han revelado que la zona ha estado habitada desde el 4000 a. C. 


El Reino de Cólquida


La región de Georgia ha sido relacionada con el antiguo Reino de Cólquida, un antiguo estado y reino compuesto por un conjunto de tribus que vivieron en la costa oriental del mar Negro, jugando un importante papel en Asia Menor desde el II milenio a. C.

Los colquianos fue una de las primeras tribus que se establecieron en la región durante la Edad del Bronce.

Por las descripciones de los autores clásicos, la Cólquida fue una ciudad-estado colonizada por los griegos a orillas del mar Negro.

En la mitología griega, Cólquida era el reino de Eetes y su hija Medea y el destino de los argonautas de Jasón.
También relacionada con la tierra de las amazonas. 

Jasón, a bordo de su nave Argo, viajó hasta allí para robar el vellocino de oro, un regalo de los dioses que aportaba prosperidad a quien lo poseyera, una preciada posesión de Eetes, que había recibido cuando Frixo llegó montado en el lomo del animal. 


El vellocino de oro era el vellón o zalea del carnero alado Crisómalo.  
Jasón querían robarlo con ayuda de los argonautas , para ocupar el trono de Yolcos en Tesalia. 

Todo comenzó cuando Atamante, rey de la ciudad de Orcómeno en Beocia (una región del sudeste griego), se casó con la diosa nube Néfele, con quien tuvo dos hijos, Hele y Frixo.

Más tarde se volvió a enamorar, esta vez de Ino, y se volvió a casar con ella.
Pero Ino sintió celos de los hijos de Atamante,  Hele y Frixo, y planeó matarlos.
Néfele, su madre, la diosa de las nubes, se apareció ante los niños con un carnero alado cuya lana era de oro. 

Los niños huyeron montando el carnero sobre el mar, pero Hele cayó y se ahogó en el estrecho del Helesponto, que desde entonces se llama así en honor a ella. 
Frixo consiguió llegar hasta la Cólquide, a lomos del carnero alado.

Tras llegar a la playa del mar Euxino,  Frixo sacrificó al carnero en agradecimiento por conservar su vida, consagrándoselo a Ares.

Después colgó la piel de oro sobre un roble donde fue guardada por un dragón. 



Allí permaneció hasta que Jasón consiguió hacerse con ella. 
Con el tiempo el carnero se convirtió en la constelación Aries.

Tiflis históricamente ha sido un punto de encuentro de diferentes etnias, religiones y culturas. 

Un importante centro industrial, social y cultural,  y  ruta de tránsito localizada estratégicamente entre Europa y Asia.

Antiguamente era un punto importante de la Ruta de la Seda, una red de rutas comerciales organizadas a partir del negocio de la seda china desde el siglo I a. C., que se extendía por todo el continente asiático, conectando China con Mongolia, el subcontinente indio, Persia, Arabia, Siria, Turquía, Europa y África. 




Sus caravanas realizaban  diferentes rutas que salían de  la ciudad de Chang'an, la actual Xi'an en China, tomando diferentes destinos como  Karakorum  en Mongolia, el Paso de Khunjerab entre China y Pakistán, Susa en Persia, el Valle de Fergana en Tayikistán, Samarcanda en Uzbekistán, Taxila en Pakistán, Antioquía en Siria, Alejandría en Egipto, Kazán en Rusia y Constantinopla le actual Estambul en Turquía,  las puertas de Europa, llegando hasta los reinos hispánicos en el siglo XV  y a Somalia y Etiopía en el África oriental.



Era llamada así por la prestigiosa mercancía que circulaba por ella, la seda, cuya elaboración era un secreto que solo los chinos conocían. 

Los romanos, especialmente las mujeres de la aristocracia, se convirtieron en grandes aficionadas a este tejido, aunque había muchos otros productos que se transportaban por esta ruta, como piedras y metales preciosos, diamantes de Golconda, rubíes de Birmania, jade de China, perlas del golfo Pérsico, telas de lana o de lino, ámbar, marfil, laca, especias, porcelana, vidrio, materiales manufacturados, coral, etc.